El vestido nuevo de la Universidad

09/21/2018 - 11:55

Profesor_1 Rosendo.jpg

Hans Christian Andersen[i] (1805-1875) describe- en el cuento El traje nuevo del emperador -la existencia de un emperador aficionado a engalanarse con trajes desconocidos y elegantes. Era tanta su afición por los vestidos nuevos que dos bribones le tendieron una treta y prometieron diseñarle un vestido tan hermoso, que tenía la virtud de ser invisible para las personas ineficaces en su trabajo y para los estúpidos. “Sería un traje estupendo- pensó el emperadorponiéndomelo podré averiguar que hombres de mi reino no merecen los cargos que ocupan”. Un niño, en el desfile del emperador, exclamó: ¡pero si no lleva nada encima¡ La Universidad Distrital Francisco José de Caldas (UDFJ de C) no necesita un traje nuevo, sólo requiere reformar el actual.

 

En este escrito se soporta como hipótesis de trabajo que la idea de una reforma académica a una Universidad es más que un acto administrativo, y ésta debe ser coherente con lo bueno del modelo de universidad construido a través del tiempo. Una reforma universitaria debe distinguir entre una buena tradición y los aspectos por virar. Entre los aspectos a cambiar en la UDFJ de C se deben tocar las normas sociales (la cultura) en lo referente al talante moral de la comunidad académica, pero sobre todo de sus dirigentes.

Un aspecto que puede ayudar a cambiar, en serio, las instituciones son los cambios de mentalidad de sus integrantes; parece mentira, el niño que descubrió la desnudez del emperador estaba bien mentalmente, pensó que el emperador estaba jugando. Para los niños es más importante jugar que tener comida; para los adultos el cambio de mentalidad está relacionado con el acceso a la cultura; las artes, la música, el cine, la literatura y demás expresiones que impacten en la conciencia e inviten a mirar la sociedad y el mundo desde un horizonte más amplio, más complejo.

Desde 2015 un grupo de profesores y estudiantes apoyándose en actos administrativos del Consejo Superior Universitario, pero sobre todo en un rector provisional, se organizaron en Asamblea Constituyente Universitaria –ACU-; han sido muchos los actos administrativos del Consejo Superior Universitario, Consejo Académico, Rectoría, que respaldaron esa iniciativa. Es decir, la ACU no careció de legalidad. Sin embargo, la legitimidad de la ACU dejó muchos interrogantes, entre otros, no hubo convocatoria a elecciones con el fin de constituirla. Los no elegidos democráticamente se transformaron, después de un sueño intranquilo, como en La metamorfosis de Kafka, en representantes perennes; y estos últimos designaron otros representantes. De esta manera, se creó un círculo vicioso que deslució el proceso constituyente convirtiéndose en su pecado original; pero hay algo más complicado aún de explicar: la rectoría provisional con su apoyo les dio toda la legalidad para actuar.

Los constituyentes entregaron el vestido nuevo de la universidad -el proyecto de reforma en diciembre de 2017-.Lo primero es valorar, en un ambiente académico, la importancia de un documento escrito. Lo segundo, el radicalismo llevó a los constituyentes a no comprender que “poseer la verdad mata la verdad “(Ordine, 2013, p.124). Se trataba de plantear una reforma no una revolución; así las cosas se presentó una versión nueva de universidad no producto de las buenas tradiciones y las prácticas positivas, sino de la inventiva.

El Consejo Superior nombra una Comisión Accidental con el fin de discutir el documento de los constituyentes, dicha comisión trabajó más de medio año y sacó un documento imitativo al de los constituyentes manteniéndole la misma estructura: Facultades, Escuelas, Institutos, Centros y muchas cosas más que no admiten la constitución de un sistema de procesos matriciales, por la existencia de muchas ruedas sueltas en el engranaje administrativo. El único documento que tuvo en cuenta la Comisión Accidental del CSU fue el entregado por los constituyentes mostrando, sobre todo, carencia de sensibilidad investigativa. Faltó un ejercicio propio de la filosofía socrática: reconocer la ignorancia sobre el tema.

