200 años de la creación de la República de Colombia

laud-la-gran-colombia-.jpg
Foto: Commons

El Museo Nacional comparte un artículo sobre el recorrido histórico que llevó al nacimiento de nación en 17 de diciembre de 1819.

El 17 de diciembre de 1819 la Ley Fundamental de la República de Colombia fue promulgada por el Congreso de la República de Venezuela, instalado desde el 15 de febrero de 1819 en la ciudad de Angostura (Flor, 2019). Por medio de este acto, aquel cuerpo legislativo radicado en las riberas del Orinoco creaba jurídicamente una república que en el papel abarcaba la mayor parte del norte de Sudamérica. La República de Colombia (1819-1830), conocida también como la Gran Colombia, en la década de 1820 llegaría a comprender territorios actualmente pertenecientes a Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador.

Sin embargo, cuando la ley fue promulgada, las fuerzas independentistas apenas controlaban algunas provincias del oriente de Venezuela, regiones de los llanos colombo-venezolanos y acababan de apoderarse de las provincias centrales de la Nueva Granada. Todavía permanecían en manos realistas territorios en Venezuela, incluyendo Caracas, la costa Caribe de la Nueva Granada y la totalidad de la Audiencia de Quito. 

La Ley Fundamental establecía que Venezuela y la Nueva Granada se integrarían en un solo Estado: la República de Colombia. Esta última reclamaba como su territorio las jurisdicciones de la antigua Capitanía General de Venezuela y del Virreinato de la Nueva Granada, el cual incluía la Audiencia de Quito.

Aquel enorme espacio se dividiría en tres grandes departamentos; Venezuela, Quito y Cundinamarca; cada uno regido, respectivamente, desde las ciudades de Caracas, Quito y Bogotá. Esta última denominación fue dada desde entonces a la ciudad conocida previamente como Santafé. Una ciudad nueva, que llevaría el nombre de Bolívar, debía construirse y funcionar como la capital del nuevo Estado, lo cual nunca fue edificada. La ley también establecía que el poder ejecutivo lo desempeñaría un presidente, ayudado por un vicepresidente, y que cada departamento, a su vez, tendría su propio vicepresidente.

Además, se determinaba la convocatoria de un Congreso General que debía reunirse en 1821 en la ciudad de Cúcuta, el cual redactaría la Constitución que regiría la Nación. Al ser promulgada este documento no reflejaba la situación política y militar de la región, puesto que los ejércitos libertadores continuaban luchando contra las huestes del rey en un conflicto que todavía no estaba decidido. En cambio, constituía una hoja de ruta para el proyecto de construcción estatal de las fuerzas independentistas. 

Al promulgar la Ley Fundamental de la República de Colombia el 17 de diciembre de 1819, el Congreso de Angostura aducía una legitimidad representativa que realmente no tenía y, a su vez, reclamaba soberanía sobre unos territorios que ni sus repúblicas antecesoras habían controlado ni sus ejércitos dominaban en el presente. Conjuntamente, este acto legislativo no antecedió, sino que dio realidad jurídica a una situación que los ejércitos libertadores ya habían logrado con las armas.

Desde ese momento fundacional, en la República de Colombia puede percibirse la tensión estructural entre sus aspiraciones de legitimidad republicana y la realidad del poder soberano ejercido por el Libertador y sus colaboradores. Esta situación contribuiría una década después a la disolución de esta primera Nación. No obstante, las consideraciones no reducen la importancia del logro implícito en la promulgación de esta Ley, producto de una intención de construcción estatal que tuvo que desarrollarse durante la extremadamente compleja coyuntura de las guerras de Independencia.

La República de Colombia fue, en gran parte, producto de la voluntad política de sujetos como Bolívar, Zea y Santander, insertos en los procesos y dinámicas de su tiempo. Sin embargo, a pesar de sus limitaciones y condicionamientos, la promulgación de la Ley Fundamental, entendida como el inicio de esta experiencia de construcción estatal, puede valorarse como un punto clave en el desarrollo de nuestra tradición republicana. 

Ver artículo completo aquí.

Información tomada del Museo Nacional.

Share this