Una nota en tonalidad menor

09/29/2014 - 12:28

Arminio del Cristo.jpg

¿Qué ha pasado con el caso de Jairo Zapa?.

Aunque se dijo que era un caso “resuelto”, creemos que este hecho no se puede dar por terminado en el departamento de Córdoba y el país tiene que conocer quiénes fueron los autores intelectuales de este alevoso crimen. El vicefiscal de la Nación Jorge Perdomo, declaró en la ciudad de Montería que el crimen “ya está resuelto”.

Esta afirmación en vez de traer tranquilidad lo que deja es una angustia y desespero en la comunidad cordobesa. Están varios detenidos, pero esto no termina de aclarar ese manto de dudas y de desconcierto que encierra el mismo proceso. Así el Gobernador Alejandro Lyons le haya pedido a la Fiscalía que lo involucre en el proceso, esto no es prenda de garantía para dejar en claro este asesinato.

Ojalá la impunidad no sea la reina de la justicia en esta ocasión. Este funcionario público era de la cuerda del señor gobernador, con una excelente hoja de vida y funcionario de confianza. Por sus manos pasaban todos los contratos que tenían que ver con las regalías. Militaba en el partido de gobierno,  y con muchas más razones el gobierno Nacional y departamental debiera poner más empeño para que este caso se aclare y se empiece a poner en orden todos los interrogantes que surgen hasta el día de hoy y que puso de presente el periodista Óscar Montes el día 14 de septiembre en el diario “El Heraldo” de la ciudad de Barranquilla.

¿A dónde fueron a parar el pago de coimas en contratos de regalías por cerca de $500 mil  millones de pesos y que entidades se habrían beneficiados de estos dineros?

¿Dichas presiones tenían que ver con la exigencia por parte de Zapa a los contratistas de la entrega de las obras, luego de haberles desembolsado multimillonarios anticipos?

¿Dichas presiones provenían de connotados políticos del departamento que exigían la entrega de los anticipos a firmas que no cumplían con los requisitos mínimos legales?

¿Cuánto dinero entregó la Dirección de Regalías bajo la gestión de Zapa para obras que jamás se construyeron o que se encuentran ejecutadas apenas en un 20%?

¿Cuánta plata de regalías se destino para el financiamiento de campañas electorales en Córdoba?

¿Quién o quiénes se beneficiaron con esos multimillonarios contratos?

Mientras estos interrogantes no tengan la suficiente claridad, la telaraña de la impunidad será la protagonista que cada día toma más fuerza en el proceso. Estas preguntas  son las que deben darse a conocer a la sociedad cordobesa y colombiana, responsabilidad que deben asumir  los medios los cuales deben informar  con ética y veracidad sobre cómo se está llevando esta investigación sin convertirse en el show mediático y sensacionalista, como el día que encontraron el cuerpo de Jairo Zapa en la susodicha finca, que tampoco se ha aclarado y si se ha hecho, ha sido a espaldas de la ciudadanía.

La justicia en Córdoba es la más coja, está al borde de quedar paralítica, por no decir parapolítica. Muchos crímenes de lesa humanidad, desapariciones, ejecuciones selectivas y colectivas se han cometido en ese departamento por más de una década. Si no recordemos el asesinato del dirigente sindical Edinson Pacheco, presidente del Sindicato de Proleche; el del profesor de la Universidad de Córdoba Arturo Iguarán. Hay que seguir recordándole al país que a esta Universidad se la tomó el señor Salvatore Mancuso con la anuencia de la clase política del departamento.

El crimen del locutor y periodista Gustavo Rojas Gabalo, que hasta la fecha no se ha producido ningún pronunciamiento por parte de los estamentos judiciales. El caso de Yolanda Izquierdo asesinada por los paramilitares y  que decir de esa década de los años 80 cuando fueron asesinados en las calles, plazas y en sus propias casas, dirigentes de la talla de: Alfonso Cuavantes, Francisco Dumar Mestra, Antonio Sotelo, Rafael Duque Perea y Fermín Meléndez Acosta y demás profesores y estudiantes que fueron perseguidos y víctimas de la “Pacificación de Córdoba”.

Ahora más que nunca  se pide que se acabe con la especulación y las exageradas hipótesis en el caso de Jairo Albero Zapa Pérez. Que la Fiscalía entre ha cumplir su verdadero papel de ser la protagonista de la justicia en el país. Los corruptos, las mafias, los políticos especializados en la compra votos implicados en este crimen deben ser castigados ejemplarmente y que no se dilate esta investigación.

Y si el gobernador tiene que hablar, que hable con la verdad, él también está atrapado en esta tarraya de corrupción, si no es así, que contribuya a aclarar señalando los contratistas quienes estaban detrás de esa jugosa suma de regalías, la cuales  tenían un tope de 500 mil millones de pesos.

Por último: ¿Qué ha pasado con todos esos políticos que lo rodeaban y qué tienen que ver con su desaparición y asesinato?.

________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.  

Share this