1. Una universidad nueva, para qué país?

El hecho que las FARC hayan dejado de disparar y acaricien la idea de someterse al Estado de Derecho, no es cosa de poca monta; es algo importante para el desarrollo del país y se pueden abrir los diques para un progreso pacífico en el campo colombiano; pues, una de las causas del surgimiento del movimiento insurgente ha sido la imposibilidad de ser tenedores de la tierra que trabajan. Cambiar las balas por votos y discursos, no es cosa fácil, en un país acostumbrado a dispararle a los dirigentes políticos en plena plaza pública; de tal manera que si en la Justicia Especial para la Paz (JEP), se dice la verdad y se compensa a las víctimas, podría reparar muchos sueños. Entre otros el sueño de un mejor país y en ello la universidad tiene una alta responsabilidad.

La búsqueda de la paz, para que nuestros congéneres puedan hacer política sin matarse, demanda de una normatividad especial; Lo primero que hay que distinguir, dentro de las funciones de la JEP, son las diferencias entre justicia restaurativa y justicia vengativa. La primera tiene que ver con hacer visible a las víctimas reconstruyendo los hechos del pasado y aportando verdad; la segunda, busca la verdad jurídica y los victimarios por medio de diferentes torceduras le sacan el cuerpo a la verdad real y concreta, tampoco hay en este caso reparación explícita a las víctimas; se trata de una nueva cultura, donde se ponga en primer plano la reconciliación y la resolución de los conflictos por vía dialógica, pero sobre todo el centro de la convivencia es el reconocimiento de la dignidad de las personas, que implica tener comida, educación, vivienda, vestidos, gozar de salud, servicios públicos; en fin, lo que algunos expertos llaman el mínimo vital; para después acceder a la filosofía, a la política, a las artes y todas las representaciones simbólicas del pensamiento.

Dentro de esta nueva cultura de reconciliación caben las siguientes preguntas: ¿Qué efecto tienen los Acuerdos firmados por el Gobierno del presidente Santos, con las guerrillas de las FARC, en los programas académicos de la Universidad Distrital? ¿Cómo contribuir desde la Universidad Distrital Francisco José de Caldas a construir un proyecto colectivo que nos ayude a cohesionar a la sociedad frente al tema de la paz?

2. Algunos antecedentes importantes para recordar

En la última década del siglo pasado la UDFJ de C. identificó una serie de problemas, como:

  • Poca actividad de los docentes en investigación y extensión, además una baja en la articulación de estas acciones.
  • Enorme cantidad de asignaturas, como también obstáculos entre requisitos y prerrequisitos.
  • Pedagogías transmisionistas cuyo protagonista principal es el maestro

Identificadas estas aristas se planteó una reforma que dio origen al actual Estatuto General. Los reformistas de la época se propusieron en transformar la UDFJ de C., de una Universidad profesionalizante, muy cercana al llamado modelo napoleónico, en otra cuyo modelo fuera próximo al investigativo, es decir, al modelo alemán. Algunos de los criterios que se tuvieron en cuenta fueron:

a) Adoptar el modelo de universidad investigativa

b) Establecer una articulación entre la investigación y la extensión

c) Acoger la tecnología como campo de desarrollo estratégico.

El actual Estatuto General (Acuerdo N° 003 de 1997) enmarcado en la Ley 30 de1992, recogió los aspectos señalados en el párrafo anterior. La pregunta a los constituyentes y, a la Comisión, es: ¿Qué se hizo retrogrado en el Estatuto General, actual? y ¿Por qué los cambios?

En una bellísima novela, escrita por Valerio Massimo Manfredi (1999) denominada Aléxandros, donde se reconstruye históricamente la vida palaciega de Alejandro Magno. Alejandro, muy pequeño, interroga a su maestro, Aristóteles, sobre los sentimientos y el alma de los animales. Aristóteles responde: “Es una pregunta para la que no puede haber una respuesta cierta. Recuerda una cosa, Alejandro, un buen maestro es aquél que da respuestas honestas“(p.86).

