Unas elecciones que dejan mucho para reflexionar

03/20/2018 - 04:20

Arminio del Cristo.jpg

Las elecciones del 11M-2018 en Colombia evidenciaron una serie de fallas: desde el problema de la Registraduría, con sus fotocopias y tarjetones, la compra de votos, la abstención, votos anulados, donde queda demostrado la falta de conocimiento sobre el manejo del tarjetón por parte de muchos colombianos. 

Solo voto el 48,27% unos 17.617.251 de un total de 36.025.318 ciudadanos con los que cuenta nuestra amada Colombia, de acuerdo a la publicación registrada por la 'Revista Semana', en su más reciente publicación.

De allí surge un sinnúmero de variables que sirven para analizar el fenómeno electoral que se vivió el domingo 11 de marzo del 2018. Entre los que podemos destacar, están el mal llamado pluripartidismo que es en gran medida una farsa. Con esto no quiero decir que no sea sano para una democracia el bipartidismo el cual se mantiene vigente  en democracias como la norteamericana, alemana, portuguesa, francesa y pare de contar.

 Lo que ha existido en nuestro país ha sido un bipartidismo hegemónico antes y después del siglo XIX y se reivindica el que surge desde la década de los años treinta y que muchos estudiosos  lo consideran sano e incluyente por la reforma constitucional  de 1936.

 Lo que pasó con el Frente Nacional en el año de 1957, fue un control hegemónico pactado y no una clara demostración de bipartidismo. Desde aquí empezaron a florecer los distintos problemas sociales que aquejan al país. Particularmente no aceptó que se hable de un de pluripartidismo moderado.

A finales de las décadas de los años 80 y principio de los años 90 tanto el Partido Conservador como el Liberal estaban fracturados pero aparentaban estar fortalecidos y agrupados para darle confianza a sus electores para que estos votaran por senadores, representantes y presidente. 

Esta fractura continuo y se acrecentó  hasta dar con lo que estamos viviendo y que muchos quieren indicar como avance de la democracia colombiana. Esto vino a originar la aparición de grupúsculos políticos, ni siquiera tendencias sino una conformación de empresas electorales que lo buscaban en el fondo era participar del reparto burocrático y asentarse en el poder local, regional y nacional.

Aún existe un problema más complejo analizado desde la democracia y la participación de los partidos en Colombia en la actualidad, uno podría preguntarse ¿Cuáles son las diferencias programáticas e ideológicas entre 'Cambio Radical' y el 'Partido de la U', entre el gobierno de Santos y el de Uribe? Todavía nos seguimos preguntando  si en la consulta se votó por los partidos o por candidatos que ya tenían en su haber cualquier cantidad de votos amarrados y electores que simpatizaban con cada uno de los candidatos.

Rodrigo Uprimmy, en su columna publicada el domingo 18 de marzo del 2018 y que tituló 'Sacando lecciones de las elecciones, manifiesta "en 1998, por ejemplo, se presentaron al Senado 314 listas, de las cuales 97 obtuvieron una curul. Prácticamente sólo quienes encabezaron las listas fueron elegidos (sólo tres listas tuvieron más de un senador), con lo cual el Senado quedó integrado por 97 agrupaciones políticas distintas. Eso era grave, pues era el colapso de un sistema de partidos mínimamente racional, sin el cual difícilmente funciona bien una democracia. ¿Cómo se puede gobernar con 97 partidos? ¿Cómo saber que significan ideológicamente y a quienes representan estas 97 listas?

En esta ocasión se presentaron 16 listas y donde nueve de ellas logran elegir sus senadores. Los analistas dirán esa es la democracia. Este resultado es una legitimación de la misma y como tal  son válidas. Pero la realidad de esta misma democracia es que salió elegido el mismo congreso con senadores y representantes cuestionados por corrupción y por ser familiares de los antiguos feudos electorales, relacionados con paramilitarismo, carteles etc.

 Si a cuenta gotas se ha hecho una media reforma a la justicia y al sistema electoral: que se puede esperar del  nuevo Congreso, si una de las ideas que se está vendiendo por ciertos grupos es acabar con los acuerdos de La Habana y llevar a los guerrilleros reinsertados a la cárcel.

La politización de la consulta no debe mirase con escepticismo,  es buena para un país que no sabe interpelarse, ni reconocerse en la diversidad y  mucho menos pone en  práctica la tolerancia. El problema que aqueja al país fue no solo del bipartidismo, sino que se configuraron otras variables políticas en ese proceso democrático que ha sido complejo en el país. Ahora mucho más con el pluripartidismo. 

Por eso, deseo terminar citando al director del 'Grupo de Investigación de Partidos de la Universidad Nacional' profesor David Roll, cuando indica "soñar no cuesta nada, pero es que la buena política no se hace solo con buenos políticos organizados en partidos armónicos, disciplinados y con democracia interna al mismo tiempo, además estables y coherentes ideológicamente. Pero de momento, el sueño del pluripartidismo, convertido en pesadilla cumplida, no está dando para eso".

Una aproximación que no puede sorprendernos de lo que pasará en las presidenciales donde las alianzas parecen no tener todavía un faro que alumbre y despeje ese camino. Un Partido Conservador dividido en dos partidos, fragmentado y apoyando a las dos tendencias de derecha, tal como son ellos en la práctica. 

Ojalá  esta elección no se siga polarizando entre Duque y Petro. Al final de cuentas esta solo le sirve a Duque, así lleve sobre su espalda toda la carga antiuribista.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this

Paz sea a esta casa Comentario de 'Anónimo'

El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentios, y creed en el evangelio.
(Marcos 1:15)

Camino de salvacion

Por quГ© la humanidad sufre tanto? Comentario de 'Anónimo'

Dónde está el problema principal del hombre? La abrumadora mayoría de los encuestados respondió: en la cabeza. Y es la respuesta correcta. Por qué? Porque Satanás ha incorporado en las mentes de las personas sus puntos de vista, metas, valores. El problema se resuelve leyendo el Nuevo Testamento. La palabra de Jesucristo, que cae en el corazón del hombre, la sana desde adentro, cambia la manera de pensar y el comportamiento. Y esto tiene un efecto positivo en su entorno.
http://www.put-spaseniya.ru - CuГЎl es la causa de todas las desgracias humanas?