Dejen tranquilo al Papa

03/12/2017 - 21:21

Andrés Vallejo Rámirez_Opinión.jpg

Colombia 86 era nuestro mundial de Fútbol, sin embargo, para la época se decidió que era mejor invertir ese dinero en hospitales, carreteras, en infraestructura. Colombia quiso ser un país responsable que no bota la plata en una bobada como el fútbol. En el 2017 sigo esperando una de todas esas obras que se anunciaron, pero creo que seguiré esperando, sin embargo lo que no dio espera fueron reformas tributarias para los huecos fiscales la cuales hicieron parte de cada gobierno, hasta hoy. 

¿Quién paga la visita del Papa? seguro que es una buena pregunta, pero es mejor cuestionarnos como nación ¿cómo aprovechamos económicamente la visita del Papa?  Seguramente es un agudo pensador quién hace la primera reflexión, pero eso no lo hace más inteligente, ni más crítico, ni tampoco el más nacionalista. Sólo lo hace un preguntador simple, que no es malo. Pero, ¿en qué aporta esa discusión para beneficio del país? Cada semana perdemos tiempo en discusiones bizantinas, en la presente: la visita del Papa.

Claro que no quiero ser mala leche con quiénes legítimamente son enemigos de la visita del Papa, les confieso que de no ser Francisco, el Sumo Pontífice, también evidenciaría mi molestia. Aunque no soy un jovenzuelo, solo recuerdo en mi vida tres Papas: Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco. Era un niño cuando Karol Wojtyła visitó el país. En ese momento estaba en Neiva, de vacaciones, así que lo seguí sin gracia por un televisor viejo y pequeño – ahora dudo si su imagen era en blanco y negro- recuerdo que mi madre después de esa visita, me obligó ir a cine a ver ‘El niño y el Papa’.

No me gustaba ese Papa. A pesar de hablar muchos idiomas se caracterizó por su silencio, sí, fue un cobarde con quien nadie se podía meter. Es cierto que atentaron contra su vida, pero era una deidad, solo recuerdo que Sinéad O'Connor rompió una foto de él y las declaraciones de Diego Armado Maradona que cuestionó la pobreza en el mundo mientras él (Juan Pablo II) dormía en una cama de oro.

Ratzinger sí recibió más críticas. Muchos hablaban que tenía cara de demonio, otros más no confiaban en él. Al final se retiró como un perdedor, pero que al menos habló un poco más que su antecesor.

Con la elección de Francisco, miré por primera vez con emoción a un Papa. Jorge Mario Bergoglio es un hombre inspirador. Su humildad da fe de su grandeza, un intelectual que se preocupa por el medio ambiente y los animales. Claro que es conservador, pues hace parte de la iglesia Católica, sin embargo, su discurso es progresista, habla de hacer puentes, mientras Trump se aferra a su estúpida idea de hacer un muro. Acepta que ha dudado de la existencia de Dios, además de ser respetuoso con otras creencias religiosas y de ayudar en la construcción de paz en Colombia, no olvidemos que él reunió a Santos con Uribe. De estos dos Colombia no espera mucho, si no que se dediquen a ser buenos abuelos y no le hagan más daño al país, pero ese es otro tema.

Aquí una buena noticia la convertimos en mala y una mala nos importa un carajo. Me quedo con la alegría que irradió en sus viajes, las visitas  del argentino para unir a las dos coreas, a Palestina con Israel, lo mismo entre serbios, croatas y musulmanes. Ni que decir de su maravilloso viaje a Cuba y los lugares más pobres de nuestro continente como Ecuador, Bolivia y Paraguay. Lo mismo en África (Kenia, Uganda y República Centroafricana)

Bienvenido Papa Francisco, su visita es más que oportuna para el país. Esperemos que su sabiduría nos llegue a los colombianos que debemos combatir tanta injusticia y mezquindad.

___________________________________________________________________________________

En un rincón:

  1. Me alegra el triunfo de Millonarios, sin embargo, es una pena que los hinchas del América no ingresaran al estadio.
  2. Deje el odio intelectual y la homofobia, vea Moonligth y La La Land. Vale la pena verlas en una sala de cine.

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this