‘Matthias & Maxime’: Xavier Dolan y los amores imposibles

LAUD Matthias & Maxime.jpg
Foto: Imagen de la película 'Matthias & Maxime'

Uno de los niños terribles del cine estrenó por la plataforma Mubi su reciente película.

Dolan es visceral en su propuesta visual, consentido por los grandes festivales de cine, su obra es amada y odiada, así como lo llaman genio, no falta quien menciona su trabajo como sobre valorado.

En ese debate no vamos a caer porque nos gana la admiración a sus películas, entre tantas razones porque siempre impacta con sus cintas, nunca somos indiferentes a su narrativa llena de belleza, de silencios, y de un conflicto interno de sus personajes.

Otra de las cualidades del canadiense es su deseo de encargarse de los que más pueda en sus filmes; director, guionista, vestuario, producción y actor.

Con ‘Matthias & Maxime’ nos encontramos con una historia que se desarrolla en un poco más de 12 días. Dos amigos de toda la vida participan en una pequeña producción (Cortometraje) se tienen que besar y de allí comienzan sus dudas sobre su relación, sus sentimientos y sus preferencias sexuales.

Es habitual hablar de una obra personal con Dolan, aquí se hace más evidente, ya que el grupo de amigos son sus mejores amigos en la vida real, lo que hizo que esas secuencias sean naturales, frescas y con mucha intensidad.

Estamos antes una historia de amor, uno que incomoda, dos hombres se ven superados por lo que sienten.

Matthias (Gabriel D'Almeida Freitas) es exitoso en su trabajo, ama a su madre y a su esposa, además de tener grandes amigos.

Maxime (Xavier Dolan) en lo único que le va bien es con sus amigos, es distinto a Matthias en casi todo, desde el físico, además es muy tímido y reservado, es tan evidente su necesidad de cambio que está a punto de irse a Australia. Su relación con su madre es lamentable, una mujer que lo maltrata no solo físicamente.

En tiempos en los que las salas de cine están cerradas, siempre será bienvenida una producción de tan buena calidad, eso sí, es imposible no sentir la nostalgia de que la belleza de las imágenes, la música pop se vería mucho mejor en una pantalla gigante.

Share this