Las preguntas: ¿Qué se hizo decadente en el Estatuto General actual? ¿Por qué los cambios? merecen, como la aristotélica, una respuesta honesta. En términos instrumental ha sido eficiente el actual Estatuto General, con ellos se construyeron cosas interesante como: la Facultad Tecnológica, la Facultad de Artes, la mayoría de las maestrías y doctorados, el Instituto de Lenguas, ILUD, el Instituto de extensión y educación no formal, IDEXUD, entre otros. Lo anterior quiere decir que para construir nuevas unidades académicas, como Facultades, Institutos, entre otros, no se necesita cambiar totalmente los Estatutos Orgánicos. La nueva arquitectura organizacional queda debiendo las bases conceptuales y filosóficas de la nueva reforma, pues los principios y objetivos del nuevo Estatuto no aportan una letra nueva en relación con lo actual.

3. ¿A qué herencia debemos renunciar en la UDFJ de C?

Hay que reconocer que existen algunos avances democráticos en la UDFJ de C. concomitantes con el ejercicio libre de la academia y la autonomía universitaria, como la caricaturesca consulta para designar la primera autoridad académica por parte del Consejo Superior Universitario, aún restringida, y amarrada a unos porcentajes que nada tienen que ver con la filosofía y praxis de la democracia liberal. Se trata de un modelo de elección autocrático bajo una fachada democrática; aún falta mucho para que nuestra alma mater abra definitivamente las puertas a la filosofía de la democracia liberal, por ejemplo:

Igualdad de posibilidades. Se mantienen restricciones en la participación del estudiante miembro del Consejo Superior Universitario, cómo haber cursado el 20% del total de créditos académicos. Como también, no estar en prueba académica. Lo mismo para los profesores: haber obtenido en los últimos años, una evaluación docente no inferior al 80% de la máxima calificación. Así mismo, para el egresado ¿Qué aporta los dos años de experiencia laboral, exigidos al egresado para ser miembros del CSU? Dentro de una igualdad de oportunidades, en el horizonte de la democracia liberal, el único requisito para estudiantes, profesores y egresado con el fin de participar en la vida de la universidad es para el estudiante estar correctamente matriculado; para el profesor estar debidamente vinculado, y en el caso del egresado haber obtenido el título de pregrado o posgrado. Es todo.

Democracia deliberativa. Imposible la praxis filosófica de la democracia liberal sin participación e información a tiempo. La universidad se construye en comunidad, y la indolencia en la participación no ayuda a construir comunidad académica; de tal manera que se ha creado una élite para manejar casi en secreto la información pública: sobre la acreditación, lo mismo para la realización de los eventos académicos nacionales e internacionales.

En pleno siglo XXI se mira mal a quien es portador de un pensamiento crítico, pues se trata de una deliberación sin diálogo. La democracia significa reconocer la pluralidad del pensamiento; y en el caso de los procesos académicos estos están enmarcados en el racionalismo kantiano, que no solamente tolera sino respeta y se pone en el lugar del otro.

Diálogo entre improbables. El profesor John Paul Lederach, afirma que:

El cambio democrático sustantivo y duradero, no surge de espacios de personas que piensan iguales sino cuando logramos espacios de personas no muy probables, esto es, de personas que vienen de formas de entender, percibir y ver el mundo muy distintas. Imaginen, por ejemplo un diálogo, genuino entre un místico y un ateo, un guerrillero y un paramilitar, un comunista y un neoliberal. (Citado por Uprimny, 2018,).

