Un aporte para entender la relación entre democracia, comunicación y participación

08/01/2016 - 08:07

Arminio del Cristo.jpg

Una democracia se fortalece a partir de la participación ciudadana. Para que esta participación se haga real, es necesario que los diferentes sectores de la comunidad estén enteramente informados y puedan exponer sus puntos de vista e interpelar esa información. Este requisito democrático solo puede ser posible si la comunicación se democratiza en términos pluralistas. 

Y democratizar la comunicación puede entenderse como un discurso demasiado abstracto al interior del discurso académico y en los movimientos sociales y comunitarios. Pero sigue siendo el requisito indispensable que permite la participación y la democratización al interior de la comunidad, que tiende a buscar una participación integral y no vertical. 

Sin lugar a dudas, estas aproximaciones van a facilitar la vinculación de la comunidad y el uso de unos instrumentos de participación democrática para fortalecer el debate público, con mínimas condiciones que van a permitir que surjan nuevas propuestas, nuevos proyectos políticos, culturales, sociales, políticos y ambientales. 

Así, se podrá trabajar y tejer nuevas alianzas y proximidades que empujen hacia adelante cada actividad que tengan que ver con la comunidad. La comunicación se debe entender como el proceso social en el cual tiene que prevalecer el principio de igualdad y participación. Es un requisito imperativo entre los ciudadanos que están inmersos en ese proceso. Se vuelve indispensable cuando los medios se constituyen en vehículos de información de sujetos sociales y culturales. 

De allí se desprende que la responsabilidad social no puede estar al servicio de los intereses del capital financiero ni transnacional, cuyo control involucra toda la órbita informativa y tecnológica.

 Pero hay que hacer la claridad de que durante estas últimas décadas ha existido una completa subordinación del carácter social de la comunicación al poder del capital. 

Este avanza a pasos agigantados para seguir conquistando mercados y violando de manera sistemática la conquista más importante de la humanidad: el derecho a la información y a la libertad de expresión. Por eso continúa siendo necesario e indispensable continuar dialogando y complejizando el discurso sobre la educación para la participación, donde se puedan incluir enfoques, contenidos, metodologías, discursos, esas nuevas formas de comunicación y de competencias comunicativas, tanto en la manera de emitir como en la recepción. 

Y frente a la pretensión del pensamiento único que se nos quiere imponer, debemos buscar las formas de levantarnos, con la consigna de ‘único pensamiento’, para fortalecer la capacidad de pensar, seguir el eje de la crítica y no perder de vista la creatividad en muchas direcciones, con muchas aristas y con relevante diversidad. 

Desde esta perspectiva, también se busca reconocerse en la diferencia, tener empatía, encontrar afinidades y soluciones. Saber pactar acuerdos a partir de los diálogos y saber reconocer que el interlocutor es válido en todos los tiempos. 

Y para concluir esta aproximación a la democracia, participación,  comunicación y  comunidad,  quiero hacer referencia al texto: ‘Un saber apropiado para participar’ de los autores Tusta Aguilar y Carmen G Landa, donde plantean una relación “Entre saber y el ejercicio de la ciudadanía queriendo destacar que el ‘saber’, los ‘saberes’ pueden ser un instrumento para la participación en la construcción de la ciudad pero, también, para imponer la exclusión y ahondar los conflictos. Se concretan distintas instancias y niveles en los que, la sociedad, se construye, utiliza y comunica el saber para la percepción, identificación, expresión y resolución de asuntos públicos”. 

Esa comunidad, esa participación, ese saber y esa comunicación es la que se necesita no solo para explicar el momento que está viviendo el país, sino para lo que se ha de venir cuando se pacten definitivamente los acuerdos y entremos en esa recta final que se ha bautizado como postconflicto; y sí que vamos a necesita de esa comunicación y de esos saberes para explicar lo que no se ha resuelto en el país hasta el día de hoy. 

 _______________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this