¡Qué rico, a mover el culo!

07/31/2017 - 09:34

ANDRES VALLEJO RAMIREZ.JPG

En una semana en la que se intensifica el escándalo de Odebrecht, se condecora a Norberto en el Congreso, Tomás y Jerónimo Uribe  inauguran su quinto centro comercial Y Nolan estrena su reciente película, yo me quedo con el vídeo de Kathe Martínez en una estación de Policía en Cali para la reflexión. 

Se hizo viral las imágenes que tenían como protagonista a una modelo caleña, según se conoció después la porrista del América de Cali hizo parte de una riña en una cancha de tejo, por ese comportamiento fue llevada a una estación, en donde según ella no recuerda bien lo que sucedió, así que acusa a los uniformados de obligarla a bailar y mostrar su cuerpo.

Como era de esperarse el rechazo ante lo sucedido se fue diluyendo, uno por el morbo de solo querer ver el vídeo, pero lo más sobresaliente, como es habitual, es la duda de si la protagonista fue obligada o no. – Se ve contenta. Dicen muchos. 

Nada que hacer, podría ser la mejor frase para describirnos como sociedad, sin embargo, creo que es todo lo contrario, todo por hacer. Tenemos mucho por mejorar. Lo primero, no puede ser que la Policía se preste para este tipo de actos, ella esta esposada a una reja, encerrada, en un estado de vulneración evidente, pero digamos que como venía de una riña y estaba bajo los efectos del alcohol, convengamos que era una buena estrategia para que no le hiciera daño a nadie, pero, que es difícil de creer, lo es. Ahora bien, si va a estar atada a la reja, lo mínimo es que se pueda sentar para tranquilizarla. No obstante, vemos que todo está presto para ubicarla a ella como en un escenario, una especie de tarima, en donde no tiene salida.

Alguien dirá que bailar hace parte de su trabajo o que a ella le gusta que la miren. Perdonen, pero esos son argumentos limitados, por no decir pendejos. Que ella viva entre otras cosas de mostrar su cuerpo, no es una licencia para que las autoridades la graben y la expongan de esa manera. Hagamos el ejemplo, pueda que suene descontextualizado con nuestros oficios diarios. A mí me encanta hacer radio, pero hacerlo gratis no me gustaría. Pero, digamos en honor  a la discusión, que es tanto el placer que lo he hecho sin cobrar, pero esposado, nunca. Suena descabellado, pueda que sí, pero esa mujer seguro que cada vez que se muestra en público quiere facturar, además también debe exigir las mejores condiciones para realizar un buen trabajo. Aquí claramente se ve que ella es vulnerable.

Uno espera de la Policía un papel distinto, más allá de la silla, ellos deben evitar que ella se desnude, deben garantizarle su integridad y que el resto de las personas en la estación estén tranquilos. Pero grabarla, compartir el vídeo y sentirse orgulloso de su comportamiento despreciable, con los gritos y los acercamientos de cámara, es una afrenta para la mujer, para todos  los ciudadanos. No es la primera vez de un escándalo como estos, el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal en su reciente columna ‘Las tres del tintero’ recuerda que policías en la estación de Puente Aranda obligaron a los presos a desnudarse para tomarles fotos. Pero, seguramente el caso más aberrante que se conoció fue en el parque Tercer Milenio, hace años, un policía bachiller tuvo relaciones con una niña desplazada, ella tenía 12 años, según las autoridades la niña no opuso resistencia, pero por su edad se considera un abuso. Los nueve compañeros de la Institución cantaron, bailaron y se divirtieron, además compartieron el vídeo del hecho presentado. Ellos actualmente pagan una condena de 12 y 13 años.      

En este tipo de incidentes se agudiza el machismo de los colombianos que no es otra cosa que mucha ignorancia, sin embargo en este caso vi un elemento más, mucha envidia por la belleza de la mujer.

Para terminar no quiero dar la imagen de ser un hombre íntegro que respeta siempre a la mujer, la verdad es que no, no lo soy, ya perdí la cuenta de las veces que he ido a prostíbulos. Además debo confesar que me cuesta mucho no ver a la mujer como un ser sexual, es casi imposible verla sin deseo, no es chiste, es una condena. Pero no por eso voy a dejar de cuestionar el alto grado de vulneración que vive la mujer.

______________________________________________________________________________________________

1. En un rincón: es extraño ver una película de Christopher Nolan en el que la historia no sea enigmática

2. Estoy seguro que "Detrás de cada gran fortuna hay un crimen." Como lo escribió Balzac.

_____________________________________________________________________________

 

Este es un espacio de opinión que trata diversas temáticas. Las expresiones de los autores  son responsabilidad exclusiva de estos; los espacios destinados a este fin por LAUD 90.4 FM ESTÉREO no reflejan la opinión o posición de la emisora.

Share this