¿Se hace verdadera investigación periodística por parte de los medios de información?

10/02/2017 - 09:10

Arminio del Cristo.jpg

Si no hubiera sido por la intervención y la ayuda de la DEA, (la agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos dedicada a la lucha contra el contrabando y el consumo de drogas) no se habría descubierto la corrupción que se anidaba al  interior de las instituciones que supuestamente administran la justicia en Colombia. ¿Y qué decir del periodismo de investigación que se hace en el país? 

Con contadas excepciones sí hay periodistas que trabajan de verdad en la investigación periodística con rigurosidad, ética y responsabilidad informativa. No existe un verdadero compromiso por parte de los medios de información en Colombia (radio, prensa y televisión), para reportar e informar con detalles contextualizados cada acto de corrupción y del saqueo  al que se somete el erario público y demás hechos como la muerte a dirigentes sociales.

Los noticieros están dedicados a la tarea de desinformar. Priman los realites y  donde la nueva escena informativa es el performance, con un tratamiento que raya con el sensacionalismo, amarillismo, noticias banales y un combo de periodistas hablando de lo divino, celestial, y toda suerte de cábalas en el comentario deportivo. Y qué decir de la sección dedicada a la farándula, pura, de la más pura basura.

Comentaristas estridentes que son los dueños del oráculo deportivo. Que llenan de falsas expectativas a un país que  solo piensa en que si  vamos o no vamos a Rusia, el resto de hechos que soportamos y vivimos, son para ellos, cosas secundarias. Se complicó  la compra de la boletería para entrar al Metropolitano de Barranquilla porque apareció  el cartel, el de las boletas para ver jugar a la selección Colombia.

Allí, los comentarista del afamado deporte solo se quedan en registrar tácticas, estrategias y hablan del mínimo detalle de los futbolista que va desde la intimidad, pasando por el pase de este, si es caro o barato. Y no aparece por ningún medio una publicación rigurosa que toque a fondo esta problemática, por ejemplo, un ensayo, crónica o un programa radial que investigue en profundidad toda esta corrupción que también envuelve al deporte en el territorio del Sagrado Corazón de Jesús.

Pregunto ¿Cuántos sabelotodo del fútbol colombiano han leído el libro de la periodista Martha Soto? y que ella título, 'Los Goles de la cocaína. Lo que nadie sabe sobre las más recientes jugadas del narcotráfico en el fútbol colombiano’  Y el primer capítulo, lo denominó, 'Gambetas con la venta de James', nuestra estrella, por la que el país sueña y llora cuando no juega bien, cuando se lesiona, cuando pasa de un equipo a otro. Y todavía más cuando le quitan el entrenador que le brinda la oportunidad y el chance para que juegue.

País, de país: que sólo piensa en estas historias frívolas e intrascendentes, vagas, que no dicen absolutamente nada para un país que quiere salir a toda costa de esta guerra verbal y física. Esta nación ya no aguanta más mentiras, no más cizañas, no más protagonismo a un señor que fue presidente y le patrocinó la corrupción a sus aliados y fue conocedor de viva voz de lo que pasaba con el paramilitarismo.

Esa misma fuerza criminal que estuvo en el seno del Congreso de la República, que lo hizo elegir y que uno de sus voceros se dio el lujo de gritar a los cuatro vientos que el 80% de ese Congreso eran sus aliados y habían sido elegidos con el apoyo de Mancuso y toda su camarilla. ¿Por qué seguir llamándolo señor presidente?

La investigación es en última instancia la esencia del periodismo. Es búsqueda, es indagación, es esfuerzo y trabajo de campo, cuando en verdad queremos cumplir con ese compromiso y responsabilidad informativa. Si no existe se convierte esta tarea en el mero compromiso de informar generalidades y vaguedades. Por ejemplo, la radio no necesita de periodistas que manden a trabajar a los pilotos de Avianca. Mucho menos que sea el ventrílocuo de Uribe y Peñalosa.

El país reclama un periodismo de mayor cobertura, profundidad y complejidad. ¿Qué investigaciones serias hicieron los diferentes medios y periodistas en torno a Obedrecht, Ñoño Elías, Musa Besaile y a los diferentes carteles de la politiquería que manejan las elecciones regionales y departamentales?

Otro caso para seguir poniendo ejemplo es el de Cambio Radical y del aval que dio a: gobernadores, alcaldes, comprometidos con sobornos, politiquería y la ayuda de paracos. De eso no se siguió diciendo absolutamente nada. El señor Santos parece estar afinado y alineado  con la campaña del ultra-derechista, Vargas Lleras.

Los grandes medios en Colombia no cuentan con equipos sólidos y permanentes en la investigación periodística. El compromiso en denunciar  a las instituciones públicas y privadas se hace muchas veces sin la rigurosidad ni el tacto necesario para que el público conozca a fondo cada uno de los hechos que rodean los manejos administrativos, financieros y de contratación en los citados entes. También podría considerarse la represalia que pudiera tomarse con la pauta publicitaria, que podría ser recortada o suspendida  por la poderosa influencia que tiene el capital transnacional en el control de esos medios.

El ejemplo concreto,  el caso de León Valencia  y la Revista Semana. ¿Quién influyó para que el periodista saliera de la revista? y aquí pueden surgir un sinnúmero de especulaciones. Uno esperaría una declaración contundente y llena de razones por parte del director, Alejandro Santos Rubino. Y no explicaciones administrativas, como que ellos tienen la potestad de nombrar, retirar y dar por terminado el contrato. ¿O era incómodo para los Uribistas, Santistas, Vargas Lleras o para la alianza Santos-Vargas Lleras?

Aquí retomo las palabra del escritor Tomás Eloy Martínez "el periodismo no es un circo para exhibirse, sino un instrumento para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta". A eso le  apuesta el periodismo de investigación.

Aquí habría que replantearse este tema en las famosas facultades de comunicación, para que los futuros periodista al menos aprendan a investigar y no salgan con el prurito de querer ser presentadores de televisión o comentaristas deportivos. Falta más investigación en los medios y más información contextualizada para el país.

Y por último, en los 2002, cuando se hacía entrega de los premios 'Nuevo Periodismo Cemex- FNPI realizada en la ciudad de Monterrey (México), García Márquez le dijo a los periodistas "salgan de las salas de redacciones y vayan a las calles de América Latina a atrapar las historias de los Fujimori, los Menen, los Collor de Mello". En otros términos el periodismo de investigación no es algo que se hace en el escritorio o vía Internet.

La investigación es la esencia de nuestro oficio, porque el periodismo es siempre indagación y búsqueda. Pero también constituye una especialidad: ciertamente la más costosa, en términos de esfuerzo y de presupuesto, y la más riesgosa, afirma, el periodista argentino, Daniel Santoro, en su libro 'Técnicas de Investigación, Métodos desarrollados en diarios y revistas de América Latina'.

Ojalá, volvamos a tener verdadero periodismo de investigación en Colombia y que las Facultades de Periodismo al menos hagan un énfasis con este tipo de periodismo: y dejen de aplicar la producción Post-Fordista en sus centros de formación educativa.

_____________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this