Un país cargado de muchas paradojas

11/14/2016 - 14:33

Arminio del Cristo.jpg

Las paradojas del país, hoy contamos con dos premios Nobel, uno en literatura y otro por la paz. El primero lo recibió Gabriel García Márquez, en el año de 1982 por 'Cien Años de Soledad' y el otro por el esfuerzo mancomunado del presidente Santos, de buscar la paz para Colombia.  

La paz,  sigue siendo esquiva en el país; ella ha servido para reelegir presidente, para realizar campañas engañosas en torno al plebiscito y el acuerdo de La Habana; y para que congresistas, alcaldes, concejales, diputados, senadores y representantes la utilizaran para sus fines electorales. Hasta se ha convertido en un negocio y en una propuesta  llamativa en ciertos pedagogos, cuando han denominado, 'Otra escuela para el postconflicto'.  

Un Nobel en Literatura y pensar que somos unos de los países que poco lee. En Colombia no se leen  dos libros por persona; en las pruebas Pisa, ocupamos un deshonroso lugar en el escalafón mundial y que decir de la compresión de lectura en las pruebas Saber Pro. Dura realidad, pero es esa, ¿cómo ocultarla’? 

Un Nobel de Paz, cuando el país no ha aprendido a perdonar, a ser tolerante, aceptar la reconciliación, las diferencias y ser verdaderamente solidarios; todo lo contrario seguimos sembrando el odio, la desesperanza, el engaño, la confusión y haciendo campaña en los medios de información para engañar a una ciudadanía que no está bien informada por estos medios, los cuales pertenecen a esos mismos que apalancaron con sus dineros la campaña publicitaria para desprestigiar el plebiscito y el acuerdo firmado en la Habana y Cartagena. 

Este sábado 12 de noviembre de 2016, se firmó un nuevo acuerdo en la Habana. Solo se espera que el país en forma mancomunada le diga SÍ no en otras elecciones, sino que el pueblo, la sociedad civil, salga a las calles a reclamar la pronta aplicación del acuerdo. Aunque ya empezó a tener reparos por los mismos que  hicieron la campaña negra el pasado 2 de octubre, cuyo protagonista fue 'El Centro Democrático' quien a la fecha cuando escribo esta nota no tiene aún una opinión sobre el nuevo acuerdo.  

Aunque el diario 'El Tiempo', tituló 'La mayoría de partidos, listos para impulsar muevo acuerdo con las Farc', sigo teniendo  dudas sobre esa ala derecha incrustada en los militares, iglesia, terratenientes, industriales, grupos cristianos, periodistas, profesores universitarios que le hacen juego al Donald Trump colombiano. Escuchando las declaraciones de Francisco Santos y de Ervin Hoyos, se pensaría que estamos en las mismas y que no se ha mejorado nada del acuerdo y que las propuestas allegadas por parte de los votantes del NO, no se tuvieron en cuenta. 

Por último quisiera reivindicar ese documento realizado por la comisión de sabios y que se tituló 'Colombia al filo de la oportunidad', donde participaron entre otros, Gabriel García Márquez, Rodolfo Llinas, Manuel Elkin Pararrayo, Marcos Palacios, donde se realizó un breve balance de lo que hemos padecido y seguimos padeciendo; y así como van las cosas pareciera que nuestros niños van a seguir soportando la historia que vivieron sus abuelos y padres. 

García Márquez en su proclama, ´Por un país al alcance de los niños', manifestó: "somos conscientes de nuestros males, pero nos hemos desgastado luchando contra los síntomas mientras las causas se eternizan. Nos han escrito y oficializado una versión complaciente de la historia, hecha más para esconder que para clarificar, en la cual se perpetúan vicios originales, se ganan batallas que nunca se dieron y se sacralizan glorias que nunca merecimos. Pues nos complacemos en el ensueño de que la historia no se parezca a la Colombia que vivimos, sino que Colombia termine por parecerse a su historia escrita. Por lo mismo, nuestra educación conformista y represiva parece concebida para que los niños se adapten por la fuerza a un país que no fue pensado para ellos, en  lugar de poner al país al alcance de ellos para que lo transformen y engrandezcan.... Tenemos un amor casi irracional por la vida, pero nos matamos unos a otros por las ansias de vivir. Al autor de los crímenes más terribles lo pierde una debilidad sentimental. De otro modo: al colombiano sin corazón lo pierde el corazón". 

La paz, está esquiva: pero quiero ser escéptico desde lo filosófico y no caer en lamentaciones sino en las realidades que día tras día nos abrazan y no hace despertar a este pueblo cargado de 'amor irracional'. 

 _______________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this