Una 'Comisión de la verdad' que tiene mucho que contarle a los colombianos

11/20/2017 - 09:29

Arminio del Cristo.jpg

Las 'Comisiones de la Verdad' han tenido protagonismo en los países de la región latinoamericana y como no recordar las que se conformaron en Argentina, Chile, El Salvador, Perú, Bolivia, Brasil Paraguay. Ahora le tocó el turno a Colombia, fueron casi 60 años de lucha fratricida y se ha podido conformar una comisión  encabezada por uno de los investigadores  más respetado  en el país el S.J Francisco de Roux.

Lo cierto es que podrán surgir un sinnúmero de interrogantes sobre esta comisión. Ya suscito un debate nacional sobre la conformación de la misma, empezando por los detractores y los impulsores de la posverdad. Los mismos que no le apuestan a la paz y a la reconciliación porque siguen avivando el fuego de la confrontación, la exclusión y la guerra.

Pero debemos interrogarnos aún más sobre el papel de nuestra 'Comisión de la Verdad'. Que los medios de información en una labor pedagógica y no inquisitorial, den luces desde una construcción discursiva que sea pertinente, participativa para que la sociedad civil entienda los pormenores de la misma. Indicaré  aquí unos  interrogantes para que los lectores hagan el ejercicio de reflexión y también argumenten:

-¿Cuál es la importancia de la comisión desde el punto vista político, histórico y judicial, para llegar a la reconciliación y a la verdad?

-¿Qué busca establecer la comisión en estos tres años de trabajo?

-¿Cuál es el objetivo fundamental de la comisión de la verdad?

- ¿Su papel es buscar la verdad jurídica o la verdad de los protagonistas implicados en el conflicto?

-¿En el trabajo de campo que se realice estarán presente todas las regiones del país o solo  las que los integrantes de la comisión determinen?

¿Cuál  verdad será tenida en cuenta para  que elabore la comisión o las víctimas del conflicto?

De allí que muchas muchos países han establecido que estas "son organizaciones de investigación creadas para ayudar a las sociedades que han enfrentado graves situaciones de violencia política o guerra interna, a enfrentar críticamente a su pasado, a fin de superar las profundas crisis y traumas generados por la violencia y evitar que tales hechos se repitan en el futuro cercano".

El jesuita Francisco de Roux se despidió este Jueves 16 de noviembre del 2017, con su última columna publicada en el diario El Tiempo, y que título 'Empieza la Comisión de la verdad', allí nos aporta unos elementos para el entendimiento de lo que en verdad significa este compromiso para él, la sociedad civil y la atención que debemos prestarle a este hecho histórico de tener un organismo que nos cuente con lujos de detalles lo que paso en todos estos años, con los campesinos, indígenas, afro descendientes y población civil. 

Donde los protagonistas han sido los paramilitares, guerrilleros, las fuerzas represivas del Estado, el narcotráfico, delincuencia común y como las asociaciones, gremios económicos, ganaderos, palmicultores y arroceros hicieron parte de este conflicto con el apoyo y la financiación.

Dentro de los aporte  que nos brinda el sacerdote Jesuita se encuentran los siguientes: "se trata de la verdad de todas víctimas, a partir del dolor general, porque no hay colombiano que no haya sufrido en sí mismo o en su familia, amistades, organizaciones, el golpe de la violencia. No es una comisión contra nadie. Es contra la mentira".

-"Estos testimonios brutales no son el resultado, son datos desde los cuales se plantean las preguntas por la verdad: ¿quiénes son las víctimas, y de ellas las más frágiles?, ¿qué fue la totalidad de lo ocurrido?, ¿por qué motivos?, ¿quiénes son los victimarios y qué provecho buscaban y para quién?, ¿qué temores e imaginarios los movían?, ¿qué historia regional hay detrás?, ¿qué contexto nacional y estructural propició lo ocurrido?

Dentro de este proceso son muchos los aportes que se esperan por parte de la academia, investigadores, organizaciones sociales, partidos políticos, asociaciones, Centro de Memoria histórica, ONG, defensores de derechos humanos y líderes sociales y la misma sociedad civil que debe ser protagonista de este quehacer político y social.

En estos tres años de labores habrá mucha indagación, trabajo de campo, intertextualidad, consultas, contrastes de fuentes, entrevistas, fotografías y ante todo, la aplicación de una metodología que no raye con lo fatigante y asfixiante que resulta muchas veces esta aplicación que se requiere desde la ciencias sociales. Que sea terrenal que se deje hablar, interpelar y que al menos converse con el lector a partir de una narración que nos informe, nos eduque y nos ponga en contexto.

Por eso reclamamos la imaginación, la buen pregunta, el buen diálogo, la transparencia, la capacidad de asombro y la creatividad. Entendida la creatividad en la forma como la plantea la profesora Doris Sommer, de la Universidad de Harvard, cuando nos dice "la creatividad es la base de la construcción positiva de la vida en comunidad. Sin creatividad no existiría el mundo como lo conocemos. La creatividad la necesitamos para todo... La paz depende de la educación equitativa y de calidad. Sin saber informarse y reflexionar, ¿cómo llegamos a ser ciudadanos?

¡Cómo me hará falta la columna de este maestro y profesor!, deja un espacio que construyó a partir de los aportes que dio a los lectores con sus ideas y de una concepción del mundo que defendió con argumentos y contexto. No maltrató, no descalificó, no humilló, pero si fue víctima de una ultraderecha que siempre lo marcartizó y lo sigue descalificando sin argumentos. 

Buena partida y que los próximos años, usted sea el faro y el conductor de un documento que necesita esta sociedad intolerante e incrédula pero que está llena de muchas expectativas de saber ¿Qué pasó  en estos cincuenta años de violencia?

_____________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this