¿Por qué la cita anterior? En lo poco que llevamos del semestre, en tres ocasiones, los directivos de la Facultad Tecnológica han mandado urgentemente a desalojar la sede porque hay encapuchados arengando a los estudiantes, esto se volvió habitual y generalmente termina en un enfrentamiento entre los encapuchados y el Esmad. La mayoría de las veces no se sabe el porqué de la pedrea. La idea aquí es que los directivos abran un diálogo “entre improbables” con los encapuchados, a lo Lederach.

Una reforma democrática e ilustrada, en busca de la excelencia académica y administrativa, debe ser un ejemplo para la sociedad como una acción de transparencia, diálogo respetuoso, democracia deliberativa y “diálogos entre improbables.”

4) Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen

Algunos elementos de la herencia a los que debemos renunciar:

a) El papel histórico de la universidad

En todas las épocas el papel histórico de la Universidad no es enlazarse con los horizontes hegemónicos en los procesos educativos; así las cosas, no sólo debemos conocer la perspectiva mercantilista de construir universidad; existen otros enfoques diferentes al proyecto gubernamental. Merece mención, por ejemplo, la función de la universidad descrita por los intelectuales alemanes en los siglos XVIII y XIX, con las ideas reformadoras de W. Von. Humboldt (2002) en su proverbial ensayo La situación de la universidad, como respuesta a la universidad confesional de la Edad Media. Hoy, en pleno siglo XXI, lo que se ha configurado, en la actualidad, es una concepción de la educación superior como empresa. De tal manera que el conocimiento es una mercancía más, y lo que hace posible la realización de ese producto en los mercados nacionales y transnacionales, son los estándares de calidad.

Así que, necesitamos una autoevaluación que por lo menos mire de cerca la realidad profunda de la UDFJ de C. y le ponga corazón, rigor e ilustración; los factores impuestos por el Concejo Nacional de Acreditación (CNA) son insuficientes e ininteligibles para construir excelencia académica; es más, no es posible homogeneizar un modelo para todas las Instituciones de Educación Superior del país; imaginario, que según los ideólogos de la acreditación nos  llevarían en poco tiempo a los rankings mundiales. Este discurso no es más que pura ilusión.

b) Los profesores de vinculación especial

Los profesores, en especial los llamados ocasionales y de hora cátedra, padecen unas condiciones laborales precarias. No hay punto de comparación salarial entre los profesores temporales (PT) y los de planta (PP); no obstante la cantidad de tiempo que dedican uno u otro en el ejercicio de las asignaturas es el mismo. Mientras los PP tiene unas horas pagas por preparación de clases y atención de los estudiantes, los PT no tiene derecho absolutamente a nada. Un profesor contratado por hora cátedra si se va de vacaciones sus hijos se mueren de hambre; además no le reconocen horas especiales para preparar clases, ni mucho menos para calificar detalladamente exámenes e informes de laboratorios. De la misma manera, sus aportes a salud tienen que pagarlo de sus propios fondos luego termine el contrato de trabajo.

Por lo anterior, y mientras se acuerda un nuevo régimen para ellos, se debe trabajar ostensiblemente por mejorar las condiciones materiales y espirituales de los maestros catedráticos. Se trata de un reconocimiento al principio de igualdad y justicia, de tal manera que hay la necesidad de reconocer un tiempo pago al profesor de hora cátedra para preparar sus clases y dedicar tiempo a revisar las evaluaciones; en principio, se podría comenzar aumentando en un 25% más de las horas contratadas; por ejemplo, si al profesor Juanito, se contrata por 8 horas semanales, se le reconocen 2 horas más para preparación de clases hasta gradualmente llegar a la misma situación de los PP ¿De dónde saldría este dinero? Simple: de una disminución sustancial de las Órdenes de Prestación de Servicios (OPS) innecesarias.

c) El manejo del presupuesto

Si comparamos el presupuesto de 2018 con el 2017 hay un leve alivio- no para cantar victoria- pues, no se llega aún a los niveles de 2016; por ejemplo: si observamos la evolución de un rubro en los años 2016, 2017 y 2018, en la Tabla 1.

