A propósito de la reforma a la Ley 30 de 1992 (Parte V)

07/22/2012 - 15:22

Profesor_José_David_Lamk_UD.JPG

Con esta quinta y última entrega, agoto el tema de lo que es el pensamiento acerca de la financiación de la Educación superior en Colombia, como una de las estrategias de Estado para superar la inequidad.

PARTE V

COOPERACIÓN UNIVERSIDAD – EMPRESA

Si bien es cierto que existe la figura de los Comités Universidad – Empresa – Estado, no es menos cierto que estos han sido monopolizados por las universidades y las empresas privadas,con muy poca o nula participación de la universidad pública y de las entidades regionales del Estado.

Ajena a cualquier ideología, la participación de la empresa privada en el desarrollo de proyectos de investigación ha sido fundamental en los avances logrados en casi todos los países del mundo y ha contribuido al avance de la ciencia y de la tecnología.

En la negociación con el Estado sobre el nuevo modelo de Educación Pública, existen varios elementos que son definitivos para consolidar la alianza con el sector público de la educación superior, estos son:

  1. Los estímulos tributarios a las donaciones que se otorguen a las universidades públicas, hasta por el 100% de dichos aportes.
  2. La regulación de los derechos de propiedad intelectual, participación en las utilidades como efecto del empresarismo que se origine de la explotación comercial de los resultados de las investigaciones y la reinversión de utilidades, con incentivos tributarios, en nuevos proyectos de la alianza, la cual debe ser de carácter permanente y no transitoria.
  3. Estímulos a la apropiación social de los resultados de las investigaciones, fruto de las alianzas.
  4. Mecanismo de Fomento a la creación de empresas Spin off, con la participación de investigadores, instituciones y empresas privadas, como fuente adicional de financiación de los proyectos de investigación de las universidades públicas.

SPIN OFF, El Negocio del Conocimiento

El término Spin Off nació en Estados Unidos a finales de los años 70, tomando como ejemplo la generación de empresas independientes que surgieron como nueva actividad de otras ya existentes, o de los laboratorios universitarios de ese país. En los años 80, el concepto pasó a Europa, y en la última década llegó a los países de América Latina.

El éxito del modelo se basa en la comunicación entre investigadores, empresarios, industria e inversionistas, y en dejar claras las reglas de operación desde un comienzo. Esto incluye la propiedad intelectual, los porcentajes de participación de cada una de las personas que hace parte del proyecto y la repartición de las utilidades una vez se alcance el éxito comercial. En el caso de los spin off universitarios, se tiene una gran ventaja y es que ayudan a transferir el conocimiento y la investigación científica al mundo empresarial, buscando su aplicación directa en los procesos productivos e incluso su comercialización.

La alianza universidad – empresa – estado, dejaría de ser un enunciado o simple intención, para convertirse en un potencial de transferencia de conocimiento, de y hacia la UD.

El mejor ejemplo para entender hasta qué punto los Spin Off pueden ayudar al desarrollo de las naciones se encuentra en Estados Unidos y más concretamente en Silicon Valley, el mayor centro mundial de industrias tecnológicas y cuna de algunos de los hallazgos más importantes en el campo de la informática. Este centro surgió gracias a la acción de las universidades de Stanford y Berkley que apoyaron la investigación aplicada, abrieron espacio para motivar a los estudiantes a crear allí sus empresas y dieron todo el impulso para dar origen a las denominadas Olas de Innovación en el Silicon Valley, que permitieron el surgimiento de nuevas empresas con desarrollos de alto impacto para el mundo.

También hay casos donde el trabajo de la universidad se refuerza con alianzas empresariales, obteniendo también resultados positivos. Es el caso de la alianza entre la Universidad de Oulu en Finlandia y Nokia, que con el apoyo gubernamental se ha convertido en uno de los centros de excelencia más creativos del mundo.

Las estadísticas internacionales que existen sobre el tema, indican que la media de creación de Spin Off en las universidades de Estados Unidos es de 2,9 empresas  por universidad; la de España de 2,4 y la Europea de 1,6.

En América Latina no se tienen mayores cifras, aunque se conocen experiencias decididas en Brasil, las cuales están siendo analizadas por las universidades colombianas. Según Universia, existen en el país carioca cerca de 750 Spin Off, con más de 23.000 universitarios vinculados.

En Bogotá, el Parquesoft Bogotá, que tiene algo así como 30 empresas incubadas, es también un modelo a seguir.

Por último, es un ejemplo a seguir las alianzas de algunas empresas colombianas, con las universidades del Valle y Antioquia.

En el caso de la UD la alianza más posible es la que se podría hacer con la Empresa de Teléfonos de Bogotá, teniendo en cuenta la gran fortaleza de la Universidad en el campo de la tecnología de las telecomunicaciones.

_______________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this