Una nota en modo menor sobre los sabores del porro

04/01/2019 - 10:30

Arminio del Cristo.jpg

Segunda entrega.

'El Porro Tapao': es una pieza musical completa, cerrada a improvisaciones, adiciones o cambios. La ejecución hace su recorrido por el pentagrama, aceptando solo adornos de determinados instrumentos, como la trompeta y el bombardino. No hay interferencia, tampoco suspensión del ritmo ni cambio trascendentales.

Y segundo por el tape que hace el bombero al golpe del compás. Este tape tiene una cantidad de connotaciones, porque el bombero golpea con la porra en el parche derecho del bombo y con la mano izquierda recoge el golpe y lo suelta, dando la sensación de adornar, procesar y entregar. 

Mientras golpea, aguanta y suelta: está jugando con el instrumento, trasmitiendo una cantidad de sonidos agradables que puede captar el entendido y el desentendido.

Un breve acercamiento para este ritmo que poca difusión se le hace por la radio y la televisión colombiana. Sólo se puede escuchar en los diferentes festivales que se hacen en Colombia. Creemos que no está en vía de extinción sino visibilizarlo un poco más y que no solo se haga en estos encuentros musicales donde se convierte en un punto de encuentro para el poder local y regional.

Las bandas folclóricas o Pelayeras cumplen con las leyes de la música: porque disponen de instrumentos melódicos, armónicos, rítmicos y percutivos.

La otra gran distinción que hay que señalar es la relación que hay entre 'porro' y el 'fandango': el sitio donde la gente se reúne y las parejas bailan con el manojo de velas le da el nombre de 'fandango'. Una rueda inmensa que llega a tener entre dos y cuatro anillos concéntricos alrededor de la banda de músicos.

Son muchas las parejas que danzan el fandango, porros, puyas y un centenar de espectadores en continuo jolgorio se divierten al ritmo de los temas interpretados. De igual forma, el porro palitiao y el tapao son  los ritmos que danzan rítmicamente los bailadores en la rueda de fandango. El círculo es lo más llamativo del 'fandango sinuano' y tiene una explicación desde lo filosófico y pedagógico.

"El círculo. Ha representado y representa aun la eternidad, por no tener principio ni fin...El círculo es una figura esencialmente inestable, dinámica. Del círculo nacen todos los giros o esquemas rotatorios" (Munari, 1968, p 157)

Y la licenciada Margarita Escocia Cantero Pérez en su libro 'El Fandango sinuano', cita al académico Serge Lifar para hacer referencia a la danza del fandango y el porro.

"En principio era la danza, y la danza era el ritmo. Y la danza estaba en el ritmo, todo ha sido hecho por él, y sin él nada ha sido hecho”. Esto es más que una paráfrasis: con estas pocas palabras explico toda mi estética, toda mi comprensión del arte, de este arte de la danza al que sirvo durante todos los instantes de mi vida y al que siento como un elemento primario de mi ser.

La danza estuvo en el origen del arte sincrético del hombre primitivo. Esto es lo que quiero afirmar y no otra cosa...El ritmo es indispensable en la danza. Es la danza es su más remoto instante, toda vez que el hombre ha bailado antes, incluso, de aprender a servirse de la palabra... no es la música la que bailamos sino el ritmo interior que hay en ella".

Y concluye afirmando que: "las danzas sinuanas, fandango y porro engendran un enorme contenido sexual y sensual. El mensaje coreográfico que proyectan es el mismo. En el fandango sinuano y el porro es característica peculiar la persecución del macho por la hembra, donde ella adopta mil actitudes defensivas para liberarse del asedio del parejo.

Música y danza son artes hermanas, artes de emoción, en eterno presente y al igual que los sabores y los olores producen sensaciones de goce porque son hermosas. La danza, fandango y porro en nuestro caso es la materialización del ritmo como dice Lifar".

Existe una relación de porros clásicos que son recordados entre los conocedores de este folclor y que han sido expuestos a partir de nuevos arreglos melódicos, entre ellos encontramos a 'María Varilla', 'Soy Pelayero', 'El binde'. 'El sapo viejo', 'Roque Guzmán, 'Fandango Viejo', 'El relámpago', 'Laguneta en San Pelayo' etc.

En el periódico 'Comprimido' que dirigió y fundó García Márquez por los años 50 en Cartagena y que fuera catalogado como el diario más pequeño y metafísico del mundo, el periodista en unas de sus notas, se refirió a la "muerte social del porro", en los siguientes términos:

"Sin que nadie pueda decir con exactitud en qué momentos ni debido a qué causas ocurrió su defunción, lo cierto es que el porro se considera en la actualidad como un pariente muerto de la música del Caribe. De un día a otro el porro resolvió hacerse de lado para abrirle paso a otros aires que por cierto están disfrutando en cierta forma de los derechos de primogenitura de aquel. Alguien debe iniciar una campaña para la resurrección del porro auténtico".

Sin duda, esta nota periodística de 'Gabo' cobra vigencia en nuestro medio, así se realicen los festivales de porro en San Pelayo, Planeta Rica, Sincelejo, etc. 

El porro, está padeciendo por la falta de socialización en los medios de información (radio, televisión, prensa), principalmente por la poca difusión que se hace de él en la radio y la televisión comercial; no se programa, porque muchos no conocen su esencia y proceso de formación y lo tildan como un ritmo fuera de contexto.

¿Qué decir de su grabación? No hay interés por parte de las pocas casas disqueras que quedan. De acuerdo a muchos 'productores y ejecutivos' no es rentable y no está acorde con lo que el mercado requiere. 

Esto quiere decir que no deja grandes dividendos monetarios; ahora solo buscan grabar aquellos ritmos que rompen la barrera en miles de copias dejando sin ninguna opción a nuestro porro pelayero.

La cultura y nuestra música entraron en la era del negocio capitalista. Por eso, si lo local no se fortalece y se dinamiza, qué puede quedar de esa arremetida que viene realizando el gran capital con todo el  acontecer de nuestros pueblos y comunidades que pasa por lo político, social y cultural.

El músico de banda y el porro no son piezas de museo que solo se muestran en ferias y festivales como objetos desconocidos, estos trascienden esos eventos, porque son mucho más desde el punto de vista artístico y estético.

¿Cuál es el misterio del porro pelayero? Que es sencillo, alegre, triste, divertido, indescifrable, esperanzador, nos asombra y nos ayuda a derrotar el miedo, así es de grandioso. Es instrumental, lo que lo hace más universal e interesante porque puede codearse con las músicas del mundo.

Primera entrega: Una nota en modo menor sobre los sabores del porro.

___________________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this