Un cambio que necesitaba la formación médica en Colombia

04/17/2017 - 08:39

Arminio del Cristo.jpg

¡Aleluya! por la determinación que acaba de tomar la 'Comisión para la Transformación de la Educación Médica'  sobre la carrera de medicina en Colombia. Ya era hora que se tomaran correctivos con esta profesión que en el país se estudia solo por sectores con los suficientes recursos económicos en prestantes instituciones universitarias del país. La oferta de las públicas no da abasto para la cantidad de aspirantes que llegan a presentarse.

Ojalá, no vaya a caer en saco roto esta iniciativa tal como aconteció con las recomendaciones que hizo la 'Misión Ciencia, Educación y Desarrollo’, las cuales quedaron plasmadas en un documento, titulado, 'Colombia: al filo de la oportunidad' y donde Gabriel García Márquez, escribió una proclama muy sugerente, denominada 'Por un País al alcance de los niños', la cual pasó desapercibida por los gobierno neoliberales, incluyendo el de César Gaviria Trujillo.

La Comisión para la Transformación realizó una serie de afirmaciones que me parecen más que pertinente donde indica que el país necesita un "nuevo médico que entienda al ser humano desde una nueva dimensión y que sea capaz de servirle en la salud y en la enfermedad, y esta reflexión implica una reestructuración fundamental del pensamiento curricular en la educación médica". Aquí en este punto deseo señalar que esta reforma debe ser "paradigmática y no programática" tal como lo plantea el maestro Edgar Morin. 

Y la comisión hace la advertencia a que "Existen reportes sobre limitaciones en el desempeño, falta de seguridad frente el manejo de los pacientes, precariedad en los conocimientos sobre los temas relevantes de salud pública y dificultades para la comunicación y el trabajo en equipo". Las preguntas que surgen ¿Cuál es la formación que imparten las Facultades de Medicinas en el país? ¿A qué le apuesta esa malla curricular? ¿Dónde queda la tan cacareada cultura científica? ¿Eran conscientes estos centros de formación profesional de dichas  fisuras o grietas con las que salen sus profesionales?

Y  cito a Jesús Martín Barbero: cuando nos indica que "Se forman gerentes, es decir alguien que sabe hacer cosas, pero no sabe, es un saber instrumental. No es un saber de cuerpo, de barrio, de ciudad, no. Es un saber instrumental así le pongan muchos títulos".

Y es alarmante el dato que arroja el Ministerio de Salud: facultades de medicina en el país 55; médicos generales 71.000; médicos generales egresado/ año 5.000; por cada 1.000 habitantes en Colombia 1,9 y la famosa OCDE recomienda 2,1- 4.0. Insisto en pedir en que la algarabía que se ha formado a través de los medios de información no se quede en esa mirada folclórica del bullicio y  colaboren con esta propuesta para que se haga realidad. 

Es urgente. Y que no se vaya atravesar el papeleo burocrático y los tropiezos administrativos que suelen salir a flote cuando se hablan de estas iniciativas. Esto debió salir hace rato para frenar tanto 'doctorcitos' en Colombia. Además, ser médico en nuestro país es tener estatus social y una serie de privilegios, esto se volvió caldo de cultivo en una élite que ha crecido creyéndose el cuento que el médico 'mata' los demás saberes. Esa iniciativa de que los programas tengan que estar acorde con los requerimientos de la población y con los rasgos epidemiológicos  y de los saberes que manejen los médicos está más que urgida en esta sociedad simuladora.

Otra tarea urgente del Ministerio de Educación es reglamentar y meter en cintura a todas esas misceláneas, garajes, centros, institutos, que ofertan la carrera de medicina. Como también regular tanto postgrados que rayan con los procedimientos y no cuentan con el fundamento de un currículo integrado que dé cuenta de la investigación científica. 

Si este Ministerio no le mete baza a este problema el mal seguirá cundiendo en Colombia por mucho tiempo; estos 14 expertos que participaron en señalar los puntos claves para el revolcón porque no plantearon también una premisa que dijera, que había que cerrar de una vez por todas los garajes de medicina en Colombia.

Los puntos claves sugeridos por la 'Comisión para la Transformación de la Educación Médica' en la formación de un nuevo médico, son las siguientes: 

1- Selección rigurosa de estudiantes con pruebas sobre criterios académicos específicos definidos por el Cgem (El Consejo General de Educación Médica).

2- Primer año de fundamentación. Integración de ciencias básicas biomédicas, clínicas, sociales, y de salud pública.

3- Cuatro años para adquirir competencias científicas, profesionales y comunicativas en áreas del saber médico.

4- El quinto año concentra y refuerza el conocimiento sobre habilidades definidas y al final se otorga el grado de médico, pero sin registro.

5- Sexto año es de internado y en él se completan las habilidades y competencias dentro del programa de ejercicio supervisado.

6- Al finalizar el internado se aplicaría una prueba de Estado para otorgar el certificado pleno que acredita como médico y habilita para ejercer en todo el territorio nacional.

7- El servicio social obligatorio (hoy rural) pasaría a ser voluntario y quienes lo ejerzan después de una selección rigurosa, obtiene beneficios para ingresar a los programas de especialización.

Otro ¡Aleluya! por este intento de poner acorde esta carrera con la realidad del país. Por  buscar una formación con más condición humana y científica y donde el juramento de Hipócrates siga teniendo validez en este ejercicio profesional que se lo atragantó las transnacionales y los mismos médicos que se convirtieron en unos intermediarios  de las famosas EPS.

Como me gustaría que se creara una Comisión para el Revolcón en la formación de abogados y Comunicadores Sociales- Periodistas (Coreaboco), a ver si se termina con la proliferación de Kioscos, Garajes y Edificios con fachadas de Facultad de Comunicación Social; acabar con esas "escuelitas para formar periodistas". Sobre abundancias de abogados y periodistas y allí es tan preocupante la formación como en las facultades de medicina, por no decir peor.

Bienvenidos los cambios que mejoren la investigación científica en Colombia. Bienvenido los cambios paradigmáticos y no los programáticos, bienvenido todo ese movimiento dinamizador para la educación en Colombia. Tenemos que empezar a contar este país: desde una  nueva geografía educativa.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this