Una Tonalidad Menor para aquellos diciembres

12/12/2016 - 11:19

Arminio del Cristo.jpg

Dice un refrán popular 'que los tiempos pasado fueron mejor' y  lo aplicó para hacer referencia al mes de diciembre que copa la mayor parte del tiempo entre vueltas, gestiones, compras, visitas y en el montaje del arbolito de Navidad y el pesebre.

En tiempos pasados el citado árbol no era tan complicado montarlo, ya que se cortaba un pequeño árbol del campo, se les quitaban las hojas de sus ramas y se ponía a secar a la luz del sol. Una vez cumplido con este proceso se pasaba a pintar de blanco y adherir los copitos de nieves que se conseguía en el mercado; no lucia tantos lazos, bolas de colores, guirnaldas, lágrimas, ni luces, mallas, flores artificiales  y se remplaza la estrella Belén, mallas, cintas y peluches.

Todo se hacía con sencillez, humildad, no aparecía la ostentación ni la tecnología acaparadora que hoy lucen estos árboles; tampoco era el epicentro para la entrega de regalos donde aparece el poder del dinero, quien tiene dinero compra y  lo expone en lo que ahora llaman la entrega de regalos en el árbol, no sé quién impuso esta costumbre ni de donde llegó.

Allí terminó el ensueño de esperar  al niño Dios en la cama y  que cada uno de nosotros que hacemos parte del siglo veinte vivimos intensamente esa llegada. Unos momentos que se perdieron y sé que no volverán hoy los medios y el mundo globalizado acabo con una costumbre llena de paz y convivencia.

¿Qué decir del pesebre?, el que han cambiado en toda su dimensión, porque su decorado ya no es el mismo, ahora no solo aparece el burrito, la vaca, la mula, la oveja y la paja donde nace el niño Dios, si no que ahora se adorna con el tren eléctrico, molinos de vientos, pozos de agua, perros, leones, elefantes, tigres, arboles, lagunas, patos, pastores, casitas, túneles, puentes, etc., y donde la nueva tecnología también abraza y hace resplandecer este pesebre que fue la entretención de familias, niños, padres y abuelos; el aporte de la tecnología ha deshumanizado una costumbre que marcó durante mucho tiempo a la familia colombiana.

Dentro de esa misma línea se vuelve a la vieja disputa ¿quién trae los regalos de Navidad el niño Dios o Papá Noel? Ambos les interesan al mercado desaforado, porque son el punto de atracción en este mes que está regido por la oferta y demanda capitalista. El Papá Noel, desterró de nuestra costumbre al niño Dios, ese que ponía el regalo sobre la almohada o debajo de ella, o sino en los pieceros de la cama. Bellos tiempos y bellas navidades que hoy  solo son recuerdos de museo.

En estas vivencias quiero recordar dos notas periodísticas realizadas por Álvaro Cepeda Samudio y Gabriel García Márquez, el primero escribió para 'El Nacional de Caracas', en 1953 una nota que tituló 'Otra vez diciembre', y donde manifestaba "Diciembre es un mes que se presta para todo. Y porque alguien cometió el error de pintarlo de azul, los poetas han entrado a saco en sus días. Lo han llenado de metáforas que siempre giran alrededor de la brisa, la claridad y las jugueterías. Los niños que son en realidad para quienes se puso este mes al final del calendario no aparecen en la literatura decembrina. Ellos saben cuándo es diciembre mucho antes de que en los periódicos comiencen a aparecer la briza y los azules".

Y 'Gabo' en una nota de prensa publicada el 24 de diciembre de 1980, y que titulará 'Estas Navidades siniestras', escribía lo siguiente "Ya nadie se acuerda del Dios en Navidad. Hay tantos estruendos de cornetas y fuegos de artificios, tantas guirnaldas de focos de colores, tantos pavos inocentes degollados y tantas angustias de dinero para quedar bien por encima de nuestros recursos reales que uno se pregunta sí a alguien le queda un instante  para darse cuenta de que semejante despelote es para celebrar el cumpleaños de un niño que nació hace dos mil años en una caballeriza de miseria, a poca distancia de donde había nacido, unos años antes, el rey David".

Qué bueno poder mirar estas navidades desde la literatura y sentir como la vivimos hoy en día, con todas las transformaciones que ha tenido por estos años. Solo que esta tienen un sello particular poder concretar y consolidar un proceso de paz que ha sido tan esquivo, sería el mejor regalo de navidad para este país, así no clasifiquemos a Rusia.

 _______________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this