Una encíclica que busca salvar el planeta

06/22/2015 - 05:41

Arminio del Cristo.jpg

Cada vez que veía  'El Padrino' en su tercera versión y que dirigiera Francis Ford Coppola, me causaba curiosidad la visita del mafioso Michael Corleone al Vaticano, donde era recibido con todo el beneplácito por parte de la curia romana. Posteriormente saldé ciertas dudas históricas cuando leí el texto, 'En nombre de Dios' del sociólogo David Yallop, en el cual se pone de manifiesto el asesinato de Juan Pablo I.

La actitud del Papa Francisco frente a estos hechos de corrupción ha sido contundente, porque él no quiere tener en su administración espiritual 'el estiércol del diablo', como él mismo ha bautizado estos actos que van en contra de la imagen de la iglesia Cristiana. Un primer acto fue sacar de su entorno al caballero Francesco La Motta por haberse robado la suma de 10 millones de euros. Acto seguido suprimió la cofradía que le daba autoridad a los laicos para abrir cuentas en el IOR (Instituto para las Obras religiosas).

Este accionar de una papa en el siglo XXI es recibido por unos sectores del mundo como actos de limpieza al interior de esa institución. Otros  ponen en duda este accionar del Sumo Pontífice, porque afirman que no está atendiendo los asuntos de la Iglesia sino que se mete en asuntos que no le compete como enviado de Dios.

Lo cierto es que el accionar y las declaraciones del asesor espiritual del mundo, es visto como un grito de esperanza, en este mundo globalizado que sufre la pobreza, guerras, xenofobia, niños muriendo de hambre, gobiernos déspotas que no le dan prioridad al ser humano ni a la naturaleza.

Por eso la encíclica Laudato si (Alabado sea), propone una nueva alianza entre el hombre y la naturaleza, no sólo pisa los callos de ciertos sectores financieros, industriales y del capital transnacional; sino que  es el clamor  de una institución que daba la sensación de no estar interesada por los hechos ambientales  que aquejan al mundo. El, papa ha dicho: "que ni las empresas ni los políticos están a la altura de los grandes desafíos que afronta hoy el mundo". 

Como también dice "que los políticos son responsables de su propio descrédito debido a los abundantes casos de corrupción que surgen en naciones del todo el planeta. La mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero emitidos todos a causa de la actividad humana".

La 'ecoencíclica' plantea unos puntos que son los que se han venido discutiendo en lo foros sociales, y que los movimientos del presente siglo han reivindicado de una u otra manera. El control del agua cada día está mas privatizada y es verdad que será la disputa del siglo XXI. Que hay que limitar el uso de los recursos, es cierto, y es la tarea de los movimientos ambientalistas; al menos el neo-liberal  Santos no cumple con este precepto, porque es una de sus locomotoras. 

Es más que una deuda ecológica, hasta el punto que muchos de los países industrializados no firman ciertos tratados, tal como lo hizo los Estado Unidos, cuando no firmó el Protocolo de Kyoto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Las Cumbres mundiales son más que un show mediático y de espectacularidad, nunca han podido responder a las expectativas y necesidades que claman los pueblos del mundo frente a los problemas del medio ambiente. No hay voluntad política, ni económica, no logran alcanzar acuerdos ambientales que sean significativos y eficaces para la humanidad. Hay que hacerle eco a la voz del papa Francisco cuando dice: "El mundo se ha olvidado de la tierra". Y que esta encíclica sea el punto de encuentro para la Cumbre del Clima a celebrarse en París en el mes de diciembre del 2015.

____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this