Un encuentro con la ciencia que no debe perder su ruta y su punto de partida

10/23/2017 - 14:36

Arminio del Cristo.jpg

Acaba de concluir la XV versión de 'Expociencia Expotecnología 2017' y son muchas las lecturas que se hacen sobre este evento. Una de ellas, es la poca asistencia que tuvo esta versión, diferente a lo que acontece con la 'Feria Internacional del Libro' (FILBO). Particularmente creo que no debe comparase con lo que aconteció en Hip hop al Parque: dos eventos completamente diferentes. 

El primero, intentando educar a esta sociedad de la necesidad de apostarle a la ciencia; el otro es  éxtasis, desenfreno, locura colectiva y donde posiblemente habrán jóvenes con mucha formación académica y prestos a investigar y hacer ciencia. La asistencia del segundo evento fue desproporcionada con el primero. Así es este país, más cardíaco que racional.

¿Qué se podría resaltar de este encuentro? el esfuerzo de los colegios públicos privados, y universidades por socializar lo que sus proyectos educativos y lo que el currículo les permite desarrollar e investigar desde la ciencia.

Muchos artefactos y demás apuestas desde lo experimental, lo tecnológico, gastronómico, ambiental y desde la apuesta que hacen  las diferentes ramas de la ingeniería. Bien que mal, asisten todos aquellos que les gusta acercarse a la ciencia, así sea, por curiosidad. Esta es en última instancia  el principio de querer indagar y de volverse escépticos desde el punto de vista filosófico.

Acudieron niños, jóvenes, adolescentes y adultos como expositores. Este ejercicio es válido así se estén cumpliendo 15 años de haberse inaugurado Expociencia Expotecnología. Se esperaba que estos días se convirtieran en una verdadera fiesta de la ciencia, pero en la práctica la fiesta por la investigación, innovación y la tecnología no resulto bulliciosa. Pero lo cierto es que la feria de la ciencia no puede desaparecer ni se puede echar a un rincón del olvido. Algún día esta sociedad entenderá que los países que le apuestan a la educación, ciencia, innovación y a la investigación son países desarrollados y competitivos en este mundo globalizado. Esto no lo entiende este país de politiqueros.

Lo perverso es la mirada obligatoria que hacen ciertas instituciones educativas de enviar a los alumnos con un cuestionario de preguntas para que los expositores las resuelvan y estos llevarlas a los respectivos docentes. Profesores, así no se aproximan a los alumnos a mirar la ciencia y mucho menos al conocimiento científico.

Pasó Expociencia Expotecnología sin la debida información y socialización por los medios de información. Para mí fue una campaña raquítica sin el menor compromiso de esos medios que suelen ser sensacionalistas y amarillistas con muchos sucesos del país. ¿Por qué no son 'objetivos' con la ciencia? No se comprometen con esa realidad que el país reclama de no ser ajenos a todo ese desarrollo que vive el mundo. Quizás porque la ciencia para ellos no es noticia ni genera audiencia.

Fueron muchos los interrogantes que me surgieron en estos días de cubrimiento  con la emisora LAUD90.4FM ESTÉREO, y creo que fue la única emisora universitaria que se hizo presente durante estos cuatro días que duro este certamen. Dura realidad, pero es cierta. Dónde quedaron las demás, incluyendo las comerciales.

De esa experiencia recordé un interrogante que se plantea  Marcelino Cereijido, en su libro ¿Por qué no tenemos ciencia?, y me obligó volver al texto mi mirar unas cuantas preguntas que se hace sobre esa ciencia en américa latina. Entre las consideraciones planteadas, se encuentran las siguientes:

  • En Latinoamérica ya tenemos investigación, el próximo paso: desarrollar la ciencia.
  • Todos vivimos buscando la solución. La más obvia y más a mano es la económica: nuestros países están atrasados- decimos porque en un mundo donde ya no quedan actividades sociales que no dependan directa o indirectamente de la ciencia y la tecnología, no destinamos suficiente dinero para la investigación.
  • Las estadísticas compiladas por entidades tipo UNESCO informan que entre 1961-1983 emigraron de  América Latina a Estados Unidos, Canadá e Inglaterra 700 mil profesionales de alta calificación. De hecho, la mayoría de los países latinoamericanos tienen más investigadores de primer nivel exiliados en el primer mundo que en su propio territorio. Yo le agrego esta pregunta  ¿qué estaba viviendo nuestra región por estas décadas?
  • En Latinoamérica no hay empresarios, sino fabricantes y vendedores.
  • ¿Qué visión del mundo mueve a nuestras sociedades a confiar más en los santos que en sus investigadores?
  • Por suerte la respuesta: es que los países del primer mundo ensamblaron un aparato científico-técnico-productivo- y hoy son los que eligen, deciden, inventan, tienen, dominan, dictan nuestras modas, viven de los intereses del dinero que les debemos, nos invaden con sus propagandas comerciales y nos sojuzgan con sus ejércitos si no les gusta cómo nos comportamos o qué mandatario elegimos.

Nosotros trabajamos usando máquinas que inventaron ellos, viajamos en vehículos que ellos inventaron, nos curamos, entretenemos  y matamos con medicina, televisores, radios, pianos, bancos y armas que desarrollaron ellos y, lo mejor que nos puede pasar es que los podamos incorporar gratis, sin pagarles patente, pues lo común es que nos cobren precios que también fijan ellos, con los fondos que nos prestan y a los intereses que digan...

  • Es claro entonces que lo que deseamos de la ciencia es el poder que otorga y las comodidades que produce. No entendemos que es imposible combinar teocracia con tecnocracia.
  • El producto principal de la ciencia en su propia forma de conocer el mundo, es lo que los científicos y sus sociedades consiguieron hacer con ellos mismos. A parte de este texto, recomiendo otro de sus libros, para entender un poco más que significa hacer ciencia en estos territorios,  y se titula, ´Ciencia sin seso, locura doble, publicado en el año de 1994.

Deseo concluir esta mirada simple de la ciencia con esta pregunta ¿Cuánto invierte el país de su PIB en  la investigación científica y para la generación de ciencia. Esa misma pregunta es para las universidad privadas ¿Cuánto invierten estas para la investigación de lo captado por el derecho de matrículas? y ¿cuántos doctores tienen en investigación para las diferentes facultades? 

_____________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this