Un país confundido y aturdido

03/06/2017 - 12:18

Arminio del Cristo.jpg

Este país nunca sale del aturdimiento en el que vive. Porque todos los días sale algo nuevo para que los medios de información cultiven la desinformación y jueguen con una población que vive más de la espectacularización de la noticia. Para ellos el contexto y la argumentación no les dice nada debido a que estos mismos medios, han cambiado la manera de informar. 

Lo que prima es el atraco, el crimen, el robo, las peleas callejeras y el amarillismo. Estas son las noticias que informan y se hacen interesantes en una sociedad que es recreada por su propia tragedia.

Por ejemplo, causó más conmoción social en el pueblo colombiano que a la señorita Ariadna Gutiérrez le pusieran la corona tan solo un par de segundo. Esto sirvió para que los comentarios estuvieran en los buses, busetas, oficinas  y se empezó a vociferar que estaban jugando con el país, que no era justo. Que Colombia no debía volver a esos concursos y que el gobierno tenía que hacer sentir su voz, a través de la Cancillería. 

Qué banalidad y que cursilería de país. Pero los encargados de todo este mercantilismo informativo son esos medios que le apuestan a esa seudo-información, la que  genera unas expectativas que desbordan el imaginario de un colectivo que no está pensando en la situación del país. 

Esta información era más significativa que el proceso de paz y los diálogos de La Habana. Sobrepasando la opinión de la oposición que también estaba y sigue empuñando  la mentira para reinar y dividir. Después de todo esto han acontecido otros hechos que son serios desde el punto de vista periodístico. Se divulgan: pero no pasa nada. La sociedad se ha vuelto más apática. 

Creen que la culpa es de los que votamos.  Otros terminan diciendo que es un castigo de Dios. Solo por citar un ejemplo, ¿Qué le preocupa más a los colombianos, el caso de Obedrecht, o que la Selección Colombia de Fútbol pierda ante Bolivia y Ecuador? ¿Qué pasa si Colombia no va al mundial de Rusia? ¿Quién pierde el pueblo colombiano o el capital transnacional interesado en manejar toda esta información publicitaria y financiera?

Aquí el feminicidio es visto como una noticia que hay que cubrir con el pequeño morbo para vender y resaltar la agresión física, pero no transciende más allá. Solo se hace escándalo por un par de días, pero no hay seguimiento ni trabajo de campo con estos hechos que si deberían conmover al país.  Casi todos los días muere una mujer en Colombia.

Valen más los realitys, la narco nóvela de ‘Popeye’ que es toda una apología al delito. El hazmerreír de una señora que se hace pasar como la diva de Colombia y que la mujer colombiana ‘debe’ seguir su estilo de vida  para poder valer como mujer. Todas estas comedias musicales son un referente para que el país viva homogeneizado tal cual como lo son estos programas. 

Valen más los trinos del mesías Uribe, las respuesta del neoliberal Santos y las poses extremistas de Vargas Lleras,  que los asesinatos de dirigentes sociales en Colombia por paramilitares con presencia en muchas regiones del país. Sigue teniendo aceptación la pos-verdad de la señora María Fernanda Cabal; las salidas  del señor Ordoñez, al lado de los sacerdotes y monseñores que no quieren aceptar que los curas pederasta son una realidad al interior de la Iglesia católica colombiana.

De igual forma, pasó con la película ganadora del premio Oscar, el pasado domingo 26 de febrero, cuando se anunció que la mejor cinta en llevarse la estatuilla era  'LA LA LAND’ y acto seguido  se hizo la aclaración por parte del presentador y del actor que la ganadora era 'Luz de Luna'. Al día siguiente esos mismos actores-periodista de la  radio y la televisión colombiana pusieron el grito en el cielo por semejante equivocación.

Los acólitos y pontífices salieron a decir que eso era un desacierto para  el buen  cine. Cómo podían equivocarse con la película favorita en las encuestas y que hubiera perdido de esa manera. Ellos querían por todos los medios que el homenaje a Hollywood se llevara todos los premios y así tributarle un reconocimiento a la meca del capitalismo cinematográfico.

Se pronunciaron desde la noche anterior y se hizo tema de conversación en todos los metederos de Colombia. Era la cinta que los medios habían vendido y ésta había sido derrotada por una que que aborda la vida del protagonista en tres momentos claves de su vida como ciudadano negro en los Estados Unidos.

Dentro de esa paranoia cinematográfica el país volvió a caer y empezó a discutir un tema que es ajeno a los problemas que vivimos en la actualidad y cobró  mayor interés frente a lo que sucedió y está sucediendo  con 'Agro Ingreso Seguro', 'Yidis Política' 'Reficar' 'Odebrecht, 'Falsos Positivos' Cartel de la educación', ‘Banco Agrario’, ‘El cartel de la Hemofilia’, etc.

Lo cierto es que éste es un  verdadero encuentro de poderío y ostentación. Es el gigante marketing de la industria globalizada. Las transnacionales del espectáculo se han creado una nueva forma de hacer propaganda. Un juego que no es perverso sino que responde a sus verdaderos intereses de continuar homogeneizando con su show del espectáculo no solo televisivo sino geopolítico.

_______________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this