Gracias Faryd

08/12/2019 - 10:58

ANDRES VALLEJO RAMIREZ.JPG

Oro, el equipo de fútbol femenino ganó oro en los Juegos Panamericanos.

Viernes en la noche, no me preocupa no tener plan. La verdad es que lo tengo, no hacer nada, me quité los zapatos tenía las chancletas a la mano o mejor a los pies. Veo la parrilla de programación y me encuentro con una maravilla de película chilena en Señal Colombia ‘El Club’ la pongo con la emoción correspondiente y veo que faltan poco minutos para que se termine el partido de fútbol Colombia – Argentina.

Sufro viendo el juego un poco más en la instancia de los penales, ninguna falla en los cinco reglamentarios, luego el uno a uno hasta que una argentina desperdicia el penal, medalla de oro para las colombianas.

Llega la reflexión en medio de la victoria, no siempre es así, casi siempre es en medio de la derrota. En el fútbol aprendimos a perder, nos acostumbramos y entendemos que no tenemos como ser más que Argentina o Brasil. Pero ellas no saben de eso, ellas ganan. Entonces, ¿qué pasa con esa mirada varonil consentidora con nuestras selecciones masculinas?

Les confieso que no sé, porque en mi estrechez mental no creí que esta selección femenina ganará el oro, ni siquiera en medios de los penales. Ellas, las campeones no me callaron la boca, no, me enseñaron que Colombia en el fútbol sí puede ganar.

Soy machista, lo digo con vergüenza con consciencia de mejorar. Al fútbol femenino lo he visto con una mirada condescendiente, sin embargo, tras ver la final femenina del mundial y sobre todo por la lucha de las jugadoras de fútbol colombiano mi mirada es distinta, cada día crece más mi admiración ante un gremio que sin una liga profesional brilló en mundiales, ganó una Copa Libertadores y ahora un oro en los Panamericanos.

No todo es amor, siento un total desagrado contra ciertas personas que se han subido al bus de la victoria o han sido enemigos del fútbol femenino. Comienzo con Faryd Mondragón, un señor arquero de fútbol, una gloria del balón pie que hoy atenta contra su memoria gracias  a su mirada servil. Su reciente perla fue asegurar que el triunfo fue gracias a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

 

 

Es un buen momento para recordar al exsenador Gabriel Camargo dueño del Deportes Tolima quien nunca se disculpó por hablar con desprecio del fútbol femenino “Es un caldo de cultivo de lesbianismo tremendo”.

Álvaro González, otro de los poderosos del fútbol en Colombia, tampoco lo hizo sobre las denuncias de acoso sexual que sufrieron alguna de las deportistas. Así el portal Pulzo cubrió la noticia  “Directivo dice que denuncias de acoso sexual en fútbol femenino son “afán de protagonismo” Álvaro González Alzate, vocero del balompié femenino en la Federación Colombiana de Fútbol, desconfía de varios de los testimonios conocidos recientemente.

Y aquí el mismo personaje acusado de vetar a una futbolista por hacer un reclamo.

De nuevo gracias a las mujeres que ante tanta adversidad se cuelgan el oro.

___________________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this