Hace parte de la tradición absurda de la UDFJ de C empezar las vigencias presupuestales con desfinanciamiento, pero en los meses subsiguientes ingresan al presupuesto los excedentes financieros ¿Cómo se entiende este asunto? Hay excedentes financieros, pero los libros escritos por los profesores se demoran años en ser publicados. Hay excedentes financieros, pero los jóvenes que viajan para los intercambios académicos con otros países lo hacen de manera precaria e indignante; lo único que le interesa a la UDFJ de C es la  cifra, para llenar una contabilidad. Hay excedentes financieros, pero las mayorías de las prácticas académicas en 2017 fueron suspendidas por falta de presupuesto. En fin…hay muchas cosas por nombrar.

Es un misterio llegar a la trama del manejo del presupuesto; es absolutamente claro que no habrá grandes inyecciones presupuestales por parte de los gobiernos y hay necesidad de racionalizar lo que se tiene. El profesor García, en su primera rectoría habló: “Del giro académico de la UDFJ de C”. Ese vuelco académico significa que los grandes gastos deben ser orientados a los aspectos académicos.

d) La escogencia de los Decanos

La nominación de los Decanos, según el Estatuto Orgánico vigente, es del resorte del Rector; sin embargo la experiencia indica- y me refiero particularmente a la Facultad Tecnológica- que se ha incrustado la politiquería tradicional en la designación de éstos. Los Decanos de la rectoría pasada manejaban la universidad como su predio personal; así, autoritariamente, numerosas veces cerraron la universidad sin ningún motivo. Además, se les observó, en los procesos de reforma -Asamblea Constituyente- enlazados con las apuestas demagógicas, demostrando su desconocimiento absoluto sobre el carácter y el sentido de la universidad.

A la no existencia de juicios claros y convincentes para la escogencia de los decanos cunden las presiones internas y externas, y sobre todo el peligro que la academia sea capturada y dirigida en función de los negocios. De esta manera no serían los valores democráticos ligados con las exigencias académicas, que se impondrían en la nominación de los Decanos, sino los antivalores provenientes de la astucia y extravagancia de los intereses de la política tradicional. Hay que rechazar las impertinencias de la politiquería en la UDFJ de C: ya sean de izquierda, de derecha, o del puro centro. Hay que decirlo con toda claridad: la academia no puede estar sometida a los vaivenes de las rutinas de la corrupción politiquera copiada de la más rancia praxis de los partidos tradicionales.

Por lo anterior, a propósito del ambiente reformista, es una gran oportunidad para que nuestros directivos, conjuntamente con el Consejo Superior, den un viraje democrático y rompan definitivamente con ese pasado de injerencias groseras de los políticos en la vida académica y administrativa de nuestra alma mater. No debe quedar una sola duda en la designación de los Decanos, para tal fin hay que concertar con estudiantes profesores quiénes deben ser sus autoridades académicas.

e) El IDEXUD

La extensión es un proceso de comunicación entre la comunidad académica y la sociedad- en este caso el Distrito Capital y el país-. La universidad aporta a la sociedad saberes basado en el conocimiento científico, tecnológico, artístico, humanístico, y en su capacidad de formación educativa con conciencia social.

De otra parte, la sociedad acumula experiencia en los saberes no científicos, tradicionales, entre otros.“La utopía del inter-conocimiento consiste en aprender otros conocimientos sin olvidar el propio” (Santos, 2010, p 50-52); así, la universidad debe escuchar a la sociedad y la sociedad a la universidad.

El Instituto de Extensión de la Universidad Distrital (IDEXUD) no es un Centro Nacional de los Negocios (CNN); aún sigue siendo una Unidad Académica cuya función es realizar proyectos de extensión y lo central no puede ser la recolección de dinero a ultranza como cualquier almacén Éxito. Su labor es académica; su experiencia práctica debe estar determinada por la funcionalidad de ésta. El proceso crematístico que actualmente vive el IDEXUD hay que transformarlo en acumular las prácticas pedagógicas provenientes de su accionar con la comunidad.

