¿Cómo pensar el tema de la memoria y la comunicación en una experiencia de guerra?

07/25/2016 - 05:11

Arminio del Cristo.jpg

A partir del texto ‘Experiencia y pobreza’ de Walter Benjamín he querido desde mi subjetividad construir una breve reflexión acerca de lo leído.

Sin lugar a dudas, un hecho fundamental en el postconflicto es quitarle legitimidad a la guerra, sin tener en cuenta, de donde vino o de donde arrancó, esto sería una seria dificultad para la reconciliación nacional. Validar una violencia y condenar a la de los otros es una mirada sesgada que no permitiría un reconocimiento de las partes en conflicto y se seguiría justificando la violencia en Colombia.

De allí que el tema de la memoria, la comunicación y el postconflicto requerirá de una narrativa que no favorezca ni marcatize a los ciudadanos o grupos involucrados en el conflicto. Estas narraciones deben tener un tacto especial para contar y señalar cada uno de los episodios que se han vivenciado en estos 60 años de lucha fratricida.

¿Cómo se van a responsabilizar cada uno de esos actos? ¿Con la agresión del lenguaje y las palabras? ¿Con la exclusión o la re victimización? No sería una salida correcta y es donde la academia y los medios de información deben cambiar sus parrillas informativas y donde la jerarquización noticiosa no les atribuya tanto espacio a los protagonistas del poder y se le pueda dar paso a una mejor democratización de la información.

De seguro que el formato liberal de la información no ha contado el conflicto ni tiene la disposición ni la voluntad informativa y política para contar y narrar la verdadera historia del conflicto.

¿Se podría pensar en una guerra narrativa o discursiva? Se pensaría que sí, si se privilegia o se realizan sesgos en la construcción de la memoria, verdad y no repetición; es un tema que no se ha abordado, como tampoco se ha tocado el tema del silencio, entendido éste como “El ‘silencio’ también es atribuido por los sobrevivientes como el fracaso del lenguaje para ‘describir’ o ‘expresar’ la intensidad del sufrimiento humano y las atrocidades del pasado en su verdadera dimensión” (Castillejo, A, 2010, Pag 53).

Dentro de ese mismo proceso de cómo pensar la comunicación en una experiencia de guerra. ¿Por qué no pensar en una economía humana que recoja todas las lecturas y enfoques sobre el medio ambiente? Sin dejar atrás esa mirada urgente que tiene que ver con la seguridad alimentaria y una relación de buenos servicios eco- sistémicos y de un turismo ecológico al que no le apuestan el capital trasnacional y las políticas neo-liberales que no se cansan de seguir impulsando las guerras, las crisis económicas, migraciones y causando más muertes por el hambre y generando más pobreza.

Cuando termine la agresión contra la gente y la naturaleza podremos gritar al unísono: ‘todos unidos por la vida’. Para que no se repita la guerra, el conflicto, la pobreza, y por fin se dé la verdadera tenencia de la tierra. Eso sí, perdonando y que las huellas no se borren para seguir narrando el conflicto, desde una comunicación que se deje interpelar y poder fortalecer la memoria para que la experiencia de la guerra sea un capitulo de la historia Colombiana que se cuente y se enseñe en las instituciones educativas del país.

El texto de la ‘Experiencia y la pobreza' es una lectura que no pierde vigencia, y nos pone de manifiesto toda esa carga discursiva para explicar lo de ayer y lo de este mundo globalizado.

 _______________________________________________________________________________

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this