¿Qué significa la cultura y por qué es un derecho de los colombianos?

06/08/2016 - 13:44

Arminio del Cristo.jpg
Para aproximarnos al concepto de cultura al menos debiéramos partir de los textos ¿'Qué es  la historia cultural’? del investigador social Peter Burke y 'Las contradicciones culturales del capitalismo' del sociólogo Daniel Bell. Este término tiene un sinnúmero de definiciones tal como ocurre con el concepto de opinión pública.
 

Y si queremos seguir indagando por esta categorización nos podríamos detener en la apreciación que tiene el crítico literario y musical, Edward W Said, nacido en Israel, quien dice que  " la historia de la cultura no es otra cosa que la historia de préstamos culturales". El pedagogo Chileno, J.J Bruner tiene dos aproximaciones sobre el tema de la cultura y resultan interesantes, cuando esta se reafirma y se complejiza al interior de una sociedad que quiere y necesita de la cultura para sobrevivir y salir del conflicto.

La primera de ella la define  como " la capacidad colectiva de producir sentidos, afirmar valores, compartir prácticas, innovar y crear un mundo sin destruir a los demás y al medio en que vivimos", y la segunda "redes de intercambio plural donde todos participamos en la configuración de un mundo que aspiramos a vivir en común".

Estas miradas también nos permiten sugerir que el problema de la cultura en los medios de información no llega hasta las parrillas culturales de la radio, televisión, radios universitarias, ni a las secciones especializadas de revistas o periódicos, donde la cultura se reduce a la susodicha reseña, lo bibliográfico, la literatura, la música y artes plásticas, y la cultura es mucho más que eso.

En torno a esto el maestro Jesús Martín Barbero plantea varios aportes sobre los medios y la cultura, y manifiesta: "Es que la cultura de las mayorías se ve cada día más moldeada por los modelos y los aportes culturales de los medios. Una segunda, que los medios abren a la pluralidad pero también reducen, acota el universo cultural pero también presentan nuevos modos de ver, conocer, sentir. Una tercera, Es que los medios son un espacio de punta de la industrialización y comercialización de la cultura. Una cuarta, Que los medios son lugar de reorganización del campo cultural y en particular de las identidades".

He querido hacer esta breve ilustración para hacer referencia a las declaraciones que hiciera Germán Rey en la Revista Semana, edición, número 1778 del mes de junio de 2016, donde indicó que "En Colombia se cree que la cultura es un lujo y no un derecho". Una voz autorizada para hablar sobre los medios, de la responsabilidad social y de los compromisos que tiene la ciudadanía; como también de los aportes a la cultura, la mediación y de la memoria histórica de los periodistas en Colombia.

Importante su reflexión cuando habla sobre la guerra y la cultura y como esta guerra se fue convirtiendo no solo en un mal social, sino que muchas generaciones han crecido en un conflicto que ha dejado más víctimas que soluciones, por eso señala que "se perdieron músicas, narraciones y expresiones vivas de la cultura ocasionada por el despojo y las violencias. Fueron asesinadas algunas importantes figuras, sobre todo, de las culturas locales y regionales; también fueron presionados grupos étnicos de manera persistente y terrible. Además, se rompieron lazos culturales fundamentales en muchas comunidades".

Esa visión cultural que el comunicador y profesor Rey matiza en su discurso, se encuentra en el texto que escribió con el profesor Javier Darío Restrepo, y se titula 'Desde las dos Orillas', toda una reflexión que sigue teniendo vigencia en esta sociedad polarizada.

En esa misma entrevista hizo referencia al concepto 'Cultura de paz' algo que se negocia en la Habana (Cuba), como también plantea el rompimiento definitivo con el elitismo cultural. Y argumenta su reflexión cuando manifiesta "porque se ha creído- de manera distorsionada- que la cultura es un lujo y no un derecho. Ella es hoy en el mundo una de las áreas importantes de las economías. Pero la cultura es más que eso: es patrimonio colectivo, lugar de encuentro y diferencia, apoyo de la convivencia, forma de expresión". También invita al Ministerio de la Cultura, para que promueva "Un amplio debate sobre la relación de la cultura y la paz, volver a los pasos desafortunadamente olvidados de los planes nacionales de cultura participativas que no se volvieron hacer, fortalecer las iniciativas locales y regionales".

La cultura en Colombia ha sufrido los embates de la politiquería y la corrupción, estas dos variables han sido protagonista, porque la dirigencia burocrática y oportunista, también sabe de los réditos que deja la cultura; y que decir de la banalización y el mundo farandulero que los medios hacen de la cultura y la educación, por eso el analista Germán Rey, indica "Ha sido una relación 'farandulizada' o problematizada. A los medios les emociona los problemas y los deslumbra el entretenimiento. Debe haber una transformación de la representación mediática de la cultura. Ir más allá de los eventos y mostrar también los procesos, entender el país invisible y no dejarse capturar  por las lentejuelas, darles importancia a las artes pero no creer que ellos son la cultura".

Un país que sigue en el embeleco del tropicalismo, el folclorismo y en un show del espectáculo llamado selección de fútbol, aquí el país delira; pero no sale a reclamar el derecho a la educación, a la cultura, a tener más universidades públicas; mucho menos lo van hacer por el estudiante de la Universidad Distrital que fue asesinado ni por los indígenas que también cayeron por reclamar el derecho a tener un pedazo de tierra donde vivir.

La camiseta no debe ser amarilla sino negra, la del luto colombiano, no las camisas negras de Mussolini, esas le gustan a un falso héroe que ahora está proponiendo la resistencia civil, la que el mismo no sabe explicar ni la entiende en su contexto histórico-cultural.

_______________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this