Matar al 'Matador' de las caricaturas y de las ideas no es posible

04/09/2018 - 03:47

Arminio del Cristo.jpg

Colombia es un país que tiene en su haber más de 150 periodistas asesinados por cumplir con la tarea de escribir, publicar e informar. De allí que los comunicadores sociales se hayan convertido en objetivos militares  para politiqueros, paramilitares, mafias y los diferentes carteles. Sumado a todo esto la falta de sanción para los verdugos sigue siendo un tema de interés nacional donde lo que ha primado ha sido la impunidad.

Lo que acaba de pasar con 'Matador' debe poner a reflexionar a este país. Y vuelvo a reclamar por la poca atención que le prestan los medios de información a los crímenes cometidos contra los dirigentes de los movimientos sociales en este país. Las amenazas contra 'matador' realizadas por un  abogado de las huestes uribistas, es más que sabido, que estos simpatizantes de los paramilitares y de sus viejos jefes, es una añoranza encarnada en las motosierras, desplazamientos, masacres y chuzadas.

No voy a repetir la frase del 'señor abogado' porque pecaría con mis principios.  No puedo volver a decir esa frase que aterra y da miedo escucharla. Reivindicar a Castaño es estar pidiendo a gritos el extermino y el arrasamiento total. Pero ese odio e intimidación contra el caricaturista y el miedo que quisieron meterle no lo van a lograr, porque muchas voces salieron al quite con esta forma de amedrentamiento individual y colectivo. Hasta el comandante mayor del partido salió a decir vía Twiter que su ‘Centro Democrático’ odia la amenaza y la violencia y quienes las utilizan no representan a nuestro partido".

Eso debió hacer el señor Uribe, recriminarse, autocriticarse, no señalar, como tampoco arremeter en forma alevosa y tendenciosa contra Daniel Coronel, Claudia Morales, Hollman Morris, Yolanda Ruiz, Daniel Samper Ospina. O al menos pedir disculpas en el presente y con una que tiene pendiente por el crimen del alcalde del 'El Roble' (Sucre) Eduardo León Díaz Delgado. ¿Por qué el mismo no se rechaza las agresiones verbales?

Y haciendo referencia al miedo quiero citar un aparte del prólogo del libro 'Contra el Odio' de la filósofa, Carolín Emcke, "A veces me pregunto si debiera envidiarlos. A veces me pregunto cómo son capaces de algo así: de sentir ese odio. Cómo pueden estar tan seguros. Porque quienes odian deben sentir eso: seguridad. De lo contrario, no hablarían así, no harían tanto daño, no matarían de esa manera. De lo contrario no, no podrían humillar, despreciar ni a tacar a otros de ese modo. Tiene que estar seguros. No albergar la más mínima duda. Si se duda del odio, no es posible odiar..."

Y entorno al miedo, Corey Robin, en su texto 'El miedo. Historia de una idea Política', expresa que "se supone también que el miedo político provoca un despertar espiritual más generalizado. Sin el peligro y el consiguiente miedo, no solo carecemos de una convicción apasionada de los valores políticos: nos quedamos sin convicciones, nos sentimos como muertos. Sólo frente al miedo despertamos a la acción y creemos que hay algo en el mundo que justifica nuestros esfuerzos por permanecer a él".

He querido recurrir a estas dos categorizaciones discursivas para indicar qué significan en esta sociedad polarizada enfrentada todavía por colores y movimientos partidistas donde lo que prima no es el argumento ni el conocimiento sino la señalización, el macartismo, la exclusión y la agresión  a través del lenguaje.

Más que indignante, fue una amenaza repugnante producto de la intolerancia y el odio. Atacar al caricaturista y la caricatura es un atentado contra la libertad de prensa. Esta se puede concebir como una columna de opinión y es fundamental en el ejercicio periodístico.  Tiene como recurso el humor,  la sátira, lo político, lo social; de igual forma, juega, exagera, desfigura el rostro de los personajes, allí radica la gracia y lo punzante de este ejercicio periodístico.

Matador: vuelva pronto con sus caricaturas punzantes. Este país carece de crítica y la escuela no forma desde la crítica sino educa a  sujetos que dan más respuestas y  no formulan preguntas. No queremos más Castaños, Mancusos, Jorge 40, Comandante 30, mucho menos 12 apóstoles; tampoco fincas ni haciendas donde se entrenen paracos con la anuencia de coroneles, capitanes de la Policía y el Ejército. Basta de amenazas y agresiones.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this