“EL sometimiento a la justicia del ‘Clan del Golfo’ no es una negociación de paz”

Clan del Golfo1.jpg
Foto: www.semana.com

El pasado domingo  el Clan del Golfo,  a través de su máximo líder, Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, dieron a conocer  al gobierno Nacional su intención de someterse a la justicia colombiana.

Tras conocerse este mensaje de sometimiento, el presidente Juan Manuel Santos, pidió al Ministro de Justicia y al Fiscal General de la Nación evaluar esta posibilidad. Enfatizó en que, en todo caso, “se trataría de un sometimiento a la justicia, no de una negociación política”.

El Clan del Golfo, ​ anteriormente conocido como Clan Úsuga, Los Urabeños, Bloque Héroes de Castaño y Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) ,10​ es una organización narcoparamilitar que forma parte del conflicto armado en Colombia.  Compuesto por cerca de 51 mandos los cuales tienen un consejo directivo con  cinco cabezas entre ellas alias “Otoniel”. “Ellos aportan plata y gente para consolidar una fuerza  élite común. A esos mandos se denominan Autodefensas Gaitanistas de Colombia y cada uno de los 51 jefes tiene libertad para que en lo local contraten grupos de delincuencia juvenil y a esos grupitos de les hacen llamar ‘Los Urabeños’”.

Ariel Ávila, sociólogo, politólogo y director de la Fundación Paz y Reconciliación, dijo en LAUD 90.4 FM ESTÉREO que los acercamientos con el Clan de Golfo vienen desde hace dos años entre algunos abogados de ellos y personas  que el Presidente autorizó directamente. “La muerte de alias ‘Gavilan’ descentraba el proceso, él era el único opositor de los cinco mandos que tiene este grupo que estaban en contra del sometimiento a la justicia”.

Indicó el investigador que la posibilidad de entregarse a la Justicia colombiana es complicada con organizaciones como el ‘Clan del Golfo’ que funcionan de forma descentralizada, que tiene numerosos anclajes locales y regionales, “por lo tanto se debe manejar con mucho cuidado”.

“EL sometimiento a la justicia del ‘Clan del Golfo’ no es una negociación de paz. Al presentarse a la justicia se negocia poca cárcel, que entreguen mucha información, el 100% de su riqueza: el Estado coge el 95% y a ellos les dejan el 5% para que vivan, y  por último no se les reconocerán un estatus político”, explicó el invitado.

Escuchar entrevista aquí.

Share this