Ideales y Violencia

11/17/2015 - 10:15

FOTO PERFIL 1.png

Lamentable los sucesos de París, como lamentable la situación que viven muchos sirios víctimas de una guerra que no es la suya. Lamentable el atentado al avión ruso pero, también, lamentable las víctimas de la guerra contra Irak; lamentable las víctimas de nuestra propia guerra. Y podríamos recorrer todo el planeta para hacer de él objeto de nuestras lamentaciones. 

En la escuela nuestros juiciosos maestros de historia nos enseñaron que Francia abanderó los máximos ideales del estado moderno: libertad, igualdad y fraternidad, que cambiaron la visión europea de mundo y que en los siglos siguientes han sido  el aporte de mayor exportación y expansión que ha tenido la llamada cultura occidental.

Pero también nos enseñaron que esos ideales se han venido concretando gracias a lo que se ha conocido como las Revoluciones Burguesas contra unas noblezas decadentes que gobernaban Francia y a Europa, en general. Maximilien Robespierre, quien fuera presidente del periodo revolucionario, no dejó ninguna duda de que para alcanzar un ideal vale todo, hasta el terror. Los máximos ideales que ha concebido la humanidad nacían y se imponían con los más canallas y crueles medios.

Si la libertad, la igualdad y la fraternidad eran el horizonte de la realización de la humanidad, la violencia se convirtió en el paradigma para lograrlo. Los siglos posteriores nos han demostrado que los ideales están lejos de concretarse en el mundo actual pero que, en cambio, el paradigma de la Violencia sigue campante asolado sociedades, países y produciendo víctimas. Y es que ningún ideal por sacro que sea puede legitimarse que si se busca y logra mediante la violencia y el terror.

Cuando se invocan ideales para justificar la violencia, lo que se desenmascara es que lo que está en juego son intereses mezquinos y hegemónicos, y que cuando están de por medio los intereses particulares de unas naciones, o unas empresas la vida, como dice la canción, no vale nada. Ninguna libertad es libre, ninguna democracia es tal si se ha impuesto a sangre y fuego. Ningún estado es de derecho si se abroga el privilegio de decidir por otros estados.

____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this