La “diplomacia” los vio morir

04/16/2018 - 05:45

ANDRES VALLEJO RAMIREZ.JPG

Los disidentes liderados por alias 'Guacho' asesinaron a un grupo de periodistas del diario ‘El Comercio’ de Ecuador: Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60. Sí, fue un vil asesinato, igual de vil que la actuación de los presidentes de Ecuador y de Colombia.

Años de guerra sin duda han hecho que buena parte de los colombianos nos importe un pito lo que pasa con las víctimas de la guerra, más si son de otro país. La indiferencia y normalización ante el crimen nos reduce a un país en donde reina la antipatía.

El presidente Juan Manuel Santos siempre fue hábil para escapar a la responsabilidad evidente que tenemos como país. El primer mandatario hizo énfasis en que Wálter Artízala era de Ecuador y que los hechos ocurrieron allá, lejos. Pero el duro peso de la responsabilidad histórica se desbordó, los cadáveres están en Colombia, el Nobel de Paz lo aceptó con el rabo entre las piernas. Duele tanto la vergüenza de sus palabras, su actitud en las declaraciones y más lo poco que se pudo hacer para salvar la vida de nuestros hermanos secuestrados. 

Es una pena, esa que duele desde lo más profundo del alma, ese atroz crimen. Estamos muy mal, más con la polarización sin sentido que da el Centro Democrático que esta semana solo se limitó a celebrar la detención de Jesús Santrich con un facilista “Se lo dije” con actitud de tía soltera que celebra la amargura de los demás, pero la verdad es que todo lo acontecido fue una sorpresa para ese partido tal como el triunfo del plebiscito,  por eso su argumentación, es tan deficiente y de manera infame hacen todo lo posible para volver al poder. Como sicarios morales prometen sangre a la tribuna que solo quiere ver a sus buenos muchachos acabar con el proceso de paz.

Mientras tanto la ciudadanía en general no entiende mucho, casia nada, el uribismo lo sabe, lo aprovecha, hicieron del castrochavismo un verdadero dolor de cabeza. La reflexión en general se reduce ahora a un meme en Facebook o a una ridícula cadena de WhatsApp, es tal la desinformación reinante que el Clan del Golfo asesina a ocho policías y muchos responsabilizan a la “Paz de Santos”.

Somos un desastre que vimos indolentes la muerte del grupo de periodistas. Nuestra pasión y sentimientos se los dejamos a La Voz Kids, a una película en la calle 72, a una serie en Netflix, a la Liga de Campeones y dentro de poco al Mundial. El resto puede esperar porque no es mi vida, ni la de los nuestros, somos como Santos con esa actitud: eso es problema de ellos.

Finalmente, lo único que no queda es muerte. Parece que la próxima será la de 'Guacho' no será fácil ya que ni el ELN, ni la Guerrilla Unida del Pacífico han podido con los 500 hombre que tiene bajo su control en COLOMBIA y Ecuador.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this