Una nota en tonalidad menor

07/21/2014 - 12:39

Arminio del Cristo.jpg

La mujer el sexo débil: una consigna del pasado.

Hace años la mujer era considerada como el sexo débil, esta afirmación ha pasado a la historia y es frase de museo. Por eso me reafirmo en que este país debe ser gobernado por ellas. Atrás quedaron: limpiar cocina, bañar el perro, aguantar la cantaleta del marido, cocinar por las tarde cuando llegara del trabajo etc.

Hoy se ha convertido en protagonista de la historia colombiana y del pueblo colombiano o si no recuerden lo que viene haciendo nuestra atleta Catherine. Por qué no reconocer ese papel que vienen cumpliendo en la Politica latinoamericana. Que bueno sería que los machistas furibundos hicieran un ejercicio y repasaran el papel de éstas en el mundo globalizado.

No más sometimiento del hombre sobre la mujer, que durante años supo ejercer como macho cabrío. Desde los tiempos remotos de la historia, la mujer era vista como objeto sexual, para decorados y otras utilizaciones que se le dio, porque no era considerada como un ser pensante y útil para la transformación del mundo.

Después de muchos años sus derechos son reivindicados y puesto en pie de igualdad con los de ese sujeto que no quería aceptar que ellas eran tan iguales como ellos.

Un sencillo ejemplo para que le ponga un poco de reflexión, la mujer fue privada del protagonismo mundial. Responda los siguientes interrogantes: ¿Dios es hombre o mujer?, ¿El coco es hombre o mujer?, ¿Los grandes filósofos de la historia, desde la Grecia antigua hasta 1990, eran hombres o mujeres?, ¿Los mejores jugadores de fútbol en toda la historia del ser humano, son hombres o mujeres?, ¿Los grandes héroes de la historia, los presidentes de todo el mundo hasta 1980, todos eran hombres o mujeres?

El machismo, principal enemigo del toque femenino y ha existido desde la bendita creación del hombre. ¿Quién fue primero Adán o Eva? Hasta en el deporte este problema sigue acarreando diferencias. En el levantamiento de pesas, era un pecado ver a una mujer alzando pesas y, se convertía en una ofensa o agravio para ese hombre que cree saberlo todo; por aquello de la fuerza vs la delicadeza. Todavía más cuando se les metió en la cabeza que podían practicar el fútbol y se convirtieron en objeto de burla de sus propias congéneres. No podía aceptarse ni reconocerse públicamente porque es un deporte para meros machos.

Pero desde la Revolución Femenina, cuando el derecho a la igualdad se gritaba con toda la fuerza y a plenitud por todos los rincones del país, aparecieron los detractores quienes no concebían que la mujer pudiera estar en igualdad de condiciones con su verdugo eterno. El derecho al voto por la década de los años cincuenta, todo un logro histórico para la democracia. Nuestra mujer en Colombia ha logrado avances importantes, aunque todavía se necesita que sigan reivindicando sus derechos, no conformarse con migajas, ni con falsas promesas. Debe y tiene que ser protagonistas del acontecer nacional.

En la pasada campaña electoral nuestra mujer jugó un papel, más que interesante y, ojalá en un futuro no muy lejano el 70% del Congreso esté conformado por mujeres capaces que les quepa el país en la cabeza. El actual político de los partidos tradicionales ya cumplió con su ciclo, y hay que darles la oportunidad a nuestras obreras, campesinas, negras y feministas para que gobiernen a este país.

No más exclusión, más cupo para ellas en las Universidades Públicas, más representatividad en los gobiernos Liberales o conservadores  o como se llama ahora de coaliciones. Abajo las cuotas burocráticas, ellas son muy capaces y en muchas oportunidades más versátiles e inteligentes que el hombre Marlboro.

No más maltrato, ni físico, ni verbal, ni matoneo, ni psicológico, ni persecución, ni quitarle el sueldo, ni imponerle cuotas para que ellas sean partícipe de responsabilidades económicas y administrativas que debe cumplir ese animal racional.  Nuestra mujer, está urgida de muchas oportunidades, ya no es la parte débil ni el objeto sexual; aunque todavía quedan algunas que piensan que lo que le indica la pantalla chica y el capital transnacional en la moda y el comer las va hacer más atractivas y más inteligentes. Hay que seguir luchando para que ellas se empoderen de muchas actividades y que sigan soñando con un país al alcance de ellas y de todos los colombianos. Saben de sobra como está funcionando esta nación, donde un delincuente condenado a 17 años de prisión se fuga y, donde un ex presidente elegido durante ocho años por fuerzas oscuras, llega nuevamente al poder. La tarea  urgente es pensar más en el país que estamos construyendo; sin ellas no podemos dar la batalla politica, cultural y social. La futura  revolución Colombiana debe estar liderada  por nuestras mujeres.

________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this