Jazz al Parque, un festival que sabe llegarle a los habitantes de la ciudad de Bogotá

09/24/2018 - 15:16

Arminio del Cristo.jpg

Esta versión  de Jazz al Parque 2018 tuvo como puntos centrales el rechazo a la discriminación, el homenaje a las mujeres que  componen, tocan, arreglan y le aportan al ritmo del Jazz. Como eslogan tenían 'Cuerdos entre la locura' el cual los  asistentes corearon.

En esa locura musical se pudo apreciar los proyectos que vienen creando un sinnúmero de mujeres y hombres que le apuestan a este género, no solo como alternativa sino como proyecto de vida. Cada una de las agrupaciones que ganaron la convocatoria distrital demostró que traen un proceso que cuenta con mucha sapiencia musical y artística.

Se cuenta con proyectos que la apuestan a ese desarrollo artístico en la ciudad de Bogotá, pero la preocupación latente radica en que el presupuesto tanto para el Festival como para estas apuestas pedagógicas viene disminuyendo con el correr de los días.

Y no se entiende porque festivales como 'Salsa al Parque', 'Jazz al Parque’, 'Rock al Parque' 'Colombia al Parque’, ‘Hip-Hop al Parque’, entre otros, que le dan un plus a la capital le quieran quitar el respaldo económico. ¿Por qué tanta mezquindad con unos encuentros que ayudan a la construcción de ciudad?

Esta XXIII versión de 'Jazz al Parque' se caracterizó por la escogencia de las agrupaciones internacionales.  Todas llegaron con la clara convicción de que venían a un festival que  cumple dos décadas y que por aquí han desfilado importantes bandas que le han rendido tributo a esta música que es "un diálogo de distintos lenguajes a través der la improvisación".

Sabían de antemano que estar en el festival era otro logro en sus carreras y que el público bogotano así como se entrega, es exigente y sabe distinguir que es lo bueno, lo malo y lo feo del jazz nacional e internacional.

Para la muestra un botón Daymé Arocena de Cuba, René Marie de los Estados Unidos, Javier Colina Trio, de España y Jane Bunnet & Maqueque del Canadá, estos cinco invitados, son unos artistas profesionales en el sentido lato de la palabra, todo un magisterio, grandeza y conocedores no de su oficio sino de su profesión.

Todas ellas formados en la música y el conocimiento del género  con  una gama de éxitos en muchas partes del mundo. Ellas son instrumentistas, arreglistas, cantantes, productoras y gestoras culturales, que más se les puede pedir a las mujeres del jazz.

Que decir de la presentación de Justo Almario hizo gala de su raza y de pertenecer a ese Caribe que tanto le aportado: desde los ritmos, folclor, música y letras para alimentar ese espíritu que tiene para componer, dirigir y realizar grandes arreglos para el jazz en el mundo globalizado.

Es el jazzista más grande de Colombia, el que nos representa en el mundo entero, vive radicado en los Estados Unidos, pero el dominio del saxo soprano, tenor, clarinete y flauta hablan de lo que significa en el mundo de la música jazzística.

El cierre del Festival fue majestuoso. Cerró con broche de Oro. El poder ver a Jane Bunnet al lado de René Marie, fue más que un show, se ratificó porque las dos son grandes en la música y prendas de garantía para cualquier festival. Este momento quedó grabado y escrito para la historia.

Ellos dos al lado de cinco cubanas que son ricos en la ejecución del piano, batería, congas, bajo y una soberana cantante que hizo el dúo con René. Todas son diestras y llenas de una energía que solo la música cubana sabe trasmitir.

Bien por el Festival y ojalá no se desfinancie este evento que no solo es de los bogotanos sino de todos los colombianos.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora. 

Share this