La literatura y el periodismo sí narran los detalles de la Navidad

12/10/2018 - 10:25

Arminio del Cristo.jpg

El mes de diciembre es el más esperado, el que dura menos y no demora nada, porque los días se hacen más cortos. Parece que  transcurrieran  con una rapidez inusitada; si no sales temprano a realizar las vueltas el tiempo no  alcanzas y todo se esfuma como por arte de magia.

Diciembre: se dice que es el mes de los niños y donde se pasan momentos agradables en familia. Por estos días el mercado impone las condiciones, porque  todo gira alrededor del movimiento mercantilista. Hoy se compra caro así se hable de promociones que van del 10, 20, 30, 40 y 50%.

El dinero no alcanza y solo se logra comprar pequeños detalles que se deben tener porque la tradición nos ha enseñado de manera equivocada que si no extremamos ropa no se disfruta el mes de diciembre y si no comemos platos exquisitos no vivimos de manera acertada la llegada del Niño Dios ni la despedida del año viejo.

Pero hay otros momentos que recrean el mes de diciembre como son la literatura, poesía, música, tradición oral, leyendas y porque no, los mitos y leyendas que rodean al mes de la alegría y la felicidad. Por eso he escogido a unos cuantos escritores para ambientar esta nota, a partir de sus escritos, ellos son Gabriel García Márquez, Álvaro Cepeda Samudio, Charles Dickens, Hans Christian Andersen,  Óscar Wilde y Truman Capote. 

En el Libro 'Nota de Prensa', aparece un artículo de García Márquez, titulado,  'Estas Navidades siniestras'  "Ya nadie se acuerda de Dios en Navidad. Hay tantos estruendos de cornetas y fuegos de artificio, tantas guirnaldas de focos de colores, tantos pavos inocentes degollados y tantas angustias de dinero para quedar bien por encima de nuestros recursos reales que uno se pregunta si a alguien le queda un instante para darse cuenta de que semejante despelote…”

Álvaro Cepeda Samudio, publica en el 'Universal de Caracas' en el año de 1953, una nota que tituló, 'Otra vez diciembre' "Digo que diciembre pertenece a los niños porque ellos son los únicos que no le usan para hacer literatura, Ellos lo usan para romper juguetes y para hacer un poco más vivos y verdaderos los colores que no pueden ver los poetas. Porque los poetas usan lentes que sólo les permiten ver un color en diciembre: el azul…”

En 'Tres cuentos' de Truman Capote  “Y es él mismo, el pequeño Truman, Buddy, el protagonista de estos relatos. Un protagonismo compartido en dos de ellos. ‘Un recuerdo navideño’ y ‘El invitado del día de Acción de Gracias’ por Miss Sook, una excéntrica pariente solterona a la que el niño se sintió muy unido en los años que pasó con los familiares de su madre en Alabama. En el tercero, ‘Una Navidad’, Buddy viaja a Nueva Orleans para encontrarse con su padre, al que apenas conoce.

En estos relatos sobre la inocencia, el amor y la maldad se condensa todo el talento narrativo de Truman Capote (que no por casualidad admiraba a lsak Dinesen, otra gran contadora de historias). Este libro es, en definitiva, una concisa y magistral lección de literatura, de cómo la experiencia vivida se transforma en obra de arte..."

Hans Christian Andersen, en su cuento 'La cerillera', describe con maestría el acontecer de la de Navidad. "La encendió con cuidado y observó la preciosa llama que surgió delante de sus ojos. De repente apareció en el salón de una casa en el que había una gran estufa que desprendía mucho calor ¡que bien se estaba allí! pero la cerilla se apagó rápido y la estufa desapareció con ella.

- Probaré con otra, pensó la niña.

En esta ocasión vio delante de ella una gran mesa repleta de comida y recordó los días que llevaba sin probar bocado. Alargó la mano hasta la mesa para tratar de llevarse algo a la boca y…. ¡zas! Se apagó la cerilla. Eran tan bonitas las cosas que veía cada vez que encendía una, que no se lo pensó dos veces y encendió una tercera cerilla.

- ¡Oooohhh!, exclamó la niña con la boca abierta. Que árbol de Navidad tan grande, y cuantas luces… ¡es precioso! Se acercó a una de ellas para verla bien y de golpe desapareció todo..."

Por su parte, Charles Dickens, en el libro 'Cuentos de Navidad, nos lleva a pasear por una nochebuena "Érase una vez ­concretamente en los días mejores del año, la víspera de Navidad, el día de Nochebuena­ en que el viejo Scrooge estaba muy atareado sentado en su despacho. El tiempo era frío, desapacible y cortante; además, con niebla. Se podía oír el ruido de la gente en el patio de fuera, caminando de un lado a otro con jadeos, palmeándose el pe-cho y pateando el suelo para entrar en calor…”

Podría citar a otros autores que le han dedicado muchas página a este mes de diciembre que sigue siendo un referente para un mundo que ya no solo aprecia la llegada de estos días por la viejas tradiciones, sino que el mundo de los nuevos artefactos tecnológicos lo hacen sentir y vivir con otras miradas, experiencias y sentires estéticos que no se vivieron en el siglo pasado.

Bienvenido diciembre y bienvenido el año nuevo ya que el año viejo dejó en este país problemas de corrupción, asesinatos, desplazados y migrantes. Un fiscal atornillado al poder y un Ministro de Hacienda con una 'Gota Fría' que lo tiene al borde del congelamiento y un Presidente que no ha pensado a gobernar y se dice por los corrillos que si sigue así, su popularidad llegará al 90% y tendrá que renunciar.

___________________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this