‘Un asunto de familia’: la dificultad de decir papá

Un asunto de familia.jpg
Foto: La Vanguardia

La ganadora de la Palma de Oro en Cannes robará más que su atención.

Hirokazu Koreedafue protagonista del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias en el 2014, por su cinta ‘De tal padre, tal hijo’ (2013). Pero no todo son festivales, ‘Después de la tormenta’ (2016) se estrenó en las salas comerciales del país, la historia de un hombre en edad madura que no ha podido ser competente en ninguna materia, un mediocre trabajador, un mal hijo, un desastre como esposo y su incapacidad por ser papá son la esencia de este filme.

Este año Koreeda recibió grandes reconocimientos con ‘Un asunto de familia’ (2018) la Palma de Oro y la nominación a los Oscar para resumir los logros más reconocidos. El nombre original de la película es Manbiki kazokuen inglés(Shoplifters) su traducción al español debería ser ‘ladrones’, sin embargo, en este caso su nombre en este idioma no afecta a la historia, es más, este título es mucho más profundo que el original.

No es una película que rete al espectador, ‘Un asunto de familia’ es aparentemente una sencilla trama, de valga el pleonasmo, una familia poco convencional en Japón. A pesar de la distancia geográfica un colombiano tendrá inmediata empatía por lo que conocemos como: malicia indígena.

Estamos ante unos personajes pobres que completan su nivel de vida con robos, el debate no es menor, es moral y ético, todos los miembros están involucrados de una forma u otra. Los niños no van al colegio, su ignorancia académica es clara, pero su velocidad metal es admirable. El provecho a las ayudas estatales, laborales y la explotación de la belleza del cuerpo femenino en un ambiente conservador son elementos que seducen más al espectador.

No obstante, sentimos que algo no cuadra, que faltan piezas en el rompecabezas y por más que queramos terminarlo de armar las fichas parecen parte de otra imagen. Al final podemos reflexionar si es que todo en la vida tiene que encajar perfectamente como en el rompecabezas o si es mejor dejar de tratar de armar algo que no tiene sentido como la vida, la vida de personajes sin más aspiraciones que terminar bien la jornada.

Aquí los buenos y malos existen, también las victimas y los victimarios, pero es tan difícil señalar quién es quién, quiénes somos y quiénes son ellos, que terminamos necesitando unos minutos más para describir la voz de cada uno de los personajes que llenan de sinceridad la pantalla.

Su simpleza, su belleza, los matices y los giros dramáticos son los elementos más llamativos de ‘Un asunto de familia’ de Hirokazu Koreeda.

Share this