‘Anónimas & Resilientes’ en busca del Grammy Latino

laud-anonimas-y-resilientes-.jpg
Foto: Chaco García

El álbum que conserva el tesoro del bullerengue, las voces naturales y la herencia ancestral del Caribe fue nominado a los premios de la Academia.

El 31 de mayo fue publicado un trabajo discográfico que conserva uno de los patrimonios musicales de Colombia, el Bullerengue, se trata de ‘Anónimas & Resilientes’, una verdadera joya de la historia, la cultura y las tradiciones propias. Ahora está nominado al mejor diseño de empaque en los premios Grammy Latino que se llevarán a cabo el 14 de noviembre.

El nombramiento fue un nuevo logro para el productor del disco Manuel ‘Chaco’ García Orozco con su casa disquera Chaco World Music, pues una de las características de las producciones hechas con los tesoros musicales del país, es diseñar un empaque artesanal hecho a mano. Lo mismo ocurrió en 2017 con el álbum ‘El Orisha de la Rosa’ de Magín Díaz que ganó el Grammy Anglo y el Grammy Latino.

La portada del disco describe perfectamente la intención de sus 20 singles, que consisten en dejar grabados los sonidos, instrumentos, voces y cantos del Bullerengue a manera de legado para contribuir a la memoria colectiva que permitirá conservar esta herencia autóctona. La iniciativa nació en primer lugar de una de las intérpretes emblemáticas del género, Petrona Martínez, quien deseaba escuchar a varios cantaores tal como se hacía antes.

El deseo fue asumido por Chaco y con el sapiente apoyo Guillermo Valencia y Janer Amarí, percusionistas del caribe, lograron reunir siete voces naturales de los Montes de María y el Canal de Dique (Bolívar) para grabar en los estudios de San Basilio de Palenque ‘Anónimas & Resilientes’.

Luego de audiciones y viajar población por población las voces elegidas fueron las de Juana Rosado de Evitar, Fernanda Peña y Antonio Berdeza de San Cristóbal del Trozo, Juana del Toro de San José de Playón; Mayo Hidalgo, Rosita Caraballo y Jaiber Perez Cassiani de María la Baja. Las edades de los cantaores y cantaoras van desde los 53 hasta los 90 años y ninguno antes había grabado ni siquiera una canción.

“A través de la producción musical, conservamos sus voces; A través de la investigación etnomusicológica, conservamos sus testimonios biográficos; y a través de las artes gráficas, nuestro objetivo es retratar visualmente la riqueza cultural de la herencia afrocolombiana”, expresó en un comunicado oficial el productor Manuel García.

El álbum es la suma de un trabajo colectivo entre García, Valencia, Amarí, los expertos bullengueros y la comunidad palenquera, quienes luego de ponerle el alma a la producción con el deseo de perpetuar las tradiciones esperan ser exaltados en los premios por describir artísticamente el tesoro musical del Caribe.

Share this