Nuestra Música popular está presente en todos los diciembres

12/01/2014 - 17:10

Arminio del Cristo.jpg

Los principales ritmos de la región Caribe fueron ejecutados por la orquesta del maestro de la Puerta de Oro de Colombia, Ángel Camacho y Cano, grabados en el país del norte. Se recuerda la ‘pringamosa’, como un suceso musical, cantado por Pilar Arcos y el cubano Miguel de Grandy, este tema llevaba la firma de Cipriano Guerrero, y en uno de sus apartes la letra dice lo siguiente: 

“Es la pringamosa la planta más rara 
Que dá rasquiñita y también dolor”. 

La totalidad de la música del Caribe colombiano de aquellos días, y aun la grabada hoy en día, se ha ido perdiendo en la radio colombiana, con la complicidad de ciertos directores de las emisoras en FM. Esta música para ellos no representa nada, y porque estos mismos programadores desconocen ese pasado histórico, musical y cultural del país. 

Pianeta Pitalua, uno de los mejores y más populares compositores de aquellos años, ni el maestro Camacho y Cano, ni Cipriano Guerrero, aguantaron el arranque musical que empezaron a liderar Pacho Galán y Lucho Bermúdez. Sin lugar a duda era el traspaso del Porro y el Merecumbé a la gran ciudad. 

En los años cuarenta aparecen artistas como Mirtha Silva y Carmen Perneth, quienes incluyeron en su repertorio el tema de mayor consagración, y que poco recordamos, cuyo compositor es el maestro Eduardo Lemaitre. 

“Sebastián rómpete el cuero 
Si pretendes la muchacha, 
Que una casa no se arregla 
Con tripas de cucaracha” 

El primer tema guapachoso y popular vino grabado desde ciudad de México, cantado por una pareja, la cual se denominaba Pepe y Chabela. Este tema se llama ’24 de Diciembre’, y su creador fue el Mono González, un antioqueño que cantó en la Voz de Antioquia y se hacía acompañar por un trío. Quien vino a rescatar esta composición del anonimato y la puso en tiempo de porro, fue Lucho Bermúdez, cantándola  Matilde Díaz. 

También debemos recordar que por aquellos años se bailaba con las notas de las Orquestas del Caribe y A Número 1, no existía tanta tecnología, como tampoco la cantidad de agrupaciones que existen hoy en día, la mayoría de ellas reciclando y clonando los éxitos del pasado. Muchos músicos y artistas  sin creatividad, algo tan necesario, y el requisito fundamental para demostrar el talento y la originalidad. 

Pero tuvo que pasar mucha agua bajo el puente para que los músicos de esa generación, conquistaran el interior del país. Por esos mismos años cuarenta en Bogotá, Emilio Sierra es el conductor y líder del nuevo ritmo, al imponer ‘Vivan los Novios’, todo un éxito en la fría Bogotá. 

Tanto la  Orquesta del Caribe y A Número 1, como la Estudiantina Alma Colombiana, dirigida por el bogotano Antonio Silva Gómez, se peleaban la representación, y se disputaban el mercado; con lo que sin temor a equivocarnos es el inicio de la manifestación urbana de la música colombiana. 

El trabajo artístico desarrollado por Bermúdez, va a tener un reconocimiento en tierras argentinas, allá también llegaron otros compatriotas a triunfar. Entre ellos se encuentra Gustavo Fortich (se dice que habría grabado los primeros vallenatos), el chocoano Roberto Valencia, el paisa Jorge Monsalve y Bob Toledo. En verdad aquellos diciembres se llenaron de vida y regocijo: ‘Me duele aquí’, ‘Borrachera’, ‘Noche Buena’, y los inolvidables Farrel, Clavel y Álvarez, para finiquitar con ‘Caprichito’, tema que lanzara al estrellato definitivo a Matilde Díaz; esta versión goza hoy en día de un impecable interpretación, realizada por Juan Carlos Coronel. 

El gran luís Carlos Meyer, conquistó a México con nuestros aires tropicales, y nada menos, que con el ‘Gallo Tuerto’, un porro que firma Milciades Garavito, y que lo vocalizó José Barros, pero posteriormente se le atribuye la citada composición al maestro Barros. Tony Camargo es quien le da vida al ‘Año Viejo’, éste ha convivido por toda una eternidad en lamente del pueblo colombiano. Es el aire musical que se escucha al finalizar cada año y su autor es nada menos que el gran Cresencio Salcedo. 

“Yo no olvido el año viejo 
Porque me ha dejado cosas muy buenas 
Me dejó una chiva, una burra negra”. 

________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this