‘Vivir dos veces’: Una lucha contra el olvido

LAUD Vivir dos vecesweb.jpg
Foto: Imagen de la película 'Vivir dos veces'

Uno de los estrenos de Netflix es un drama español con clave de comedia.

Valencia, España es la ciudad en la que se desarrolla ‘Vivir dos veces’ la nueva cinta de Netflix cuya historia es la de Emilio (Oscar Martínez) un profesor de matemáticas universitario con Alzheimer que lucha en no olvidar su amor adolescente, el verdadero amor de su vida.

El actor argentino, Oscar Martínez, es un viejo conocido de grandes cintas latinoamericanas, recientemente hizo parte de ‘El cuento de las comadrejas’‘Relatos salvajes’ y ‘El ciudadano ilustre’.

Emilio es un académico consagrado, solitario desde la muerte de su esposa, los días los pasa haciendo sudokus o cuadros mágicos como mejor le gusta llamarlos y recordando los días que compartió con margarita su primero y verdadero amor.

No está solo, por más que lo quisiera, ya que su relación con su hija (Imma Cuesta) es distante, ella es sobreprotectora y no acepta su enfermedad, ni que su matrimonio sea un fracaso, ni las groserías de su hija (Mafalda Carbonell) que tiene una discapacidad reducida, para que se entienda en más de cuatro ocasiones le dicen coja.

‘Vivir dos veces’ mezcla el drama de una enfermedad degenerativa con humor, con la distancia entre el padre y el hijo, además de la brecha generacional en la que las diferencias son evidentes, no es una película de carretera, pero de eso también tiene.

Sin duda, es una bella película familiar que afronta los episodios más duros de la vida con temas cotidianos. No solo Martínez hace un gran papel, Mafalda con tan solo nueve años es lo mejor de la cinta. A pesar de sufrir graves problemas de movilidad, debido a nacer con artrogriposis múltiple congénita, baila, camina y nos divierte todo el tiempo con su frescura.

La producción dirigida María Ripoll (No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas) es una historia esperanzadora, para ella ‘Vivir dos veces’ no es sobre el Alzheimer, es sobre la familia, en contra del olvido, pero no es completa, aburre su música por su exceso arruinando bellas imágenes y en ocasiones es predecible.

 

Share this