Lo primero: estudiar la reforma

03/07/2018 - 05:16

Profesor.jpg

Nuestras distintas maneras de sentir a Glenda provocaban duros enfrentamientos que sólo se aplacaban después de largos análisis y en algunos casos por imposición de una mayoría. Julio Cortázar (1980).

A Juan Candela nuca se le pudo contradecir, porque cerraba los cuentos con una mirada de imposición… Onelio José Cardoso (1958).

Cuatro documentos, sin mucha importancia, sobre la mecánica de la reforma universitaria, han causado polémicas, ellos son: El primero, escrito y firmado por la Asamblea Constituyente Universitaria (ACU) el febrero 16 de 2018; el segundo, y a manera de respuesta a los Constituyentes, el 21 de febrero y firmado por Sistema Integrado de Comunicación, cuya fuente de información es la Rectoría; el tercero, también del 21 de febrero, y denominado Asamblea de Docentes Facultad ASAB; y, el cuarto, y por segunda vez, en una actitud inusual y contestataria, el Rector con su puño y letra responde con los mismos argumentos de la primera comunicación, ahora amparados en disquisiciones teóricas acerca de la autonomía universitaria.

Puedo decir, en términos generales, que comparto la idea de los profesores de la ASAB, en: “Concretar una reforma estructural a los Estatutos y a los modos de operar de la Universidad…”. Reforma democrática e ilustrada que actualice epistemológicamente los programas de estudio en consonancia con los retos de una sociedad moderna; y, en la coyuntura actual de Colombia, la reforma universitaria debe hacer parte de nuestro ideario en la búsqueda de una paz estable y duradera.

Maestros de la ASAB, excúsenme por la siguiente analogía; recuerdo un cuento de Cortázar, muy bello, que se llama Queremos tanto a Glenda -me apoyo en las artes, no solamente por respeto al saber enseñado artístico, sino, porque las artes no niegan la realidad pero tampoco son una cámara fotográfica de la misma-; en fin, las artes por lo general buscan el sustrato de esa realidad. En consecuencia, a Glenda como a la Universidad todos la queremos-como afirma Cortázar- por encima de las discrepancias éticas; en el entendimiento que el perfeccionamiento de la Universidad nos perfecciona a nosotros como docentes; sin embargo, no todos –como en el cuento- los que queremos a la universidad lo hacemos de la misma manera. No obstante, es necesario ponernos de acuerdo en rescatar a la universidad de la captura que hacen de ella algunos grupos que dicen quererla, pero para sus intereses personales.

El proceso de reforma-al cual apoyo-, colegas de la ASAB, tiene tanto de largo como de ancho; ustedes, no tienen razón cuando señalan a “la Asamblea Constituyente como un proceso legítimo y democrático” Están confundiendo legal con legítimo; legal sí, hay muchos actos administrativos que la acreditan. En efecto, la ACU no carece de legalidad, son múltiples los actos administrativos: del Consejo Superior Universitario, Consejo Académico, la Rectoría, que la tienen en cuenta; además, cada vez que un Rector quiere demostrarle al Ministerio de Educación Nacional (MEN) que en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (UDFJ de C) hay un diálogo fluido con la comunidad… hace una nueva convocatoria a los constituyentes. El verdadero problema de la ACU es su legitimidad: nadie le para bolas más allá de sus propios convocantes.

La democracia interna también estuvo en cuestión en la ACU. No hubo un proceso democrático claro en la escogencia de sus delegados, en ninguna de sus fases: Sensibilización, Consolidación. Fuimos incapaces de superar el proceso democrático de la Asamblea Consultiva Universitaria (2009), pues ésta eligió a la mayoría de sus miembros por voto universal y secreto. La Constituyente escogió a sus delegados desordenadamente: unos por organismos gremiales, otros por reuniones de activistas, otros señalados a dedos por los decanos, otros por organismos permanentes inexistentes como la Asamblea Consultiva Universitaria (2009), y un grupo muy pequeño elegido por las bases profesorales. Si al inicio del proceso (Sensibilización) no fue claro, la etapa de Consolidación fue peor. El quórum decisorio se tasó en un 20%, es decir, de 222 delegados llegados a la Consolidación podían decidir el 20 %. A la Asamblea de Constituyentes, en su etapa de Consolidación, asistieron regularmente un máximo de 59 y un mínimo de 46 delegados. De allí salió la idea de transformarse en Constituyentes.

No obstante los problemas que señalo: legitimidad y democracia, no anulan la importancia de tener un documento guía para el estudio. Así, comparto la iniciativa de: “tomar el proyecto de Estatuto General y el proceso de reforma como objeto de estudio”, Pues, las narrativas particulares o como dicen algunos matriculados en la filosofía hermenéutica (Gadamer, Vattimo, Adela Cortina), no son más que interpretaciones Y a propósito de los relatos particulares, permítanme otra referencia a la literatura en esta oportunidad un autor cubano, Onelio José Cardoso, quien escribió un cuento nombrado El cuentero; Juan Candela, el protagonista principal, todo los días por la noche, en la zafra animaba las reuniones contando anécdotas; una noche Juan narró una pelea que él tuvo con una culebra; en medio de la narrativa Juan refirió el tamaño de la culebra, y se armaron las dudas acerca de los relatos de Juan; los escuchas comentaron: y algunos decían que tenía treinta metros, otros que seis metros; Juan sacó el machete y dijo: ¡ El que me le quite un medio metro más, lo mato !. Bueno, ojalá ustedes, queridos colegas, no se enfaden, como El cuentero Juan Candela, por contradecir su relato.

Entonces ¿qué hacer? la respuesta es sencilla: escuchar y debatir los diferentes relatos sobre el proceso de reforma y trabajar en los espacios académicos, sin extremismos, ni radicalismos, por una verdadera reforma democrática e ilustrada del Estatuto Orgánico de la UDFJ de C. Pienso, que la rectoría en vez de enfrascarse en una defensa a ultranza de la función del Consejo Superior Universitario -que sólo ponen en duda los extremistas- debe promover un diálogo fluido con los estudiantes, maestros, directivos y trabajadores.

Para finalizar, así como los admiradores de Glenda querían la perfección de ella, todos estamos por la perfección de la UDFJ de C. En ese sentido, me parece importante rescatar una metodología de estudio propuesta por el profesor Tomás Sánchez Amaya, la cual él denominó Analítica comparativa de Estatuto Generales. IES Públicas en Colombia y América Latina. Notas para el Debate Académico. En consecuencia, con un grupo de estudiantes de la Facultad Tecnológica hemos creado la Escuela de Universitología.

Por: Rosendo López González

Docente Facultad Tecnológica

rlopezg@udistrital.edu.co.

___________________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this