Una nota en tonalidad menor

08/19/2014 - 16:51

Arminio del Cristo.jpg

Una sensación de impunidad.

Esa es la sensación que ronda en la mayoría de ciudadanos colombianos. La impunidad es la madre de la Justicia en Colombia, en estos días hemos conmemorado los asesinaros de Jaime Garzón y Luis Carlos Galán, que fueron víctimas de la mafia y de agentes del Estado colombiano. El primero no sólo fue el humorista, fue más que eso, puso a pensar al país en torno a las problemáticas que vivía y sufría por esos días y, que hoy todavía hoy sigue soportando porque este cáncer hizo metástasis:  la corrupción, el narcotráfico y la alianza de los paracos con la dirigencia política de este país.

Jaime contó y narro lo que el país atravesaba en esos momentos críticos y, la élite no podía soportar, que un periodista  e investigador de la realidad nacional, le contara a los televidentes y radioescuchas, que la  clase política era corrupta, que no tenía ninguna responsabilidad con sus electores, sin sentido de pertenencia por las riquezas colombianas y, que todo estaba a disposición del capital transnacional y al servicio de los Estados Unidos.  Que los órganos de control y de justicia eran ajenos a todo tipo de violaciones de los derechos humanos. El ocultamiento de crímenes y matanzas colectivas se ocultaban soterradamente.   

Por eso la impunidad sigue siendo la reina en esta país, donde estos crímenes de lesa humanidad siguen allí estancados, esperando que que se obre con prontitud y se castiguen a todos los implicados, desde  el que lo ejecuta hasta los autores intelectuales, estos últimos casi nunca quedan señalados o procesados, o sus actos criminales finiquitan por vencimiento de términos.

Y quiero resaltar que los asesinatos de Jorge Eliécer Gaitán, Bernardo Jaramillo Ossa, líder de la Unión Patriótica, Carlos Pizarro Leongómez, del M-19, José Antequera, Pardo Leal, quedaron en el cuarto de la impunidad y, que decir el de los dirigentes sindicales, del magisterio y los obreros y estudiantes que fueron desaparecidos y que a la fecha de no existe respuesta a sus dolientes. Aquí también tuvo que ver el estado y sus  maquinarias de la muerte, donde se orquesto el señalamiento y la desaparición forzada y la mal llamada limpieza social, o que fue el Estatuto de Seguridad del señor Turbay Ayala.

Galán, lucho en sus inicios, por ser ese dirigente que quería acabar con las mafias del narcotráfico y de esas mismas que estaban enquistadas en el seno de los partidos tradicionales y de los nacientes partidos. No había podido gobernar, sin el beneplácito de esa élite terrateniente, que controlaba y gobernaba a las regiones, sin ella, no hubiese podido funcionar como presidente si hubiera sido elegido. Así de sencillo, ahora por favor no lo pongan como el héroe, todos estos acólitos de las F.M estéreo, nos quieren hacer creer que él era la salvación y el mesías de la política colombiana. No por favor. 

Aquí  lo que se necesita, es  que no se reparta tan mermelada y se trabaje más por las necesidades de este país. Ahora miren la disputa de poder, para elegir al Contralor General de la República, el enfrentamiento entre la Contralora y el señor Fiscal. O realicen un ejercicio más sencillo, analicen con mucha responsabilidad ética, con que criterios se eligieron los nuevos ministros y porque se ponen a ciertos señores en ciertos cargos y pasan de un ministerio a otro, como si fuera un simple juego de quitar y poner. O un juego de azar.

Ojalá, que en octubre cuando empieza "el juicio contra el entonces comandante del Distrito de policía de Soacha, el mayor retirado Luis Felipe Montilla, y contra el coronel retirado Manuel González, quien era en 1989 jefe de protección del Das", tengan un veredicto de acuerdo a la verdadera justicia y, si el señor Maza Márquez tiene culpabilidad en este vil crimen, también el peso de la ley caiga con toda la fuerza. Y esperamos que algún día, todos los implicados en el asesinato de Jaime Garzón sean condenados y, no exista para ellos la casa por cárcel. La madre de la Justicia en Colombia es la IMPUNIDAD.

_______________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this