“En Colombia no hay equilibrio entre ley, moral y cultura”

codigo  de policia.jpg
Foto: Pitalito Noticias

Fue lo que dijo Fabián Sanabria, antropólogo y doctor en Sociología, al referirse a la forma cómo se está implementando el Código de Policía en el país, el cual fue mal concebido desde su reacción hasta su aprobación y aplicación.

Ha sido fuerte el impacto que ha tenido el Código de Policía y más la manera cómo la autoridad ha hecho que se cumpla, pues se sancionan comportamientos que no representan riesgo para la sociedad como comprar una empanada a un vendedor de la calle, poniendo multas exorbitantes, y lo más preocupante es que para ser efectivo el Código abusan de su autoridad.

Para Sanabria en las sociedades no existe un equilibrio entre lo que se debe hacer, la ley; lo que se dice que se hace, la moral, y lo que en realidad se práctica, la cultura. “En Colombia existe un abismo entre estos tres elementos (ley, moral y cultura) y como ciudadanos debemos armonizarlos”.

Indicó que el Código de Policía está desconociendo la realidad social del país, “hay gente que tiene que trabajar, que vivir del día a día y se debe recordar a la Policía que muchos de los muchachos que están allí son de estrato 1, 2 y máximo 3, quienes comieron empanadas en la calle y hasta posiblemente lo hagan ahora cuando no tienen el uniforme”.

Añadió que no se puede olvidar la dimensión de la moral y también de la cultura, por lo tanto, los alcaldes de cada ciudad, quienes son los jefes de Policía, deben comprender el contexto cultural que ellos administran, sin imponer su voluntad porque sí, sino dependiendo del momento y el contexto, y para eso hay que capacitar a la Fuerza Pública.

Fabián Sanabria hizo el llamado como antropólogo y sociólogo para que el Código de Policía se modifique, porque hay normas que son inconstitucionales y habrá que demandarlo de acuerdo con las arbitrariedades que se han visto”.

Escuchar entrevista aquí.

La Fundación Ideas para la Paz(FIP) ha venido evaluando el impacto que ha tenido la aplicación del Código Nacional de Policía sobre la convivencia y tras esta labor sacaron algunas condiciones entre las que se encuentran: Muchas multas y poca pedagogía. Se sancionan determinados comportamientos y son los que más denuncia la comunidad, la actividad de Policía involucra una alta discrecionalidad, es decir que un policía puede escoger sus objetivos, decidir si aplica una medida correctiva y qué tipo de medida. Uso excesivo de la fuerza por parte de la autoridad como medidas correctivas, entre otras.

Además, la FIP recomienda que los alcaldes y gobernadores, como los principales responsables en la implementación del código, no dejen en manos de la Policía la interpretación y aplicación de un instrumento que hace parte importante de las políticas locales de seguridad y convivencia.

Pide también que se avance en el marco regulatorio del uso del suelo. Más allá de la discusión sobre los aspectos sancionatorios del Código, hay que abrir el debate sobre el uso del suelo en las ciudades y la forma como debe ser aprovechado el espacio público, particularmente lo que tiene que ver con su aprovechamiento económico. Este marco regulatorio se ha dilatado por décadas.

Share this