Allí, en IDEXUD, lo que hay es puro y simple mercantilismo, sin tener en cuenta la reputación de la UDFJ de C. Se puede argumentar que se trata de buscar fondos para la Institución; no obstante, cuando se miran los presupuestos de los Convenios Interadministrativos casi todo el dinero queda subsumido en la burocracia. Los grupos que tradicionalmente han capturado la universidad con fines lucrativos y politiqueros nada tienen que hacer en el IDEXUD; allí se visualiza una rapiña entre éstos, para ver a quién le contratan más Órdenes de Prestación de Servicios y de paso quién captura más proyectos de extensión.

4. El vestido nuevo de la UDFJ de C. : mucho ornamento pero sin sentido

El documento nuevo craneado por los constituyentes, y mantenido en su estructura por la Comisión Accidental del Consejo Superior Universitario, no aparece engarzado en ningún contexto histórico. Tampoco, se puede inferir con facilidad que búsqueda de modelo de universidad toma como punto de referencia. Son más de 100 páginas donde se refunda la UDFJ de C. no sobre su pretérito, sus tradiciones positivas, sino sobre una idea fantástica. Se trata de un epistemicidio (suicidio epistemológico), pues, se rompe con un conocimiento y práctica del pasado sin ninguna evaluación previa y se trae a colación una nueva realidad sacada, de prisa, de otros contextos. Algo así: si en la Universidad del Valle, en la U de Antioquia y en la Universidad Industrial de Santander funcionan las Escuelas, aquí en la UDFJ de C. también por analogía, funcionar de la misma manera.

En consecuencia, sin ser poseedor de la verdad, se observan los siguientes aspectos en el documento presentado por la Comisión Accidental que merecen una reflexión de:

4.1 El capítulo sobre la participación democrática está demás; no se necesita amarrar este aspecto en un Estatuto General; además la gran innovación que es la llamada Asamblea Universitaria (AU) se volvió una tragedia cruzada por dos posiciones extremas: la primera, que reconoce en la Asamblea una especie de panacea, es decir serviría para todo; la segunda, la Asamblea hace de todo pero no se le tiene en cuenta para nada.

4.2 A los Consejos Estudiantiles Universitarios sería un absurdo entretejerlos en la arquitectura institucional, pues estos son organismos independientes de los estudiantes que toman diferentes formas organizativas en cada una de las facultades. La idea es que la universidad los reconozca, y financie su actividad, pero es desatinado reglamentarlo al darles funciones.

4.3 No es necesario crear un organismo burocrático para la participación, en la UDFJ de C, con la creencia de que las normas legales automáticamente cambian las normas sociales; aunque se ha comprobado que la apatía lesiona la democracia liberal volviéndola una quimera, un organismo sin dientes y sin presupuestos no va a solucionar nada. Se recomienda unificar ese Comité con el Electoral.

4.4 Son muchos los esquemas existentes acerca de la organización académica de las universidades colombianas; la Ley 30 de 1992 lo permite. Así, el espectro de la organización académica es muy variado, por ejemplo: en la Universidad de Antioquía desde 1994 existen las Facultades, las Escuelas, los Departamentos y Centros; cada uno con sus funciones específicas: las Escuelas atienden los programas de maestrías, los Departamentos atienden pregrados y especializaciones y los Centros investigación y extensión. En la Universidad Industrial de Santander y en la Universidad del Valle desde 1993 existe otro esquema.

Lo mejor para la UDFJ de C, es perfeccionar lo que hasta ahora ha venido funcionando bien, consolidar lo bueno y escindir lo malo. La organización académica actual está conformada por Facultades, Programas académicos e Institutos, con sus respectivos consejos y comités. Se trata entonces que estos organismos se centren en sus funciones académicas, y todas las instancias de carácter administrativos estén en función de los organismos académicos.

