¿Cómo la industria va a superar el concierto de los “Stones”?

Rolling - Dussan.jpg
Foto: Fernando Dussan

A pesar de la lluvia los bogotanos cumplimos la tan anhelada cita con la banda que sin lugar a dudas sentó las bases del rock desde la década de los 60'. 

Se estima que fueron más de 40.000 personas, siendo 48.600 la capacidad de visitantes para El Campín, así, podemos calcular a grandes rasgos la magnitud del evento que se dio el gusto de reunir tres generaciones.

Hacía las 7.30 de la noche la banda seleccionada para realizar el calentamiento "Diamante Eléctrico" hace su aparición en ese gran escenario que tardo aproximadamente dos días en construirse. Para la banda telonera, el volumen estaba un poco más bajo y las pantallas no funcionaron durante la hora de su presentación, pues todo el montaje sería aprovechado por los grandes invitados del rock.  A pesar de estas condiciones, los colombianos le dieron un toque de buena energía a la agónica espera que Bogotá vivía en medio del frio. Fueron muchos años ilusionados con escucharlos en vivo, la mayoría queríamos verlos ya. Luego de un intro que con imágenes de la banda en un paso por el tiempo, la canción “Jumping Jack Flash” inicia exactamente a las 8.30 de la noche, tal y como se había informado por los organizadores del concierto.

Hasta la segunda canción “IIt's Only Rock N Roll” Mick Jagger saluda en español a Colombia, a Bogotá y a los "Rolos". En la lista de canciones suman “Tumbling Dice” y posteriormente “Dead Flowers”, la canción ganadora del contest request que realizó la banda en sus redes sociales días antes al concierto.

Luego de esto, Jagger cuenta que visitó el museo Botero, que comió Oblea y "bajo aguardiente" para rematar dice que "Colombia es una putería" y presenta su "Parcero" Juanes querido por muchos y por otros no tanto. Para todos fue una tremenda sorpresa, verlo ahí.

La invitación de Juanes a interpretar la canción "Beast Of Burden" se debe en principio a un gusto personal de Mick Jagger y en últimas al reconocimiento mundial que tiene el artista colombiano, siendo el rockero que más lejos ha llegado en la música. Su dueto con Tony Bennett, con la canción “Shadow of Your Smile” del disco “Duets: An American Classic” del 2006. Además de su concierto en la Plaza de la Revolución de La Habana en 2009, lugar al que los Rolling Stones  van a ir por primera vez el próximo 25 de marzo.

Continuando con la música llegan “Wild Horses”  y cuando apenas despertábamos del shock de ver a Juanes en el escenario, el primer hit de la noche nos vuelve a golpear "Paint It Black" por fin se escuchó en vivo en Bogotá e hizo retumbar El Campín.

Los asistentes sabíamos que estábamos en la mitad del concierto, porque luego de interpretar "Honky Tonk Women" Mick Jagger presenta uno a uno su banda, siendo Keith Richards el último y a quién deja a cargo mientras desaparece del escenario.

Richards, acompañado de 38 guitarras, seis de ellas en Open tuning con cinco cuerdas, a lo Old School Blues Style interpreta en una versión acústica y muy blusera de  "You Got The Silver" y "Before They Make Me Run" el ambiente se calma un poco y se torna un poco romanticón.

Técnicamente, fue un magistral manejo de público, una curva melódica que estallaba con  riffs a la altura de Bogotá e interpretaciones cadenciosas de un rockero enamorado, que contó con la complicidad de su ingeniero de sonido Dave Natale, el mejor ingeniero del mundo, ni un solo proceso o compresión, análogo 100%, estruendosamente fascinante.

Al regreso de este viaje musical, en las manos del legendario Richards, empiezan a sonar uno a uno "Midnight Rambler", "Miss You", "Gimme Shelter" y estallamos nockeados de nuevo por la pirotecnia al ritmo de "Start Me Up" el clímax del concierto.

Cuando los Rolling Stones tenían a Bogotá en lo más alto de su montaña rusa lo llevan a lo más profundo del inframundo y calientan la pista con el rojo de las pantallas que se sincronizaba perfecto con la percusión de "Sympathy For The Devil" y el coro a unísono del Campín ¡Uhhh, Uhh!.  Con broche de oro cierran la tanda y para dejarnos respirar un poco aparece "Brown Sugar".

Ya estábamos en el "encore" lo que significa que dos canciones después diríamos adiós.

Minutos después aparece en escena el coro vocal de la Universidad Pontificia de la Javeriana interpretando el intro del clásico "Can't Always Get You Want" mientras las 40.000 mil almas allí reunidas del inframundo subíamos al cielo, ahí están, son ellos, los Rolling Stones manejando al público a su antojo, con su experticia y una magnifica su curva melódica.

Fue una presentación llena de melodías e excelentes improvisaciones, estos majestuosos músicos nos demostraron porque son los más grandes y porque siguen vigentes.

El final fue bomba y todos los asistentes lo sabíamos, tenían que dejarnos "Satisfechos" y luego de la pregunta: Bogotá, Are you ready? el típico riff de "Satisfacción" suena y todos enloquecemos como muchachitas quinceañeras que van a uno de sus conciertos durante los 70’.

El 10 de marzo de 2016 quedó registrado en la industria de los conciertos de nuestro país, en la hoja de vida de los "Rolling Stones" y en los miles de videos y fotografías que circulan por la internet como una de las mejores noches de nuestras vidas y uno de los mejores conciertos en la historia en Colombia.  

¿Cómo la industria va a superar el concierto de los “Stones”? Los movimientos vibrantes de Jagger, el histrionismo cautivador de Keith Richard al cantar sus canciones y el ternurismo prodigioso del baterista Charlie Watts, después de ellos la calidad en el evento, no podrá ser menor.

Share this