Una breve semblanza en modo menor sobre la plaza pública

04/08/2019 - 10:36

Arminio del Cristo.jpg

La plaza puede tener salidas, esquinas, y tal vez sea el punto principal del pueblo. 

Es un punto de encuentro para un sinnúmero de actividades que pueden ser una fiesta, una actividad cultural, política y para una concentración para pedir que se vaya o se quede X o Y funcionario.

Cómo no recordar la 'Plaza de Majagual', 'Plaza de Bolívar', 'Plaza de las Nieves', Plaza Alfonso López y muchas otras que pueden diferenciarse por el espacio y la cantidad que puedan albergar para un acto público y masivo. 

Entre estas plazas no se pueden dejar por fuera las plazas de mercado donde se disfruta el sentir cotidiano de la ciudad porque aquí se esculca, vigila, interroga, investiga y hasta se cambia el país. 

Esta plaza es singular a dudas una verdadera notaría donde se registra y queda constancia de lo que pasa en el país y lo que vive el ciudadano común y corriente. 

Aquí aprendes a disculparte, a pedir permiso,  a agradecer y a la vez a ser detallista en un conglomerado que a veces solo se conoce allí. Y lo más elocuente te acostumbras a negociar el precio del 'pucho' de plátano o tomate, te acostumbras a pedir la consabida rebaja y a pedir la 'ñapa'. 

La plaza convoca, decide, empodera, excluye, es solidaria, sectaria, revoca y ante todo se llena de júbilo cuando alguien sale victorioso, como también es y será solidaria en la despedida a los grandes líderes sociales asesinados en esta Nación que es una gran plaza que necesita de voces que canten, narren y cuentan nuestra historia tal y cual como ha acontecido.

Pero esa plaza en el fondo es más compleja porque ella ha estado y aún está rodeada de aconteceres históricos, sociales, filosóficos y políticos; este lugar en Colombia suma grandes concentraciones partidarias y políticas. Para recordar un acontecimiento, por ejemplo, el lujo que se daba el líder Jorge Eliécer Gaitán en llenar 'La Plaza de Bolívar' no solo porque tenía el don de la palabra, sino que este sitio era el lugar para medir las fuerzas políticas de esos momentos y lo logra al máximo.

El origen de la plaza podría remontarse en el 'ágora' griego. Una palabra emblemática con la que se designaba en la Antigua Griega, a eso que hoy se conoce como plaza pública. El filósofo e historiador francés, Jean-Pierre Vernant, en su libro 'Mito y pensamiento en la Grecia Antigua, escribe lo siguiente "Es en el mundo griego, en primer lugar, sin dudas en las colonias, donde aparece un plan de ciudad nuevo en el que todas las construcciones urbanas están centradas alrededor de una plaza que se llama ágora...

Para que haya un ágora es necesario un sistema de vida social que implique, para todos los asuntos comunes, un debate público. Es la razón por la que vemos aparecer la plaza pública solamente en las ciudades jónicas y griegas. La existencia del ágora es la señal del advenimiento de las instituciones políticas de la ciudad".

Esta plaza era punto de encuentro como lo señalo al inicio del escrito, allí se desarrollaba  toda la actividad comercial, religiosa, administrativa, política, cultural y social de Atenas. La Gran Atenas, así era conocida este sitio que solo era frecuentado por los que tenían un oficio o sabían escribir, la mujer siempre estuvo a kilómetros de distancia,  quizás era lo perverso del ágor, la exclusión y no el reconocimiento a ese otro.

Este punto de reunión servía para dialogar, interpelar, conversar e intercambiar mercancías e ideas, informar y para criticar fuertemente al gobierno de la época; aquí se sembró y floreció lo que después vino a llamarse democracia donde la historia ha podido contar con lujos de detalles.

Ahí surge también eso que continuamente usamos y está más que trillado en nuestro medio 'espacio público' donde se tejió con cultura y comunicación. El ágora sirvió para diferentes actividades y usos cotidianos, pero su labor esencial, fue la consagrada a las actividades religiosas, comerciales políticas y culturales.

Este punto era el centro del ejercicio político-administrativo, allí se reunía la Asamblea, la que determina el destino de la gran ciudad. Fue el epicentro donde se demostró no solo el poder discursivo, sino que los oradores hicieron la demostración del poder retórico para convencer, señalar y condenar. Aquí mismo funcionaron los tribunales, los mismos que enjuiciaban y condenaban, uno de ellos, condenó al maestro y filósofo naturalista Sócrates a la pena de muerte.

Esa misma plaza era también un territorio donde se alababa, se adoraba y se oraba, era un lugar más que sagrado. Allí quedaban numerosos templos, que veneraban a los dioses olímpicos, a Hefestos, Zeus y al gran Apolo.

Este lugar también va a tener una gran repercusión en los siglos XVI Y XVIII cuando la Corona española empieza a construir y a diseñar en las ciudades y territorios que ellos controlaban y que también les sirvió en la época de la colonia para el oficio religioso y el sometimiento a la población nativa y criolla. El historiador colombiano Germán Arciniegas, sentenció de manera categórica que "de todo lo que España trajo a América, lo más perdurable, quizá más importante que la lengua misma, fue la plaza".

La plaza para las corralejas como la del 20 de enero en Sincelejo, Cereté, Sincé, Ciénega de Oro, Sampues, Corozal, Coloso, Planeta Rica, y demás municipios donde perdura estas festividades que perdieron su razón de ser tal y cual como las cuenta Orlando Fals Borda en su Libro 'Retorno a la Tierra', allí es donde también se realizan los fandangos baile popular de los departamentos de Córdoba, Sucre y Bolívar.

Esa plaza que ha recogido y le ha dado posada a miles de desplazados que vienen huyendo de la guerra y el conflicto armado que no ha desparecido en Colombia. Se convierte en un refugio, y para algo tienen que servir, así tenga miles de categorizaciones, desde las que tienen el nombre rimbombante de 'Plaza Mayor', Plaza de espectáculos, 'Plaza Central', 'Plaza de la Aduana'.

Lo importante en  que "la ciudad son sus plazas, la historia de la ciudad pasa por sus plazas". Ojalá la 'Plaza de Bolívar', aparte de tener en su centro al hombre de carne y hueso como fue Bolívar, algún día nos pueda contar la historia que allí se gestó, un cambio de gobierno y se empezó a construir un nuevo país.

___________________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this