“Es hora de una reforma en las fuerzas militares”

laud-soldado-.jpg
Foto: AFP

Así lo afirmó a LAUD 90.4 FM ESTÉREO, el investigador Ariel Ávila quien dio a conocer las denuncias de abusos sexuales a menores indígenas hechas por las autoridades en 2019.

El 24 de junio el país se estremeció con el caso de una menor de edad de la comunidad Embera Chamí, abusada sexualmente por miembros del Ejército Nacional en el corregimiento de Santa Cecilia del municipio de Pueblo Rico (Risaralda). El hecho tuvo acción inmediata por parte de los entes de control y la Fiscalía para esclarecer y capturar a los responsables. Días después la noticia llevó a que se dieran a conocer nuevos actos de agresión cometidos por las fuerzas militares en meses pasados, los cuales pese a que fueron denunciados en sus momentos por las autoridades, aún no han tenido la eficacia de la justicia.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación fue quien evidenció los casos, los cuales, afirma, ya existían pero no habían sido difundidos por los medios nacionales y tampoco habían llamado la atención por parte de la opinión pública. LAUD 90.4 FM ESTÉREO, dialogó con él para conocer su versión.

“Nosotros teníamos información de presuntas agresiones sexuales por parte de militares a menores indígenas del departamento del Guaviare… Había un caso de una niña que había sido secuestrada y mantenida como esclava sexual… Recogimos ocho documentos de la Defensoría, la Procuraduría, Policía, Ejército y Naciones Unidas que daban cuenta de este hecho… hicieron una salvajada con la menor, fue violada por cuatro días y logró escapar”, manifestó Ávila quien también dijo que fueron cinco actos más de violencia cometidos contra menores de la comunidad Nukak Makú.

Al respecto el investigador señaló que el irrespeto a los derechos humanos por parte de la fuerza pública no es nuevo, muestra de ello fueron, en su momento, las ejecuciones extrajudiciales ‘Falsos positivos’: “la problemática siempre ha existido, la diferencia es que la sociedad colombiana perdonaba esto porque estábamos en una guerra con las FARC-EP”.

Ávila considera que los hechos ocurridos evidencian impunidad y negligencia por parte de las autoridades competentes. Además asevera: “muchos militares hacen esto porque creen que no les pasará nada”.

Según el entrevistado los actos ocurridos llevarán a una catarsis que deberá afrontar las fuerzas militares, fue enfático en asegurar que es necesaria una reforma: “Hay que revisar sustancialmente el servicio militar obligatorio, los manuales de instrucción y los mecanismos de control interno, porque ahí hay problemas muy delicados y todo esto va a seguir pasando si no hay una reforma… Si la institución no está en la capacidad de garantizar la salud mental de la gente que entra al Ejército pues toca que paren el reclutamiento”.

Y añadió: “Lo mejor que puede pasar es que haya una fuga hacia adelante en medio de la crisis institucional, lo peor sería que no se haga un cambio, porque la justicia internacional va a venir por ellos y se los van a llevar”.

Finalmente sostuvo que le preocupa el silencio del Ministro de Defensa, y conjuntamente expresó que la sociedad colombiana se va a empezar a dar cuenta que el cuerpo de la mujer es un campo de batalla en el marco del conflicto armado; que es algo que no se ha aceptado y que muchos no reconocen: “El tema de violencia sexual todos los grupos legales o ilegales la han utilizado como una táctica de guerra y esto no ha salido a la luz, pero empezará hacerlo… El país se va asombrar cuando se abra esta puerta”.

Ver entrevista completa aquí.

Share this