Unas notas en tonalidad menor sobre la paz en Colombia

06/27/2016 - 07:51

Arminio del Cristo.jpg

En país no puede polarizarse ni entrar en las viejas controversias y disputas sangrientas que se dieron en el enfrentamiento entre liberales y conservadores donde la población campesina fue la que terminó matándose  entre sí, azuzada por los dirigentes de ambos partidos.

No se puede olvidar como los púlpitos de la iglesia sirvieron para azuzar a la población y el país acrecentara la violencia fratricida. El lenguaje era de odio, perverso, macartista y se señalaban a los del bando contrario para que los paramilitares de la época entraran en acción y se polarizará con el discurso incendiario y revanchista. La generación de hoy en día no alcanza a comprender lo que significaba ser liberal  en esos tiempos.

Por eso no acepto ese verbo de odio ni el discurso violento que muchos dirigentes de los partidos de ayer utilizan contra el proceso y los acuerdos de paz firmados en la Habana (Cuba), bienvenida la oposición partidista con argumento y discurso para ilustrar a esa sociedad civil  que en muchas ocasiones también anda  fuera de tono con los asuntos esenciales del país.

A ese discurso fundamentalista y sectario es al que le tengo temor y me produce miedo como ciudadano que respeta la tolerancia, cree en la democracia y en la ética, por eso estoy de acuerdo con lo que plantea Héctor Abad en su columna ¿Quiénes son los patriotas?, cuando manifiesta "Los políticos y agitadores de la extrema derecha colombiana están creando un ambiente de violencia verbal y de degradación de la discusión pública tan graves, que pueden conducir nuevamente a años de violencia política, y a un reemplazo de las vías democráticas por la vías de hecho. No se están portando como patriotas que defienden un país, sino como sectarios que desprecian a los otros".

Todos esos que no están de acuerdo con el proceso paz y los mismos oportunistas que fingen como ‘demócratas’ fueron los que acompañaron a Uribe en sus años de gobierno, comiendo del pudin burocrático, son los mismos que reclamaron mano dura, le dieron vítores a la guerra y pedían a gritos que la salida del conflicto era por medio de la vía armada; entonces por qué se desgarran las vestiduras contra el ‘Centro democrático’,  porque este hace declaraciones contra la paz. Todos ellos pertenecieron a ese grupo político que erigió a Uribe como presidente en dos ocasiones, incluyendo el respaldo al cambio del artículo de la constitución para la reelección del citado señor.

Este mismo panorama se puede encontrar en los medios de información que no le apuestan a la paz, ni les interesa  en lo más mínimo, hacer unas aproximaciones del conflicto con reflexiones que den claridad a este proceso y sirvan como mediadores para esta confrontación que requiere de un contexto con más preguntas que conclusiones.

Ellos no son capaces de actuar como medios de información sino todo lo contrario como medios de desinformación, de la confrontación y buscan por todos los lados descalificar o poner en alto relieve todo aquel que esté en contra del proceso de paz o que deslegitime este acuerdo y poder acabar con los 50 años de violencia armada.

Por eso me acerco a lo que dice Ómar Rincón en su columna 'La paz como relato', cuando afirma "En los medios la lucha se da por imponer un relato de la hegemonía política (guerra vs paz) y dominar el mercado de la opinión pública (Santos vs Uribe). A los canales Caracol y RCN les queda grande el relato de la paz y se concentran en la lucha de la coyuntura. Y es que el relato de la paz es complejo y para eso parece que no sirve la televisión, ya que no logran hacer sentido de la lucha por la opinión pública. Mientras 'Noticias RCN' titula 'Guerra de presidentes' cuando solo hay un presidente y un senador, RCN decide que hay dos presidentes. Caracol, por su lado, ni se entera de que hay un proceso de paz, solo le interesa que la guerra del campo ya no existe y solo existe la guerra de las calles bogotanas, donde todos se matan y agreden".

Esta es la dura realidad de nuestra política y de nuestros 'dirigentes políticos' y de unos medios de información que siguen con la deuda histórica de contarle al país los años de guerra entre los desposeídos; y parece a toda costa que los vientos de reconciliación están por venir, así los escépticos, violentos y azuzadores quieran todo lo contrario.

_______________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this