¿Destinados a desaparecer?

Sin Olvido.jpg
Foto: Flickr

Tras una investigación se encontró que en diferentes cementerios del país se han perdido cadáveres no identificados o no reclamados de personas que podrían haber sido víctimas de desaparición forzada en el marco del conflicto armado.

Las cifras de desaparecidos podrían aumentar por fallas en cementerios. La falta de identificación de cuerpos y el incumplimiento de regulaciones generarían esta falencia, debido a que las dinámicas administrativas son incompletas y están desarticuladas en distintas instituciones.

En el programa ‘Revista de la Mañana’ nos acompañó Giarolli Serna Pardo, antropólogo de la Universidad Nacional de Colombia y con una maestría en bioantropología y arqueología para hablar acerca de esta investigación.

El antropólogo trabaja desde el año 2014 en la investigación de la desaparición forzada en el contexto del conflicto armado colombiano, con los cuerpos localizados en cementerios municipales donde corren el riesgo de nuevamente desaparecer por falencias administrativas e institucionales alegando reservas.

El investigador analizó el enterramiento de personas no identificadas (PNI) y personas identificadas no reclamadas (PINR) en cuatro cementerios del Tolima: San Juan Bautista, en Chaparral; Santa Lucía, en Honda; San Sebastián, en Mariquita, y el Central de Ibagué.

“El ejercicio era tratar de encontrar víctimas de desaparición forzada en cementerios, sin embargo, es difícil determinar esto ya que algunas de ellas eran víctimas de otro tipo de muertes, además porque muchas veces los cementerios no sabían a quiénes recibían y a quienes daban sepultura”.

Pardo explicó “antes no existía una norma o protocolo específico que les exigiera a las autoridades dar a conocer la información y que les permitiera a los administradores de los cementerios la entrega de datos, por eso se puso en funcionamiento la reglamentación de los mecanismos, aunque aún es notorio las falencias y las dificultades. No hay voluntad política ni institucional para recuperar la información necesaria para conectar víctimas y parientes.”

Y agregó “según el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) la cifra de desaparecidos es de 82.998 personas, sin embargo saber quiénes pueden ser desaparecidos o no identificados y que no son reclamados hace parte de unos ejercicios institucionales por parte de Medicina Legal y la Registraduría Nacional, pero es una información que no ha sido circulada al interior de muchos organismos y son detalles que quedan registrados en otras instituciones”.

Para finalizar el invitado dijo “las cifras se están reconstruyendo, pero son datos que tiene un periodo de tiempo muy largo, por eso es tan difícil identificar cuántas personas se encuentran en los cementerios, en este momento se acerca a 38.000 mil personas, cifra que puede aumentar en la medida que se aclare algunas inhumaciones porque podrían ser transeúntes que no tenían documento de identificación y realmente no harían parte de la desaparición forzada en el conflicto. Por tal razón la tarea es dispendiosa y se tiene que constatar con varios datos e investigaciones. Escuchar entrevista.

Share this