El paramilitarismo no se ha ido de la geografía nacional

03/06/2018 - 06:45

Arminio del Cristo.jpg

Siempre que leo y vuelvo a releer el texto 'Herederos del Mal' escrito a cuatro manos por los investigadores León Valencia y Ariel Ávila, me pregunto ¿Cuál es el papel que cumplen las instituciones que manejan los asuntos jurídicos del país?

Allí se nos da una verdadera radiografía de la Colombia politiquera, gamonalista caudillista y negociadora en la compra de votos y las mal llamadas empresas electoreras acompañadas de las fuerzas oscuras, denominadas paracos o paramilitares. Y no el sofisma que le puso la clase dirigente de este país y los mismos medios de información: las Bacrim o bandas emergentes.

Hay dos apartes del libro que son de mucha importancia y de gran referente para los que quieran analizar con mayor complejidad, ellos son, 'Clases y casas políticas'  y 'Herencia de la parapolítica'. En esa primera parte una verdadera radiografía de esos políticos aliados a la corrupción, paramilitarismo y al control territorial donde sólo se podía escuchar la voz de los ‘parapolíticos’ y sus aliados.

Y en la segunda parte todo ese mapeo territorial donde mandaban los políticos, sus aliados  y se ordenaba por quien se debía votar. Sin lugar a dudas, un texto que hoy cobra la misma importancia de las elecciones para el Senado en el año 2014. Ese mapa político no ha cambiado en el país: hoy se reproduce con los herederos de los paras y una tercera generación sigue viviendo de  esa fuerza electoral construida con sobornos y crímenes de lesa humanidad y desplazamiento forzado.

Por eso retomo la columna de Cristian Valencia, que tituló 'Los paramilitares y el establecimiento’, publicada en El Tiempo el día 20 de febrero del 2018, y donde indica "y si los noticieros de radio y televisión no hacen ningún hincapié en el alarmante avance paramilitar en el país, pues es como si no existiera. Como si todo se redujera a un mundillo virtual que influye directamente en un candidato específico para mal o para bien. Pero existen, tienen poder en todas las esferas del Estado, y matan todo lo que les estorbe. El establecimiento pareciera que le teme más a un gobierno de izquierda elegido democráticamente que a un régimen de poder basado en el terror paramilitar".

Cualquiera puede detener a observar ese proceso paquidérmico que viven los implicados en los casos de paramilitarismo en Colombia. Si revisa se dará cuenta cómo viven y se marchitan hasta por vencimiento de términos. Continúan  libres los directos responsables de crímenes y despojos de tierra. El caso más ejemplificante es el caso del señor Uribe al que se le engavetó uno de los tantos procesos, sabiendo que existen duros y serios indicios de su relación con el paramilitarismo. El magistrado  Gustavo Malo, actuó haciendo honor a su apellido quien lo tuvo durante cuatro años y no pasó absolutamente nada.

El paramilitarismo no ha desparecido en Colombia. Este sigue viviendo y se sigue mostrando en el país. No con el eufemismo de bacrines, sino son grupos armados que saben dónde ir, como actuar, como amenazar y que tienen sus finanzas propias para actuar y delinquir. El mapa político del 2014 sigue intacto en el país, éste no ha cambiado en esencia. Allí siguen incrustado mandando e imponiendo sus criterios y formas absurdas de hacer política.

Por eso el mismo Cristian Valencia, categoriza, cuando indica "un observador extranjero no tendría que tener un doctorado para darse cuenta de que, de manera tácita, el establecimiento colombiano acepta sin mucha dificultad el paramilitarismo. ¿Cuáles son las ideas políticas de los paramilitares? No tienen ideas políticas porque no tienen conciencia política. Quieren mantener el control sobre unos territorios para tener el monopolio de la exportación de todo lo ilegal que produce Colombia, llámese oro, platino, maderas preciosas, cocaína, pasta de coca, marihuana, sapos alucinógenos, mercado de celulares robados y un largo etcétera que la mayoría desconocemos. También quieren el control de la tierra para poner vacas, cuando les va bien, o para nada, para que ningún campesino la siembre".

No podemos perder de vista los momentos que está viviendo el paramilitarismo en nuestra nación y que las instituciones del país parecen no entender lo que se está pasando hace rato con estos grupos armados que no han dejado de existir. Así el creador de las mismas se rasgue las vestiduras gritando que él los extraditó. 

No sé, si el tema de los líderes sociales asesinado en el transcurso del año pasado y del presente se cometen sin el menor asombro de un gobierno que habla de derechos humanos pero que en la práctica no les presta la menor atención y esa seguridad que tanto cacarea se vuelve frágil ante los grupos armados creados para amedrentar y favorecer aquellos sectores que aman y le apuestan a la guerra.

Para terminar: les quiero relacionar esta lista de personajes de la 'política' a ver si les dice algo: Nicolás Maloof, Miguel Alfonso de la Espriella, Mauricio Pimiento, Luis Eduardo Vives Lacouture, Carlos Araujo Clavijo, Juan Manuel López Cabrales, Reginaldo Montes, Vicente Blel, Álvaro García Romero, Álvaro Araujo Castro, Humberto Builes Correa, Mario Uribe Escobar, Ciro Ramírez, Luis Humberto Gallo, Luis Alberto Gil, Javier Cáceres Leal, Mario Salomón Nader, etc.

En estas elecciones los ‘para’ no están sueltos, ni andan al garete, tienen sus candidatos y le apuestan a la guerra por ser su escenario favorito y tienen sus ideólogos, estrategas y caudillos.

___________________________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this