Una Nota en Tonalidad Menor

10/06/2014 - 11:31

Arminio del Cristo.jpg

Emiliano Zuleta Baquero y lo que fue su mundo.

Nuca olvidaré la afirmación que Gabriel García Márquez hizo de la “Gota Fría”: “Para mí gusto es una canción perfecta, y por lo tanto, un punto de referencia que no puede perder de vista los creadores de hoy”. Más que una composición para tener presente, es un punto de partida, para decir, que hoy en día no se compone con ese talento y esa creatividad, de la cual carece casi un 80% de los llamados compositores modernos en el universo vallenato.

Este tema musical tuvo un reconocimiento por la década de los años 80 por la sociedad Americana de compositores y Editores de Estados Unidos (ASCAP). Por alcanzar el primer puesto entre los artistas latinos. Hasta ese momento era el único compositor de música vallenata en conseguir esta distinción. Lo curioso para esa  época, fue que ni Sayco,  ni los medios de información hicieron circular esta noticia que era de gran importancia para nuestro país, era un logro conseguido por unos de los mejores canta-autores de la música de Francisco el Hombre.

A pesar de los éxitos  que tuvo el Viejo Mile, nunca perdió su humildad y se regocijaba de ser un hombre de extracción popular y, menos se  le olvidó que esos territorios de El Plan y Manaure eran sus puntos geográficos de donde había partido para ser famoso.

Siempre fue ese campesino de baja estatura, manos fuertes y callosas, llegó a tener más de un centenar de canciones entre las ‘que podemos mencionar: ‘El Indio Manuel María’, ‘Carmen Díaz’,  ‘El Regreso de Carmen’, ‘Con la misma fuerza’, ‘La Pimientita’, ‘Las Enfermeras’, ‘Mis Hijos’, ‘La Enfermedad de Villanueva’, ‘Villanueva’.

Cada una de estas composiciones es un acto de la vida, es recoger la cotidianeidad y ponerle música. Por eso sus cantos no tienen la exageración de figuras literarias, sólo le canto a lo que vio, sintió y escuchó. Si uno se detiene en un estudio profundo de su obra, la sola composición a Carmen Díaz, da para reflexionar desde lo humano hasta el aguante machista.

Sobre el viejo Emiliano (Q.E.P.D) se tejieron muchos anécdotas, producto de la imaginación popular, como hay otros que fueron reales como el ser, parrandero y mujeriego. Cuando tenía 15 años le robó el acordeón a su tío Francisco Salas, quien lo dejara olvidado en su casa una noche, recordaba el viejo Mile, que el instrumento tenía “fuelle gris y bordes verdecitos”, como también afirmaba que los acordeoneros de esa  época eran egoístas. Este hecho de robarle el acordeón al tío lo inspiró para sacarle unos versos, ya que el acordeón nunca llegó a las manos del dueño.

“Le vivo rogando a Dios

Que me perdone mi tío

Por mi culpa de un acordeón

Que me lleve escondido”.

Versos que surgieron como necesidad, para saldar una deuda que tenía pendiente, creo que desde ese momento fue el inicio de su consagración como compositor, desde la guajira paseándose por el Magdalena, el Cesar y las Sabanas de Córdoba y Bolívar. En  cada instante de su vida, afirmó: “uno se pasaba las noche enteras echando versos. Se recorría el pueblo de casa en casa, mientras las totumas de ron andaban de mano en mano”.

Ese mundo de circunstancias encontradas le dieron suficientes elementos para componer, otro hecho que consagró como verso y canto, fue cuando se peleó con su primera mujer: La Pule Muegues.

“Me le dice a mi familia

Que estoy pasando trabajos

Que pule tiene a Emiliano

De oficina en oficina.

Por esos mismos tiempos la Vieja Sara, se radicó en El Plan, para siempre, con sus 12 hijos, siendo Emiliano el mayor. Esta familia macondiana tenía sus raíces en la Jagua del Pilar, un caserío, no sé sí todavía esta bordeado por dos arroyos de agua cristalina y un sendero de árboles. Cuentan que las fiestas del Plan y todo su entorno social, eran amenizadas por Zuleta Baquero. De allí que su acordeón necesitará de muchas reparaciones, por eso los parranderos de la época, le hicieron una colecta pública para comprarle uno nuevo.

Otro hecho bien singular en este personaje del folclor guajiro, fue en el primer Festival de la Leyenda Vallenata, cuando a él lo daban como el seguro rey del certamen. Dicen que  perdió con Alejo Durán Díaz, por estar pasado de trago. La otra versión, es que como Escalona era jurado, no quiso que Zuleta ganara la primera versión, ni siquiera lo dejaron entre los tres primeros.

El Viejo Emiliano Zuleta Baquero, nació el 11 DE Enero de1912 en la Jagua del Pilar (Guajira), era hijo de Cristóbal Zuleta y Sara María Baquero. Sus inicios en la música vallenata, se dieron en el toque de la Caja y la Guacharaca, acompañando a Chucho Baquero. Algunos pontífices dicen que su obra cumbre es la “Gota Fría”,  compuesta en el año de 1938. Particularmente, creo que “Carmen Díaz”, y la “Pimientica”, son tan importantes como ésta composición. Lo que pasa es que han querido desconocer otras  creaciones, no sólo los mismos entendidos, sino la Radio, la Prensa, la misma Internet y la TV.

Y surge la otra pretensión, también incubada por estos mismos medios, que la mejor versión  de la “Gota Fría” es la que canta el señor Carlos Vives. Que falta de respeto con unos oyentes o televidentes que a lo mejor pueden conocer la versión de Colacho Mendoza o la de Ismael Ruda con Daniel Celedón. Querer hacer, de lo imposible, lo posible, es más que una estrategia mediática para convencernos de que este señor es lo mejor que tiene la música colombiana. Que falsedad y que simulación.

________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.  

Share this