Las corralejas en Córdoba: Un punto de encuentro

09/14/2014 - 20:46

Arminio del Cristo.jpg

Siempre que se hable de esta temática no se podrá descartar una razón seria para abordarla desde una perspectiva cultural y así poder analizar ese mundo en donde se realizan este tipo de festejos.

Se han señalado estas festividades como algo bárbaro y fuera de todo contexto; pero estos mismos críticos nunca se  han detenido a auscultar su pasado histórico-cultural. ¿Por qué no mirar las corralejas desde lo lúdico, desde la cotidianidad, como un encuentro de goce sin satanizarla?

En Colombia existen festividades las cuales son quizás más violentas que estos escenarios; esta no deja tanta atrocidad, ni tanto crimen como el que padecen ciertas zonas del país. Es una realidad, que a pesar de venderse una imagen sangrienta, la resultante demuestra todo lo contrario, el número de muertos es inferior a las estadísticas que arrojan  las principales ciudades de Colombia.

El mismo ritual de las principales ferias taurinas, de por sí, es una convocatoria violenta y sangrienta, en eI cual la vida del toro se perdona cuando hay raza y casta (el mal llamado indulto). Si no debe sufrir de una a seis estocadas cuando el matador no es diestro en la técnica de matar y la escena final es el descabello.

El animal muere después del tortuoso camino que recorre, sale con el garfio de la divisa de la ganadería, luego la pica, en la cual debe resistir la puntería o la falta de tino de un  personaje que le llaman el picador, quien pone sobre el morro del toro una puya espeluznante.

Posteriormente se pasa a los que los taurinos consideran el segundo tercio: Las monstruosas banderillas. Todo este escenario sangriento es para mermarle fuerzas al animal y doblegarlo en un mar de sangre.

Visto así, las corridas de toros en las grandes ferias son tan sangrientas y bárbaras como  las corralejas que se realizan en ciertos municipios de Córdoba, Sucre, Bolívar y el Magdalena.

Un punto de encuentro, un espectáculo de multitudes, donde la euforia se vuelca, donde todas las angustias reprimidas salen a flote. Aquí la psicología tendría un campo de análisis, la sociología, la antropología, tal como acontece con el fútbol como espectáculo masivo. Allí se condensa un mundo donde lo social y la crisis, parece que no tuviera espacio para el pensar, pero es todo lo contrario, son puntos de confluencia que pueden alterar el orden establecido.

Estos espacios como tal han tenido un recorrido que no puede ser desconocido por la academia como tampoco por aquellas personas interesadas en ahondar en esta temática. Son recuentos, anécdotas, crónicas, reportajes de la vida, personajes, hechos y la vida misma de todos aquellos que participan durante 4 ó 5 días del “desorden”, el jolgorio y el bullicio.

Estas corralejas son  verdaderos puntos de encuentros, donde confluyen sectores sociales de distintos rangos, allí momentáneamente se comparte una solidaridad y se intercambian  vivencias y entusiasmo por parte del hombre de Córdoba, como ser caribeño, anotando que dentro de ese ser también se esconde un mundo de turbulencias y penas.

Un colectivo de trabajadores de toda índole que recorren el departamento por toda su geografía, llevando sobre sí, frustraciones, desconciertos, fracasos y toda una vida llena de experiencias. ¿Qué mundo encierra un mantero?,  ¿de dónde vienen? , ¿para dónde van y hasta dónde llegan? Una fritanguera, un vendedor de agua, de naranjas, chilenas, panochas, guarapos, un conjunto de Gaitas, pito atravesado, acordeoneros, etc.

Una economía informal, en la cual se entremezcla lo lícito con lo ilícito; unos ciudadanos que no tienen reconocimiento, un sector de nuestra población que son protagonistas por las masacres, inundaciones, por los desplazamientos y por los engaños constantes de políticos y del gobierno central. Hay que anotar que estas festividades fueron tomadas por los paramilitares y sus testaferros.

Lo cierto es que estas  fiestas en Corraleja han cambiado en un 90% y distan mucho de aquellas que se realizaban por la década de los años 40 y 70, cuando todavía el negocio mercantilista no las había tocado. Hoy son todo un mundo de oferta y demanda, se negocia desde el terreno, hasta  cada tarde de toros, representada en millones de pesos, pasando por la contratación de los manteros y la subida a los palcos que varía de acuerdo a la tarde de toro que se presenta para la lidia. La corraleja de origen feudalista dejó de serla para convertirse en algo novedoso, en la cual existen intereses financieros, politiqueros, religiosos, comerciales y  los alcaldes municipales le sacan el mejor provecho.

Ante todo esto, se necesita poner en escena a los protagonistas y buscar una respuesta conjunta para poder explicar cada uno de los interrogantes que hoy día se hacen los estamentos sociales de la región y del país sobre estas fiestas. El solo hecho de pensar que ciudades como Sincelejo reiniciaron las festividades de corralejas después del sonado caso del 20 de Enero de 1980, me pregunto ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Qué intereses existieron para reiniciarlas en un departamento que sigue sumado en el atraso?

De igual forma existen unos intereses politiqueros que no han permitido la realización de este festejo como sucedió este año en la ciudad de Sincelejo. De igual forma, se prohibieron en el municipio de Cereté, más por convicción religiosa que por principios jurídicos o por una clara convicción de carácter racional. Hasta el punto que las corralejas dan votos, si el alcalde que aspire a una alcaldía en esa región, promete hace la corraleja, es el claro triunfador.

También senadores y representantes se pavonean por estos corrales de madera, para hacer ostentación de su poder y de su cargo. Aplauden la  cornada que el toro del terrateniente, del narcotraficante o del lavador de dineros ilícitos le propina a un ser que entra a ese sitio de la muerte. Estos mismos mecenas son los que también hacen el aporte para la campaña política de ese “ilustre” representante de la susodicha democracia colombiana.

________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.    

Share this

Crítica constructiva... Comentario de 'Anónimo'

Aprovecho para decir por este medio que me parece el colmo tener que escuchar en el programa cultural y varias veces a un periodista que no tiene ni idea de como pronunciar cosas básicas en inglés, el tal "profe" ese que no sé de qué será profesor hace constantemente un atropeyo al inglés, es impresionante, parece que lo hiciera a propósito, ¿no les da verguenza? y la tal Gina no se queda atrás, mejor omitan el inglés y asi les va mejor. Espero esto sea una crítica constructiva, ya que ustedes son periodistas y trabajan en nada más y nada menos que en la radio! Soy estudiante de lenguas de la Universidad Distrital. Me pueden escribir a tatianacortezcha@hotmail.com y con gusto contestaré sus mensajes.

Buenas tardes Comentario de 'laud'

Gracias por su comentario, lo tendresmos en cuenta. 

Corralejas Comentario de 'Anónimo'

El colmo que inviten a un bellaco vago alcoholico corroncho de esos a ponerle tinte cultural a una bazofia de tradicion que no es más que el recuerdo de que una vez allá reinaron los amos españoles y que los negros y demás mezclados inferiores aprendieron esta cobarde tradición han sido tan inferiores en su mentalidad que no han sido capaces de superar esta vil herencia de su señor chapetón. Además de ser un frenesí cobarde que promueve el maltrato animal. Eso no es originario, no es cultura, no es de la AbyaYala.