¿La coca un problema sin solución?

Trump Santos.jpg
Foto: www.hispantv.com

El aumento del cultivo de coca creció 18 % en el país, así lo informó la Oficina Nacional de Control de Drogas.

En una información periodística se debe tener en cuenta en cada noticia los hechos más importantes que se reducen al qué, cómo, dónde, cuándo y por qué. Sin embargo, al hablar del crecimiento de cultivos ilícitos lo más importante es saber cuál es la solución para que Colombia no sea el máximo productor de coca, no obstante, en ese caso podríamos deducir que la idea central es mejorar la imagen de nuestro país y no la de combatir el flagelo de la droga que afecta a millones  de personas en el mundo.
 
Antes de ir al problema vamos a lo básico de la información que es el aumento de los cultivos de coca en el país, según la Oficina Nacional de Control y Política de Drogas de Estados Unidos (ONDCP) que calcula el área de cultivos en 188.000 hectáreas en el 2016.
 
La producción de cocaína también creció, pasó de 520 toneladas a 710 toneladas, aunque, siempre asociamos el incremento a la fuerte demanda de la droga en Estados Unidos, en esta ocasión el estudio sorprende porque según la ONDCP el consumo en USA se ha mantenido en los últimos años con un leve crecimiento.
 
Ahora bien, por qué Colombia no quiere mantener el primer puesto de producción de coca, más allá de la imagen y la lucha contra las drogas. Pues simple, para aumentar la equidad en el campo y reducir la violencia acabando con el narcotráfico, es decir sería la mejor manera de implementar el proceso de paz de manera real.
 
Con la desmovilización de las FARC, se da un paso enorme para la disminución de los cultivos y del narcotráfico, ya que hablamos de un ‘ejercito’ organizado, armado y con una fuerte influencia en territorio que ya no está actuando. Vale la pena recordar que uno de los argumentos más fuertes de los opositores del proceso de paz era que las FARC eran los narcotraficantes más grandes del mundo, de ser así, los estudios venideros tendrán que evidenciar un porcentaje menor sobre todo en la producción de droga.
 
Hernando Zuleta, Director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas (Cesed) de la Universidad de los Andes nos acompañó en el programa ‘Revista de la Mañana’ para analizar esta situación.
 
Sobre el crecimiento de las zonas de cultivos, el invitado mencionó que son varias las hipótesis las responsables de este aumento. El acuerdo de paz podría ser responsable, ya que en su esencia beneficia a los cultivadores, por los incentivos. Por esa razón se cree que muchas familias incrementaron este cultivo, sobre este mismo punto las FARC pudieron fortalecer a estos grupos de campesino porque serian su base electoral. Otro factor relacionado con el proceso de paz es que el gobierno Nacional no fue tan agresivo por el desescalmiento del conflicto.
 
Sobre el glifosato el académico no cree que su aspersión fuera positiva para las cifras “si uno mira los últimos 10 años porque hubo varios años en que caía la aspersión y caían los cultivos, también de hecho en el 2007 que es uno de los picos en cultivos coincide con un año de mucha aspersión” comentó Zuleta. Sin mencionar lo costosa de la práctica.   
 
Pero, no todas las hipótesis del crecimiento apuntan al proceso de paz o la influencia de las FARC, también es importante mencionar: la caída del precio del oro y otros minerales, el aumento del dólar que obligó a muchas familias a cambiar su economía, en zonas en donde no hay muchas alternativas económicas.
 
“La estrategia de sustitución voluntaria, puede ser una buena estrategia, pero que no tendrá,  que no va a tener efectos a corto plazo” dijo el doctor en Economía de la Universitat Pompeu Fabra (España). Además, fue claro en que el estado necesita hacer presencia, que no sea mirado como un enemigo de la comunidad.
 
Es importante la construcción de vías terciarias, servicios y alternativas económicas para las familias que viven excluidas y de manera exclusiva de estos cultivos. Es decir, las mejores soluciones son a largo plazo. Escuchar audio. 
 
Otra alternativa para combatir el narcotráfico es tratar el consumo como un asunto de problema de salud pública, despenalizar el consumo, pero teniendo en cuenta la venta prohibida, lo que nos podría llevar a la legalización de la droga.
 
“Para que esto tenga un efecto de reducción de daño. En todas las fases del proceso, en los estados deberían intervenir más en las fases intermedias, dicho de otra forma, creo que los estados deberán empezar a pensar en producir y proveer las drogas que se les proporcionan a los consumidores problemáticos en terapia de reducción de daños” comentó Zuleta.
 
Pero, ¿el problema de la coca tiene solución? Sí, siempre y cuando no tengamos demanda en el mundo, es decir por ahora no. Para ser más claros, en caso que se reduzcan los cultivos en Colombia, se aumentaran los cultivos en Perú o Bolivia, el problema será para otros, reflexionó el académico.  
 
Finalmente, para el gobierno Nacional es importante la mejor relación con los Estados Unidos por el Plan Colombia, recordemos que Barack Obama anunció una ayuda para el país de $450 millones de dólares para el plan Paz Colombia, un dinero vital para la implementación del proceso de La Habana. La preocupación es el recorte que pueda hacer el actual presidente Donald Trump. 
Share this