4.5 El tiempo dirá si las vicerrectorias que se proponen son las que necesita la universidad; lo importante en este caso es que se parte de una extraordinaria experiencia en investigación y extensión con el IDEXUD y la actual instancia de investigación. La intención, entonces, es que estas dos instancias, paulatinamente, se transformen en las vicerrectorias que se plantean: Investigación y extensión.

4.6 El vestido nuevo está creando de un tajo un número inconmensurables de nuevas dependencias. En verdad, lo que necesita la UDFJ de C. es más bien reformar las dependencias actualmente burocratizadas y llenas de OPS innecesarias. Se requiere, un estudio serio y riguroso de cuáles serían las OPS necesarias para el desarrollo de la excelencia  académica, pues algunas solo sirven para pagar favores políticos. Un plan refundacional, debe estar soportado en estudios previos. Una pregunta: ¿Del presupuesto del Centro de Investigación y Desarrollo, cuánto se gastan en las convocatorias donde participa la comunidad y cuánto se dilapidan en OPS? Son realidades que no podemos ocultar.

4.7 Importante para el manejo de los asuntos presupuestales conocer el costo sustentable a largo plazo de la reforma, pues se crean nuevos cargos y nuevas instancias colegiadas donde hace presencia las dependencias de la universidad.

5. A manera de conclusión

Con los Acuerdos N° 003 de 1996 y 004 de 1997 la Universidad Distrital pasó de un modelo de universidad profesionalizante a un modelo investigativo; a la propuesta de reforma actual, a diferencia de lo existente, no se le capta el norte. Aunque, aún, estamos demasiado lejos del modelo investigativo éste es el horizonte; falta enderezarlo, por el camino que señala Boaventura de Sousa Santos (2018), en el sentido “que no hay un solo conocimiento válido, sino múltiples conocimiento de múltiples fuentes“ (Conferencia Magistral en la Universidad de Costa Rica).

El documento que está aprobando el Consejo Superior Universitario, merece la siguiente pregunta: ¿Cuál sería la idea de Universidad, si se aprueba dicha reforma? El documento para la aprobación es un pastiche con varias trazas que difícilmente aguantaría la prueba de Cronos. Se trata de imitar para crear una serie de oficinas nuevas, porque sí, sin sustento argumental, presupuestal y sobre todo cultural. Sin embargo, los procesos académicos de aula se siguen haciéndose de la misma manera. ¿Dónde estuvo el fundamento del cambio?

Ahora bien: el traje desconocido con el cual se quiere ataviar a la UDFJ de C si por alguna circunstancia se utilizara así como está delineado, por ser un diseño por fuera de nuestras realidades, dejaría a la universidad desnuda como al emperador delante de la multitud.

Reseña bibliográfica

Andersen, H.C (2015). El traje nuevo del emperador. Madrid: Editorial Cátedra.

Humboldt, W. Von. (2002) La situación de la universidad. En: El mito de la universidad. Introducción, selección y notas de Claudio Bonvecchio. México: Editorial siglo XXI.

Manfredi, V. M. (1999). Aléxandros. El hijo del sueño. Barcelona: Editorial Grijalbo.

Ordine, N (2013). La utilidad de lo inútil. Barcelona: Editorial Acantilado.

Santos de S, B (2018). Conferencia Magistral en la Universidad de Costarica.

Santos de S, B (2010). Refundación del Estado en América Latina. Perspectiva desde una epistemología del sur. Bogotá: Siglo del hombre Editores. Universidad de los Andes.

Uprimny, R (2018). ¿Una paz incluyente y fundacional? En: ¿Cómo mejorar a Colombia? 25 ideas para reparar el futuro. Ariel.Rosendo López González

 

Por: Rosendo López González

Docente de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Facultad Tecnológica

rlopezg@udistrital.edu.co


[i] Hans Christian Andersen (Odense, 2 de abril de 1805 - Copenhague, 4 de agosto de 1875) fue un escritor y poeta danés, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos, La sirenita , El patito feo, y La reina de las nieves.

___________________________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this