‘El parque de los sueños’: una mirada femenina

LAUD Meditation Park.jpg
Foto: Imagen de la película Meditation Park

Una mujer mayor devota de su esposo y de sus hijos toma conciencia de lo intrascendente que es su vida.

‘Meditation Park’es el título original de la cinta canadiense que en nuestro país llegó bajo el nombre de ‘El parque de los sueños’. Vale la pena mencionar su país de origen, ya que el espectador podría creer que esta disfrutando de una película China, en la que se impone una mirada tradicional de su cultura.

Cultura no muy lejana al machismo de occidente en la que el hombre de la casa se esfuerza por sacar adelante a su familia a costa del sudor e ingenio en su trabajo, con el fin de darle dignidad a su núcleo más cercano, eso sí es vital que el agradecimiento tenga como respuesta la sumisión en el que siempre se tendrá que hacer lo que diga el hombre de la casa.

La mirada femenina se impone, dejando desnuda y ridiculizada la visión machista, pero no crean que el tratamiento es agresivo todo lo contrario, estamos ante un desarrollo tierno, justo que no necesita alzar el tono para evidenciar que tiene la razón.

Mina Shum(1966) es la directora, nacida en Hong Kong, ella es reconocida por ser una cineasta independiente de Canadá.

Sandra Ohes la cara reconocida del filme, su nombre brilla con luz propia gracias a su participación en la serie ‘Grey’s Anatomy’ además ganadora de dos Globo de Oro. Es inolvidable su actuación en ‘Entre copas’ (Sideways) (2004). Aquí interpreta a Ava, una moderna esposa, sacrificada con poco tiempo y soporte para su madre.

Cheng Pei-peies Mari a los 60 años teme saludar a sus vecinos so pena de molestar a su esposo. Luego de celebrarle su cumpleaños, el resignado hombre de la casa tiene que ir a la oficina a cumplir con sus obligaciones. Su esposo luego de pocas horas de sueño y debido a su resaca debe ir a la oficina de nuevo, hasta aquí una víctima, María antes de lavar su ropa se encuentra en el bolsillo del pantalón de su pareja la ropa interior de otra mujer.

Más allá de la rabia del engaño, ese hecho evidencia que su vida se la dedicó a los demás, no tiene independencia económica, además su físico y su ropa nunca fueron su prioridad. Ahí inicia esta feminista historia que todos podemos disfrutar y reflexionar.

Share this