Los medios de información y la verdad

12/14/2015 - 05:31

Arminio del Cristo.jpg
La información debe ser libre para que sea democrática. Todos los ciudadanos tienen derechos a la verdad, hasta donde cada cual sea capaz de visualizarla y comunicarla por errada y dolorosa que sea.
 

Lo máximo que se le debe a la sociedad es aproximarse por todos los medios posible a la verdad. No la verdad de alguien en particular, valga la aclaración, sino la amplia y multiforme verdad que es un resultado dialéctico de la confrontación, a la cual nos acercamos solo desde  muchos ángulos. El periodismo está llamado, en la sociedad democrática, a cumplir una función crítica y fiscalizadora del partido que gobierna y también llamado a cumplir su función de mediador social como lo señala Jesús Martín Barbero.

Además de contar la verdad, el periodista genuino, porta un criterio y guarda una distancia frente a los actos que afectan a la comunidad. Criterio y distancia que son el componente de la crítica. Limitarse a llevar y traer medias verdades es constreñir el sublime oficio a la condición de mandaderos y estafetas. Ello no basta. Los hilos históricos del periodismo han sido siempre más que eso.

Es indispensable que se tome conciencia del derecho a la opinión libre y a la posibilidad de hacer oír la propia voz; estar siempre en defensa de lo público y en igualdad frente a la verdad. El poder de la información, de la propaganda y de la comunicación masiva en el estado moderno, crece cada día.

La modernidad se caracteriza justamente por el deterioro de los viejos vínculos comunitarios y en un individualismo generalizado; por la liquidación de las relaciones personalizadas y el predominio de lo impersonal. Como los hombres de hoy se hayan aislados, individualizados y la sociedad se atomiza, es la comunicación electrónica la que produce el sustituto de la reunión familiar y comunitaria, en una estandarizada y masificada relación interhumana. Así, a medida que el desarrollo se va estableciendo, la información masiva y la propaganda aseguran su preeminencia.

De allí que la verdad, la opinión y el análisis de los periodistas en Colombia sobre la corrupción, la impunidad, la violencia, la debilidad del estado, la crisis institucional, la concentración del poder, la concentración de la riqueza, la baja calidad de la educación:  tienen que ser asumidos y analizados  con transparencia y ética. Lo preocupante es la forma como ciertos directores y periodistas de la radio, la prensa y la televisión se convierten en escuderos del gobierno.  

Me tiene preocupado la lentitud del gobierno Santos frente al caso del general Palomino. ¿Por qué el gobierno no se pronuncia sobre estos hechos? ¿Por qué no dicen nada sobre las chuzadas y los seguimientos a periodistas? ¿Por qué se ocultan los escándalos en la Policía? ¿Cuál ha sido el papel de los medios de información en Colombia para poner contexto los actos de corrupción de la Policía, el Ejército y de los funcionarios que hacen parte de este gobierno neo-liberal?

____________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora. 

Share this