Un candidato que le apuesta a la democracia y no debe producir miedo

05/07/2018 - 05:41

Arminio del Cristo.jpg

Petro ¿Esperanza o miedo? Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Así titula la ‘Revista Semana’ en su portada. Esa forma de titular puede causar todavía más pavor y desconcierto en cualquier ciudadano desprevenido y que no conozca la realidad política de este país. Aquí no hay análisis serio, ni en Colombia se hacen debates con argumentos. Aquí prima es el manejo tendencioso, mentiroso y lleno de subterfugios en las redes, Twiter y WhatsApp.

No creo que un candidato que ha tenido equivocaciones y fallas sea el terror de una nación cuando detrás de él existen un centenar de personajes  que han sido más perversos y dañinos que el candidato Petro. Se insiste en titular con esa doble intención para confundir y ganar en río revuelto. ¿Quiénes son los sectores que tienen los pelos de punta o están asustados? Los trabajadores, estudiantes, obreros, amas de casa, campesinos, profesores, conductores, creo que ellos no son los que están en pánico. 

Son otros los que entran en la psicosis colectiva, los que han colinchado con la corrupción, el saqueo, el robo, la compra de votos, los que se feriaron la plata del PAE, los que se oponen a la educación pública y esos mismo que  crearon los carteles de la toga, hemofilia, pensiones y los mismos que se hicieron elegir en el nuevo congreso cargado de corrupción y paramilitarismo.

Este mismo discurso de miedo, desesperanza, terror, mentira fue el que se vendió en el pasado referéndum donde ganó el NO. Con esta estrategia de guerra publicitaria se pretende desvirtuar el éxito que ha tenido el candidato por los diferentes departamentos donde ha estado. Sin alcaldes, senadores, gobernadores, iglesia, capital transnacional o financiero se ha movido por los rincones del territorio, y donde la puesta en escena de los medios de información ha sido parca, indiferente frente a las multitudes que han acompañado al candidato de Ciénega de Oro (Córdoba).

Es cierto, y alguien podría afirmar que el artículo no es tan punzante ni arremete tan duro contra el candidato y que tal vez el título, sí podría tener algo de veneno, cizaña y una que otra intención.

Además, si se lee entre líneas y con mucho detenimiento se encuentran  perlas que son reiterativas: 'su amistad con Hugo Chávez y que podría llevar a Colombia al Castrochavismo'. 'Petro ha construido un discurso muy ingenioso para hacer campaña y muy riesgoso para gobernar. Más que la demagogia tradicional, el tono es de populismo moderno', 'Abra los Ojos', para mostrar los riesgos de sus propuestas y convencer a los bogotanos de votar por Germán Vargas Lleras y detener el peligro que significaría el paso de Petro a la segunda vuelta. Esta es la lectura que hacen los señores David Barguil y el ex ministro David Luna.

Y continúan los apartes que producen miedos a esa elite que la revista señala desde la clase media, empresarios, economistas etc., y por eso se vuelve a reafirmar esa desesperanza cargada pesimismo.

'La posibilidad de que un político de izquierda de corte populista llegue al poder. Por definición, causa pánico en los mercados y en los inversionistas. Petro suscita incertidumbre y el discurso moderado de su campaña no alivia la percepción de que su visión sobre el manejo de la economía es muy radica y puede seguir la senda de Venezuela'.

Afirmación tajante y radical, Gustavo Petro, sería el mago del desastre económico si llegará a ser presidente de la Colombia destartalada.

Todo el reconocimiento que se le hace en ciertos párrafos de las página, donde le reconocen la capacidad de convocar, su discurso que tiene para atraer a los jóvenes a partir del medio ambiente, energías renovables y educación y que es un fenómeno político, lo sepultan con estas afirmaciones temerosas que señaló.

Vuelvo a repetir, si algún joven desprevenido, ciudadano colombiano, ama de casa, pensionado (a), mujer cabeza de familia, coge la revista y lee la portada de la citada revista, alguna duda, sospecha, inquietud tormentosa le produce esa titulación.

Gustavo Petro, es más que esperanza, es una utopía si se quiere. No produce miedo, pero si propone derrotar el miedo al que estamos sumidos todos los colombianos y nos invita a no perder la capacidad de asombro.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this