It (Entre Dios y el diablo, me quedo con el diablo)

10/02/2017 - 09:20

ANDRES VALLEJO RAMIREZ.JPG

En varias oportunidades he compartido el placer de ir solo a una sala de cine, sin embargo, hay ciertas películas que obligatoriamente toca ir acompañado o no podría verlas. Este fin de semana busqué compañía para ver‘It’ y ‘Lo que de verdad importa’ (The Healer). 

Creo que en este espacio ya no me da pena nada. Ya saben de mis fracasos en Tinder, hasta una oyente lo uso para ofenderme tratándome de asesino. Pero no le doy más vueltas, debo aceptar que odio ver películas de terror porque pellizco, grito, cierro los ojos y amenazo con salirme de la sala. Pero, en esta ocasión escuché una buena recomendación de ‘La cosa’ así que busqué una cómplice que aceptó acompañarme.

Lo primero,  que película tan buena; entretenida, divertida y atemorizante. Debo confesar que no recuerdo nada de la película original, es más, desconozco cuantas versiones tiene. Lo que si recuerdo es el escalofrío que despierta el payaso, la alcantarilla, su mirada, maquillaje, su cabello y globo rojo. Grité como loco en medio de la película. Al salir de la sala, fui al baño, pero al estar solo tardé pocos segundos.  Mi trauma no quedó  ahí, lo peor fue que al día siguiente al bañarme en mi casa lo hice en tiempo récord por temor a ese maldito payaso, esa noche tuve pesadillas, por poco me acuesto con mi madre, me ganó la pereza y sufrí como todo un hombre, el temor solo en mi habitación.

Lo mejor de ‘It’ son sus personajes, realmente magníficos, es un grupo de ñoños que despiertan empatía de manera inmediata, dándole así mucha más malignidad al payaso. El líder de la pandilla de perdedores es Bill (Jaeden Lieberher( St. Vicent)) un pequeño tartamudo que no olvida a su hermano Georgie, asesinado por Pennywise (el payaso).  El resto del grupo  es una maravilla, su mejor amigo siempre con gafas que le teme a los payasos, un hipocondriaco, un niño negro víctima de racismo que además perdió a sus padres, un gordo (mi favorito) amante en secreto de los New Kids on the Block y una chica, debería decir la chica, hermosa, pero sobre todo la más valiente del grupo, todos se mueren por ella. Beverly además de tener fama de promiscua, lo que hace que todas las niñas del colegio la odien y la traten de puta, sufre un verdadero infierno ya que su padre abusa de ella. Son una pandilla de marginados adorados que a ratos nos alejan de una cinta terror y nos recuerda que la ley del más fuerte pude ser derrotada si todos nos unimos por un bien común.

Una película que rechaza el racismo, pero sobre todo el matoneo (bullying). La recomendaría para que los niños y los adolescentes la vieran, seguro muchos de ellos verían en ‘It’ respuestas a cientos de preguntas que no tienen idea como contestar. Me encantó ‘It’ hasta el tonto chiste: ya vio la cosa, me hace reír.

Qué pena con Dios, también fui a ver la película ‘Lo que de verdad importa’ (The Healer), la historia de un hombre que llega a los 30 años y está más perdido que nunca, de pronto de manera milagrosa aparece un tío de quien no tenía noticia y le ofrece pagar sus deudas con la condición de vivir en un pueblo en Canadá, no tiene más remedio que aceptar y allí descubre que es un curandero milagroso. Les cuento que a mi madre le encantó y al final de la cinta la sala en pleno aplaudió. Aunque me quedo con la película demoniaca debo aceptar que es esperanzador que una cinta done todas sus ganancias en defensa de los niños que sufren de malvavisco (vea la película no de manera pirata y entenderá el comentario)

_______________________________________________________________________________________

En un rincón:apoyo el Paro del Sur y el de los pilotos Avianca.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this